Viernes, 20 de marzo de 2009

El efecto de la derrota del partido ARENA en la pasada elección presidencial también impactará a sus partidos aliados. El PCN y el PDC no podrán salir ilesos de la contienda electoral, en la cual si bien no participaron directamente, lo hicieron a través del apoyo que brindaron al partido de Rodrigo Ávila.

 

El PCN es quien primero sufre las consecuencias. La actitud de rebeldía del diputado de La Libertad Orlando Arevalo le ha valido la expulsión de ese partido. Nuevamente el PCN resuelve sus problemas internos a machetazos. Primero expulsaron a Tomás Chevez cuando se negó a deponer su candidatura presidencial a favor de la de Rodrigo Ávila de ARENA.

 

Con estas decisiones el PCN envía un mensaje a sus bases: el que no es leal a la cúpula partidaria y a su Secretario General, no tiene cabida en ese instituto político. Lealtad en el PCN significa acatar sin protestar las órdenes de Ciro Cruz Zepeda.

 

Para el PCN el problema interno es muy delicado y no lo resolverán expulsando a los que piensan diferente de la cúpula. Muchos alcaldes pecenistas apoyaron a Mauricio Funes, unos en forma abierta y otros en forma velada. Si los expulsan, estos se irán a otros partidos, la mayoría al FMLN. El PCN quedaría debilitado.

 

En el caso de la expulsión de Orlando Arevalo, el problema para el PCN en el departamento de La Libertad es que una importante parte de la base pecenista, apoyó a Mauricio. Por tanto podríamos pensar que Orlando no está solo.

 

Además se ha publicado un campo pagado en los periódicos firmado por Tomás Chevez y Garciaguirre donde felicitan a Mauricio Funes por la victoria y hacen un llamado a la base pecenista a deponer a la actual cúpula pecenista.

 

El problema se les complica. El PCN se había jactado siempre de ser ideológicamente de derecha y de poseer una granítica unidad interna. Ahora muchos de sus votantes se movieron hacia un proyecto de izquierda, desobedeciendo las órdenes de la dirigencia.  Esto debería llevarlos a reflexionar sobre su futuro y no tomar estas decisiones a la carrera.

 

El PCN con sus once diputados tiene el número exacto para ser mayoría en la próxima legislatura junto con ARENA que tendrá treinta y dos. Si pierden un solo diputado, les faltará un voto, por tanto tendrán que invitar al PDC a la fiesta y entre mas comensales menos pastel. Pero podría ser que el PCN ya conquistó a algún diputado del PDC para  engrosar sus filas. Así mantendrían el monopolio del negocio legislativo.

 

En este último caso tendrán conflictos con el PDC por robarles diputados. Después de la elección de enero recién pasado, el secretario general del PDC Rodolfo Parker, había expresado que el PCN les robó diputados que según sus calculos electorales había ganado el pescado. La relación entre ambos partidos de derecha se volvió tensa, pero ARENA los acercó al apoyar ambos el proyecto presidencial de Ávila.

 

En todo caso, no hay que pensar que el PCN ya se está muriendo. Muchos han anunciado su muerte desde hace más de dos décadas y ellos siempre resurgen en cada elección. Pero si están enfrentando la crisis más grave de los últimos veinte años. La dirigencia pecenista está constituida por zorros políticos que no son fáciles de derrotar. Pero como decía mi abuela, “a todo cuche se le llega su sábado” y “Hasta al mono mas vivo se le cae el zapote”.

 

Ayutuxtepeque, viernes 20 de marzo de 2009.

 

 


Tags: elecciones 2009, evaluación

Publicado por JJmar @ 9:58
 | Enviar