Mi?rcoles, 11 de febrero de 2009


Mejor veamos el bombón...

Hace muchos años dejé de leer los editoriales del Diario de Hoy. Ahora me entero de algunas cosas que allí comentan gracias a que Hunnapuh y otros lo leen y nos trasladan sus comentarios sobre ello. Algunos muy ingeniosos y simpáticos, como el que publica MArjuna ayer martes.

 

Las razones de mi decisión son simples: Don Editorialista (como le llama Hunnapuh) no aporta nada que pueda serme de utilidad; con su corto y estrecho lenguaje no ayuda siquiera a aumentar nuestro buen léxico; además por la forma en que se expresa solo contribuiría a afectar mi ya dañada presión arterial. Por tanto, tomé una decisión de sanidad mental y física: dejar de leerlos.

 

Pero también hay razones políticas en mi decisión.

 

Primero: no son escritos para nosotros, los que tenemos pensamiento de izquierda. Por tanto su lectura no nos aporta  absolutamente nada a nuestra visión de la realidad y nuestro compromiso de transformarla.

 

Segundo: no podemos aprender del adversario a partir de su lectura. A veces vale la pena leer comentarios de derecha, cuando estos aportan al debate de ideas, aunque no estemos de acuerdo con sus contenidos. Es el caso de La Prensa Gráfica que tiene editoriales de muchísima calidad intelectual. Pero en el caso de los aludidos, no hay nada de calidad.

 

Tercero: su lectura tiene un uso limitado en grupos ultraconservadores, de baja calidad académica e intelectual, que si necesitan de ese “sustento diario” para que sus ideas ya corroídas por el paso de la historia no mueran aún. Para algunos diputados areneros, como el caso de Don Renato Pérez, el editorial de El diario de hoy es el complemento indispensable de su desayuno. Muchos personajes serios de la derecha, los apena que los vean leyendo esos editoriales.

 

A mí si me gustan...

Cuarto: “El tiempo perdido hasta los santos lo lloran” decía mi abuela. En estos momentos que hay tanto análisis valioso al alcance de nuestras manos, me parece perder el tiempo leer semejantes adefesios sin mucho sentido y con escaso contenido. Aprovecho para recomendarles este interesante sitio, del cual aprenderán mucho más:
http://www.bitacora.com.uy/home_1.html

 

Finalmente, creo que este maquiavélico editorialista debe morirse de la risa cuando se entera de cuanto nos amarga las tripas cuando lo leemos, y más, cuando amplificamos su mensaje a través de nuestros comentarios.

 

Estas son mis razones. Muy poco me refiero a este personaje y sus editoriales, salvo que sea necesario para la comprensión de mis mensajes. Pero eso no quita que no me siga divirtiendo con comentarios como los de MArjuna.

 

Ayutuxtepeque, Miércoles, 11 de Febrero de 2009.


Tags: editoriales, comentarios, buena lectura

Publicado por JJmar @ 9:36  | Politica
 | Enviar