Jueves, 17 de septiembre de 2009

Publicamos ahora otra colaboración de nuestro amigo R.Fuentes que nos hace interesantes relexiones sobre la búsqueda incesante de la realidad que hacemos como seres racionales.




La teoría y la experiencia (base del) (buscar) (conocer)
 

El empeño por saltar a la poderosidad de lo real entraña todo un esfuerzo de búsqueda en el que se va viendo que es lo que nos sirve y aquello para lo que nos sirve es bueno. En esto esta comprometido el intelecto, pero no de cualquier manera, sino de una manera intelectiva, empírica y racional, en la que el producto es un conocimiento con sentido. Lo importante es la manera de conocer; porque se puede conocer de muy distintas maneras y la realidad no es la misma en todas partes; esta es muy cambiante.  

Por lo que existen miles, sino millones de formas de la materia, muchas aun por descubrir, y para conocerla necesitamos de nuestros sentidos, de nuestra inteligencia y de nuestra razón. Al constatar que la realidad se no presenta de muchas maneras, entonces es que sentamos las bases onticas, ontologicas y epistemológicas  de nuestra razón o intelección. Con esto se puede decir que recurrimos a las teorías de la materia que nos dan los físicos, a la lógica y las matemáticas y a todo lo que puedan aportar los científicos y los filósofos.  

Descubrir la esencia de la materialidad y la intelección y todo lo sobre ella se monta: los productos del espíritu, la cultura y el lenguaje es lo que nos ayuda a darle ese sentido al conocer y al descubrir. Esto nos viene dado básicamente por categorías y pensamientos o ideas.  

Este proceso tiene por supuesto una larga espera “hay que dejar madurar las ideas” dicen nuestras abuelas como fruto de la experiencia de los años. Y hay sobre todo que dejarse ayudar de dos grandes elementos o procesos, que son los que condicionan el conocimiento. Por un lado la teoría, que nos remite a un conocimiento de “si mismo” a un conocer de lo que se puede conocer, o de lo conocido como formalidad. Y por otro lado a la experiencia o conocimiento empírico-práctico, es decir los datos que dan la realidad a nuestros sentidos, es lo propio de la acción, de la praxis humana.  

Si tenemos una buena teoría con todo el bagaje de pensamiento escrito y oral sobre el tema que hemos escogido investigar y le aunamos a eso una buena praxis investigativa o sea un método de abordaje de la realidad, eso nos da la experiencia, que es lo propio del experimentar, algo así como ir ensayando y equivocándonos para ir corrigiendo los modelos o teorías (trial and error), ir buscando la verdad a través del error. 

Sino nos equivocamos, sino proyectamos, no podemos conocer en que consisten los hechos, las acciones y las cosas mismas, no podremos llegar al meollo o núcleo fundamental de la cosa, que como sabemos a través del desarrollo del conocimiento, si puede ser conocida la realidad, lo contrario seria una posición agnóstica.  

La base es ir buscando modelos adecuados a la realidad. Es por eso que todas las formas de teoría o conocimiento y de praxis o acción. Están basados en las dos grandes tradiciones de la epistemología y de la cual Kant en Critica de la Razón Pura quiso hacer una síntesis: el racionalismo y el empirismo. Estas son las dos grandes bases para lo cual aun la ciencia actual toma como gran modelo metodológico en los distintos tipos de conocimiento. . 

Porque una cosa es el racionalismo y otra cosa la racionalidad. Una cosa es el empirismo y otra la experiencia. Pero juntando todas estas categorías o modelos vamos dando con el verdadero sentido que tienen las cosas. Es decir con las relaciones que se establecen en el elenco de particularidades de que esta compuesta la cosa o fenómeno. 

De ahí  que sea todo un proceso en el que vamos constatando y vamos corrigiendo porque no hay verdades acabadas, solo en proceso de construcción o lo que uno de los grandes filósofos del siglo XX (X. Zubiri), llamo la estructura “constructa” procesual y dinámica de la realidad. Entonces es como ir avanzando de una manera dialéctica, algo así como por pasos contradictorios. Tal como lo desarrollaron en sus escritos mas filosóficos Hegel y Marx. Solo que con esto no acaba el conocimiento, esta es una búsqueda infinita, en el centro de todo esta el hombre, por lo cual no se debe olvidar que es al hombre a quien sirven los avances en el conocimiento y todo ello para una mejor convivencia con su entorno planetario (ecológico), social y personal, por no decir como parte de ese gran multiverso que es el Cosmos.                 

Raúl  Fuentes      


-----

Tags: Colaboración, reflexiones

Publicado por hunnapuh @ 20:00  | Nuestros amigos opinan
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 06 de octubre de 2009 | 14:49
Francamente no esperaba encontrar un intersante art?culo que hablase sobre algunas reflexiones relativas a la Teor?a del Conocimiento en este sitio de Interne. Esto algo agradable para los que disfrutamos de leer temas de filosof?a. ?Que bien por el blog de don Hunnapuh!
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 07 de octubre de 2009 | 10:36
?Excelente!
Publicado por Invitado
Jueves, 08 de octubre de 2009 | 9:20
?Muy bueno!