Jueves, 25 de junio de 2009
"Una de las formas de socavar a la agricultura mexicana es inundandoel mercado con exportaciones de Estados Unidos, que sobreviven consubsidios que datan del período Reagan. Eso no es libre comercio".

NoamChomsky respondió a los lectores de BBC Mundo en una entrevista en laque tocó desde el "interés estatal" de Washington en castigar a Cubahasta la imagen de "demonio" que se pinta de Hugo Chávez en EE.UU,pasando por los "mitos" del libre comercio", tema principal de estatercera y última parte de esa conversación.

Lingüista,activista, filósofo, Chomsky ha sido durante cuatro décadas uno de losmás feroces críticos de la política exterior de su país.

Con 80años, el académico estadounidense también advierte contra los peligrosde repetir términos sin preguntarnos realmente qué significan. Porejemplo, ¿es el Tratado de Libre Comercio para América del Norterealmente un tratado de libre comercio?

A lo largo de estas tresentregas Noam Chomsky respondió a esa y otras preguntas desde la ciudadde Boston, donde enseña desde hace más de medio siglo en el prestigiosoInstituto de Tecnología de Massachussetts. La entrevista fue conducidapor Dalia Ventura.

NAFTA Y EL MITO DEL LIBRE COMERCIO

Políticas proteccionistas de USAAlgunos lectores preguntan qué piensa usted de los acuerdos de libre comercio.

Cuandola gente me pregunta sobre libre comercio, me acuerdo de un comentarioque hizo Gandhi cuando le preguntaron qué pensaba de la civilizaciónoccidental. Y su respuesta fue : "sería una idea interesante", y lomismo sucede con el libre comercio.

Lo que se suele llamar librecomercio en realidad tiene muy poco que ver con libre comercio. Dehecho, a veces una gran parte nisiquiera tiene que ver con comercio.

Consideremos,por ejemplo, el tratado de libre comercio entre EE.UU. y México,(Tratado de Libre Comercio para América del Norte, TLCAN o NAFTA porsus siglas en inglés). Tiene toda clase de elementos altamenteproteccionistas para beneficio corporativo. Incluye medidas que notienen que ver con comercio, como las condiciones especiales dederechos de inversión.

El comercio, en el sentido de intercambioa través de fronteras, sí aumentó después del NAFTA, pero ese comercioes en gran medida una construcción ideológica.

En los tiempos dela Unión Soviética si una fábrica manufacturaba componentes de autos enLeningrado, los mandaba a Varsovia para ser montados y luego a Moscúpara ser vendidos, nosotros no llamábamos a eso comercio, aunque seatravesaban fronteras. Todo se daba dentro de una economía dirigida.

Yuna parte sustancial del comercio entre EE.UU. y México es dentro deeconomías dirigidas. Así que si General Motors fabrica componentes enIndiana, los envía al norte de México para ser montados y luego vendenlos autos en Los Angeles, a eso le llaman comercio en ambasdirecciones, pero todo tiene lugar dentro de una economía dirigida.

Notenemos cifras exactas, las corporaciones guardan secretos, peroprobablemente más de la mitad de lo que se llama comercio, no es librecomercio.

Aparte de eso, una de las formas de socavar yprobablemente destruir a la agricultura mexicana es inundando elmercado con exportaciones agrícolas de Estados Unidos, que sobrevivencon importantes subsidios del gobierno que datan del período Reagan.Eso no es libre comercio.

Es más, una buena parte de la economíaestadounidense está basada en el sector estatal, incluyendo sussectores líderes como la computación e Internet, que fuerondesarrollados en el ámbito estatal durante décadas. La fabricación yexportación de aviones es, por ejemplo, una industria surgida en granmedida a partir de la Fuerza Aérea.

Haití DE HAITÍ A MÉXICO

Así que lo que se llama libre comercio, es un cierto intercambio con elementos de mercado, pero no es libre comercio.

Yesto se nota. El año pasado, por ejemplo, la gran crisis de alimentosen gran parte del mundo en desarrollo, en el primer lugar donde se dioen forma severa fue en Haití, donde hubo disturbios porque la gente notenía qué comer.

Hasta hace no demasiado tiempo Haití eraautosuficiente en su producción de alimentos, pero esta producción sedestruyó por medidas de libre comercio que le fueron impuestas, porejemplo, cuando Clinton decidió acabar con el terror en Haití, que élmismo había apoyado, decidió que no podía permitir el regreso deAristide e impuso medidas muy estrictas, neo liberales. No se lepermitió a Haití establecer tarifas arancelarias para proteger sueconomía.

Los agricultores haitianos son productores de arrozbastante eficientes, pero no pueden competir con las industrias dealimentos de EE.UU. que obtienen gran parte de sus ganancias desubsidios estatales.

En el caso de México esto sucede con la producción de maíz.

Nodeberíamos dejarnos engañar por el termino "libre comercio". Es comodijo Gandhi, tal vez el libre comercio sea una buena idea, pero no esel régimen que se está imponiendo.

Reagan Proteccionistas PROTECCIONISMO DE E.E.UU.

Dehecho, el verdadero libre comercio nunca ha sido puesto en práctica porlos países ricos salvo por períodos muy cortos cuando les convenía.

EE.UU.por ejemplo, durante su período de rápido desarrollo en el siglo XIX yhasta después de la Segunda Guerra Mundial era probablemente el paísmás proteccionista del mundo con tarifas muy altas para bloquear elingreso de bienes de calidad superior del Reino Unido o Japón u otrospaíses.

En la década del 50 EE.UU. tenía la mitad de la riquezadel mundo, ganaba en cualquier competencia, así que se movió endirección del libre comercio pero temporalmente.

A Reagan se loha considerado el profeta del libre comercio cuando en realidad fue elpresidente más proteccionista en la historia de posguerra en EE.UU.Duplicó las barreras proteccionistas para intentar salvar a laindustria estadounidense de bienes de mejor calidad provenientes deJapón.

Mucho de lo que se dice sobre estos temas es mito yrealmente es necesario desmantelar estos mitos antes de siquieracomenzar a hablar seriamente sobre estos temas.

Especialmente enel caso de Reagan hay una organización que se llama El legado de Reaganque ha inventado una figura magnífica, un poco como Kim Il Sung (ellíder norcoreano), que no tenía nada que ver con la realidad.

Reagantambién fue responsable de muchas muertes, prácticamente destruyócuatro países en América Central y apoyó las atrocidades cometidas porSudáfrica en Mozambique y Angola, que causaron la muerte probablementede un millón de personas. Es un récord bastante espantoso.



Tomado de Rebelión

-----

Tags: Noam Chomsky, mitos, TLC, NAFTA

Publicado por Tepezcuintly @ 6:42  | Internacional
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 30 de junio de 2009 | 14:34
Los verdaderos capitalistas alaban el libe comercio ante el mundo; pero en realidad es a lo que m?s le temen y por eso intentar formar monopolios u oligopolios para dominar a los mercados en donde ingresan. Del dicho al hecho hay mucho trecho.