Martes, 16 de junio de 2009
Por Pocote

A medida que transcurren los días desde la toma de posesión del nuevo gobierno, nos damos cuenta del saqueo, la corrupción, el despilfarro, los conflictos de intereses y el tráfico de influencia que fueron el pán de cada día en los cuatro regímenes areneros. La primera dama de la nación denunció los escandalosos sueldos cobrados por militantes del partido Arena en la Secretaría de la Juventud, donde sólo por el alquiler de la casa (con jacuzzi y piscina) se pagaban 5 mil dólares mensuales.

Los empleados, todos sin excepción, eran miembros de la Juventud de Arena; nada tendría de malo si los hubiera respaldado la capacidad y la idoneidad para el desempeño de sus cargos; pero además de cobrar altos salarios ($4.000.00 mensuales) no cumplían con los horarios establecidos, tenían muchas prestaciones sociales, vehículos de lujo, computadoras portátiles y gasolina asignada. La casa alquilada tenía toda clase de comodidades, expresamente a "la altura de la burguesía".

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, también ha ido de asombro en asombro. Tanto en el Servicio Exterior, como en los puestos internos, los nombrados en su gran mayoría son familiares de los funcionarios y miembros de Arena. Sólo en concepto de salarios se gastaba más del 60% del presupuesto de esta secretaría de estado. Por cierto, las relaciones diplomáticas de los cuatro nefastos gobiernos de Arena, estuvieron signadas por un sesgo ideológico, al grado que nunca se quiso restablecer ni siquiera contactos con Cuba, a pesar de que muchas empresas salvadoreñas realizan grandes negocios con la isla, desde hace muchos años.

En Obras Públicas, el desastre es enorme, ni siquiera se encontraron ordenados los proyectos supuestamente en marcha; es más, hay dineros presupuestados para determinadas obras (carreteras primarias y secundarias, trabajos de mitigación, etc.) que no han sido invertidos ni se encuentra rastro de ellos. El presupuesto constitucionalmente aprobado por la Asamblea Legislativa, no ha sido bien canalizado y existen gastos millonarios no justificados.

El Ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, declaró que habían partidas asignadas para realizar obras de mitigación de riesgos en zonas altamente peligrosas como el volcán de San Salvador, sobre todo en la ladera que directamente baja hacia las colonias Montebello, San Ramón, y otras; pero por razones que se desconocen no se han hecho los trabajos que hubieran sido una bóveda y una canaleta para las aguas lluvias. El peligro de los deslaves e inundaciones está presente, sobre todo con la presencia del invierno. El funcionario adelantó que no menos de seis millones de dólares se invertirán en las próximas semanas para brindarle seguridad a miles de habitantes de esas zonas.

La mayoría de los ministerios tienen deudas millonarias con distintos proveedores. Se adeudan grandes montos a la compañía distribuidora de energía eléctrica, a la ANDA, a empresas automovilísticas y hasta a librerías que proporcionan servicios de papelería, tintas, lápices, bolígrafos y todas esas menudencias necesarias para el buen funcionamiento de las dependencias del Estado. Hay casos tan deplorables como en la Administración de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), donde únicamente se encontraron 400 dólares en la caja de gastos eventuales. Es ridículo si se contrasta con los millones de dólares estafados por Carlos Perla y compañía.

Por su parte, el ministro de Gobernación, Humberto Centeno, denunció que ningún funcionario del presidente Saca le hizo entrega de esa Secretaría de Estado. "Me parece una actitud irresponsable. No tuvieron la valentía de hacerlo", enfatizó el nuevo ministro. Lo más grave es que ninguno de los directores de las distintas dependencias (Protección Civil, Correos, Espectáculos Públicos, Imprenta Nacional, Radio El Salvador, Registro de ONG, Cuerpo de Bomberos y la propia Secretaría de Estado) rindió cuentas. Lo sensato es contratar una empresa particular para que realice una auditoría completa en todas las direcciones, para comprobar si existió o no corrupción y si efectivamente se han utilizado los dineros asignados para los proyectos en beneficio de la población.

Asimismo, los nuevos titulares de Economía están investigando una serie de anomalías encontradas en esa dependencia, como los nombramientos recientes de egresados de la Escuela Superior de Economía y Negocios que tienen asignados sueldos de dos mil dólares y más mensuales. La mayoría de ellos, según denuncias recibidas, recibían viáticos considerables por constantes viajes que realizaban al extranjero. También hay casos similares en Estadística y Censos y en el Departamento de Asesoría Jurídica del ministerio.

En el Ministerio de Salud Pública la situación es caótica. En los últimos días del nefasto gobierno de tony Saca, empleados de esa Secretaría de Estado se dedicaron a quemar medicina vencida, documentos comprometedores y a tratar de justificar el funcionamiento de algunas dependencias como FOSALUD, tan publicitada y alabada por el régimen anterior. Las nuevas autoridades, encabezadas por la doctora María Isabel Rodríguez, han encontrado despilfarro de fondos, descoordinación de diversas instancias (supuestamente prestadoras de salud) y "explotación" de trabajadores, incluyendo médicos. En los últimos días se conoció de la venta a particulares de dósis de medicinas donadas por la Organización Mundial de la Salud (Tamiflu) para combatir la gripe humana. El hecho fue denunciado en la Fiscalía General de la República, lamentablemente acéfala pues el actual fiscal fue un nombramiento ilegal del ex presidente Saca.

Se han dado casos de funcionarios que nunca llegaron a cumplir con las atribuciones establecidas en su contrato, pero que siempre cobraron su sueldo. Muchas clínicas no cumplen con el horario asignado y la atención a los pacientes es de pésima calidad. Las nuevas autoridades de esa Secretaría de Estado, deben proceder a una reforma profunda para establecer un sistema nacional integral de salud, para ello deben asesorarse con expertos cubanos, armados con una dilatada experiencia en ese campo. No se trata de declarar y anunciar planes a corto y mediano plazo, sino que de proceder ya, pues las necesidades de salud del pueblo no pueden esperar. Suficiente con veinte años de engaño a que nos sometieron los tristemente célebres cuatro regímenes areneros.

Las nuevas autoridades están en la obligación de proceder con diligencia y eficacia para estudiar todos y cada uno de los casos denunciados, pues deben cesar los abusos y los nombramientos en distintos cargos, justificados por inverosímiles justificaciones, como la militancia política, amistad, compadrazgo y por cuestiones familiares (nepotismo). Si de verdad se combatirá la corrupción y se evitará el conflicto de intereses y el tráfico de influencias, debe expulsarse a todas esas personas que no prestan servicios de beneficio directo a la población y que, por el contrario, tienen altos salarios, producto del servilismo al gobierno arenero.

Si nos atenemos a los compromisos hechos por el presidente Funes durante la campaña electoral, e incluso en su discurso de toma de posesión, los cambios en distintos rubros deberán de cumplirse lo más pronto posible, pues como él mismo lo dijo "no tenemos derecho a equivocarnos". Debe irse, paso a paso, resolviendo algunas cuestiones coyunturales, pero sin descuidar el fondo del asunto, es decir, lo estructural. En el equipo económico y social del gobierno hay suficiente talentos y funcionarios diligentes y prácticos para entrarle con fuerza y decisión a tantos problemas que abaten a la población. Si bien es cierto que apenas se cumplen doce días del traspaso de administración, deben de recalcarse las medidas y encender las esperanzas de la gente sobre lo que el Cambio significa : vida nueva y destino seguro para millones de salvadoreños.

Tomado de El Trompudo

-----

Tags: Corrupción, denuncia ciudadana

 | Enviar