Martes, 02 de junio de 2009


Pocas veces he visto llorar a tanta gente de la emoción que causa un hecho agradable o satisfactorio. Eso sucedió ayer, en el marco de la toma de posesión de Mauricio Funes como Presidente de El Salvador. Tanto en el Anfiteatro de la Feria Internacional, como en el Estadio Cuscatlán y en la recepción de la noche en el salón Centroamericano de la Feria. Algunos casi se pellizcaban para estar seguros que estaban despiertos y no era un sueño. Era como ver que se comenzaba a concretar una esperanza por años guardada.

 

Discurso de Funes

De los varios discursos que le escuché al nuevo Presidente de La República, una cosa saqué en claro: Lo que tenemos es una oportunidad. Una gran oportunidad de cambiar las cosas en este país. Una oportunidad de dar un viraje a la óptica desde la cual se han visto las cosas y se han sopesado los acontecimientos. Una oportunidad en nuestras manos por primera vez en la historia. Aparentemente nada cambió ayer, excepto un discurso presidencial que señalaba el nuevo rumbo que debería tomar la patria. Lo importante es la potencialidad que comenzaba a surgir.

 

Por ello me pareció fundamental la frase del Presidente cuando dijo “no podemos equivocarnos”. No se refería a que no se cometerán errores, probablemente hallan muchos. Se refería a que no podemos echar a perder la oportunidad histórica que tenemos ahora en nuestras manos. Llegar al momento que vivimos ayer ha costado décadas de lucha, cientos de miles de muertos, mucho sufrimiento. Echarlo a perder sería un crimen contra este pueblo.

 

Asistentes (Panorámica)

Ayer comenzaron con buen pie, no solo por lo masivo de los eventos, que denotaban la simpatía popular. No solo por los discursos presidenciales, que combinaron el establecimiento de responsabilidades con el gobierno saliente y fundamentar la esperanza con propuestas concretas a evaluar en los próximos meses. También por el gabinete de gobierno que juramentó. Un equipo, en general de primera. Posiblemente tenemos algunas asperezas con algunos cargos, pero no podemos negar la enorme calidad grupal que encierra. Este es el equipo responsable de hacer realidad la esperanza y de saber aprovechar la oportunidad histórica.

 

En lo personal tengo dudas sobre la conveniencia de algunos nombramientos, considero que había personas más idóneas para algunos cargos, pero también, a veces, lo perfecto es enemigo de lo bueno. Además, este equipo que conducirá junto al Presidente el Órgano Ejecutivo, ha sido resultado de múltiples conversaciones, negociaciones y de escuchar sugerencias. Ha buscado combinar armónicamente los diversos intereses (Todos legítimos) en el seno de una amplia alianza que hizo posible la victoria electoral. Ha buscado combinar cualidades personales y hasta caracteres individuales. Pero la suma grupal es altamente positiva.

 

Gabinete de Funes

Para el sector de la derecha representada en ARENA, el discurso oficial durante la toma de posesión fue duro. Se sintieron acusados y desde anoche establecieron posición. En realidad El Presidente Funes estableció responsabilidades e hizo señalamientos claros en temas que son del dominio popular como la corrupción gubernamental. Pero este sector todavía esta dolido por la derrota electoral, por tanto estarán durante un tiempo con excesos se sensibilidad.

 

Para el sector de la derecha empresarial, el discurso presidencial fue aceptable. El símil que estableció con los presidentes Obama y Lula fue tranquilizante para los empresarios, incluso, algunos expresaron simpatía. Otros empresarios, que meses atrás calificaban en privado al gobierno de Saca como una pandilla de ladrones, sonreían con disimulo, cuando Funes fustigó al gobierno anterior. Hasta Armando Calderón Sol dijo que ya era tiempo de establecer relaciones diplomáticas con Cuba, que la medida era correcta.

 

Relaciones con Cuba

Como podemos ver, en el seno de la derecha habían diversas y hasta contradictorias opiniones sobre el significado del discurso de Mauricio Funes. Esto confirma que tenemos en nuestras manos una oportunidad histórica.

 

A partir de este día, los nuevos funcionarios llegarán a sus puestos de trabajo, llegó la hora de comenzar a concretar los sueños y volverlos realidades. Las cosas no están fáciles, se recibe un aparato estatal en ruinas, en desorden y sin fondos. Por ello la sensatez y la inteligencia son fundamentales. Pero de algún modo hay que comenzar. En todo caso, ellos ya sabían que no iban a un lecho de rosas, cuando aceptaron sabían la responsabilidad que asumían.

 

Por tanto, adelante, que en sus manos está fundamentalmente esta gran oportunidad, que tanto nos ha costado construir.

 

Ayutuxtepeque, Martes, 02 de Junio de 2009.


Tags: Transición, nuevo gobierno, Mauricio Funes

Publicado por JJmar @ 19:11  | Politica
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por PrOjwanac
Martes, 02 de junio de 2009 | 23:06
Me estoy acordando cual era su actitud en la campa?a electoral JJmar. su lucha era contra FUNES, lo ve?a entusiasmado y empecinado a reducirle votos a costa de la necia alianza con el FDR. que gracias a dios fracaso. el FDR de Julio Hern?ndez se puso mas honesto que usted y apoyo abiertamente a ARena y usted por contra rechaz? que el CD brindara su apoyo al FMLN.

Hoy como que ha entendido la importancia que tenia de apoyar la candidatura de FUNES. es de hombre de rectificar...pero no hay que olvidad el pasado.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 03 de junio de 2009 | 0:54
Hola JJMar. Me gusta el titulo de tu blog......."ES UNA OPORTUNIDAD", si para q los frentudos SE VUELVAN RICOS DE LA NOCHE A LA MANANA, verdad?. BUEN CAMBIO EL DE MI PAIS!!! ABAJO EL FRENTE/COMUNISTA!!!!Mono saludando <img style=" title="Mono saludando Gi?o" />
Publicado por Invitado
Jueves, 04 de junio de 2009 | 14:16
Pobre trolero arenaco, la c?lera ha de ser porque se qued? sin trabajo, jejeje,