Lunes, 13 de octubre de 2008
Un amigo lector nos dejó el link de la entrevista que El Faro le hiciera al señor Arturo Zablah y ellos no fueron tan benevolentes con don Arturo como lo fué Nacho Castillo, sino que lo emplazaron con las principales contradicciones que hoy se ven en el discurso actual del candidato a Vice-presidente con las que hace un año tenía cuando gritaba a los cuatro vientos que "Había que sacar a Arena del Poder!", cosa que hoy cambia por un "Han dado Apertura" (a él ¿?).

Es interesante la forma en que el Señor Zablah da un giro de 180 grados en sus posturas, restándole toda credibilidad a su proyecto, pero lean la entrevista que está muy interesante.

Entrevista a Arturo Zablah - El Faro
http://www.elecciones2009.elfaro.net/Noticias28.html


(Tomada de El Faro...)

Él no piensa seguir el consejo del presidente de la República, quien hace tres semanas pidió a los empresarios que convenzan a sus empleados de no votar por el FMLN en 2009. Presidente de Industrias Capri, este ex funcionario de los gobiernos de Alfredo Cristiani y Armando Calderón Sol, se volvió un crítico implacable de los posteriores gobiernos de Arena, a tal punto que en agosto de 2007 pidió al país que se organizara un esfuerzo conjunto para sacar del gobierno a dicho partido.

En septiembre del año pasado, Arturo Zablah planteó al país su “Alianza por el Cambio”, que ahora dice llevar bajo el brazo para discutir con el candidato presidencial de Arena, Rodrigo Ávila. Ahora que es candidato a la vicepresidencia, Arena ya no le parece aquel partido en el que sus propuestas nunca encontrarían cabida. Y ya no le parece mala la gestión del presidente Antonio Saca, a quien en su momento llamó “permanente quebrantador de la ley”. Y ya no le parece que Saca haga proselitismo, sino que “da opiniones”. Y ya no ve en el FMLN un partido al cual invitar a una alianza electoral, sino un peligro. Cuando se le pregunta si es él o Arena el que ha experimentado cambios, insiste en que se le crea. Para eso pide corazón y mente abiertos.

¿Qué pasó entre “hay que sacar a Arena del poder” y “voy a entrar al poder con Arena?
Apertura. Ha habido no solo apertura sino que comprensión de puntos muy importantes que hemos estado hablando y recomendando desde hace años y me parece que se trata básicamente de dar un salto de calidad. ¿Cuál es el punto de inicio? Las necesidades del pueblo.

Quizá no me he explicado bien...
Ahí vamos a llegar... Apertura en Arena y la posibilidad de estar incidiendo en temas específicos en favor del pueblo. Son esas dos razones. A mí me parece que la razón ha sido básicamente esa: apertura y el poder escuchar, evaluar y ejecutar cuestiones que hemos venido recomendando para bien del pueblo. Mal haríamos si hay una apertura, no ir al encuentro de esa posibilidad de ayudar.

Necesidades del pueblo había también en el momento en el que usted decide dar declaraciones tan contundentes como “Lo importante es sacar a Arena del poder”. A simple vista, lo único que parece haber cambiado es que lo dejaron participar a usted.
No. Definitivamente esa es una visión desde fuera, y tiene razón usted en verlo de esa manera porque hay cosas que usted no conoce: esto se debe a que es una Arena renovada y además nosotros estamos haciendo una especie de alianza con Arena, desde sectores que han estado prácticamente marginados de la toma de decisiones. Para nadie es un secreto que alrededor del 17 de septiembre de 2007 presentamos una propuesta que se llamaba “Alianza por el cambio”, con un diagnóstico y medidas específicas para tratar de salir de la crisis. Esta alianza lamentablemente no se pudo llevar a cabo. Viene Rodrigo y manda a un amigo común -antes de ser candidato, antes del 15 de marzo- y me dice que si yo le puedo ayudar con asesorías en el área económica. Y a mediados de agosto empezamos a platicar un poco más en serio con él directamente y empezamos a ver qué puntos teníamos de convergencia y cuáles de divergencia y en esa dirección llegamos a un entendimiento para ir en fórmula. Básicamente así ha sido.

Nos está contando una historia de conversación con Arena donde solo aparece Rodrigo Ávila, cuando no es la única persona con la que usted tuvo conversaciones y con la que estuvo hablando de una eventual candidatura.
De hecho, me voy a anticipar a la duda que puedan tener, porque yo siento que esto es un rumor infundado y tengo que ser bien claro en esto: la última vez que yo platiqué con el presidente Saca fue hace unos tres o cuatro meses y no se habló en lo absoluto de un tema de candidaturas, puede estar seguro de lo que estoy diciendo. En ningún momento ha habido un interlocutor que pudiera ser otra persona si no fue directamente con Rodrigo... que yo recuerde.

Según su criterio de hace algunos meses, lo que se necesitaba era que Arena saliera del poder, no que modificara algunas cosas. Hasta ahora sólo ha mencionado apertura, que se traduce en términos prácticos en incluirlo a usted. Sigo sin ver las razones de su giro.
Cuando yo le digo apertura, eso tiene toda una connotación en temas y en personas. Por ejemplo: el incremento del salario mínimo se ha retomado y hay coincidencia en que tiene que hacerse rápido. El aumento a las pensiones también se ha tomado claramente. Se está analizando la posibilidad de buscar mecanismos para reducir el precio de las medicinas, buscando diferentes mecanismos en toda la cadena en la cascada de los costos. Hay que analizar muy a fondo las concesiones de los puertos de Cutuco y de Acajutla. Evitar completamente el desabastecimiento de mecidinas en los hospitales públicos y en el Seguro Social, el programa de becas, llegar con energía al 100% de hogares, apoyar al agro con financiamiento, métodos de almacenamiento, entrega de fertilizantes, transferencias tecnológicas, eso está ahí y se está manejando también y sigo en la línea de la apertura, poniéndole nombre y apellido, para no decir solo apertura: es el tema de la injerencia que pudieran tener diferentes colegios profesionales en el escogimiento de funcionarios: como médicos, abogados, ingenieros. Estamos hablando de temas muy concretos y muy específicos y no de cosas etéreas, y cuando termine el equipo este de las mesas de trabajo, vamos a revisar eso y vamos a ver conjuntamente lo que ellos están presentando y lo que es Alianza por el Cambio.  

No veo cuál es la apertura que usted dice que lo ha convencido para meterse a este proyecto. Por ejemplo, ¿la concesión de Cutuco la detuvo el PCN en la Asamblea o la detuvo usted?
No la detuve yo, nosotros dimos una opinión y tengo entendido que eso fue discutido en el seno de Arena, no le voy a decir si fuimos solo nosotros, pero la posición se tomó muy clara de parte nuestra.

También dice que son señales de apertura la revalorización de pensiones y el aumento salarial. Este gobierno ya revalorizó pensiones e impulsó el aumento salarial. ¿Por qué dice que son pruebas de cambio, si son cosas que ya ha hecho esta administración antes?
El último aumento se dio hace aproximadamente seis meses, y aquí la tradición ha sido que aumenta a los tres años o se hacen los que no entienden y aumentan a los cinco años. Hace seis meses se dio un aumento y ahora se va a dar otro. Ahí hay una diferencia grande. En el tema de pensiones también. Sobre todo que no son pensiones que van a subir un 10%, sino que el aumento es bastante mayor que eso. Cuando ha habido un proceso tan duro como este, de escogimiento, porque ha sido muy duro, sumamente complicado, es una señal de que las cosas van para el cambio porque no fue una cuestión sencilla o una especie de show, esto ha sido realmente muy difícil y yo por eso lo hice ver que es importante destacar la independencia, la valentía y la entereza que ha tenido Rodrigo en eso.

Lo que no entiendo es por qué usted considera señales de cambio que alguien diga que está de acuerdo con evitar desabastecimiento de medicinas en los hospitales.
Es que no es una sola señal de cambio. Mencioné cinco.

¿Pero y quién le dirá que no está de acuerdo con eso?
Pero por ejemplo, en el tema específico de las concesiones, esa no es una oferta en frío: se detuvieron.

Sí, pero las detuvo el PCN.
No, le vuelvo a repetir: el PCN lo dijo, pero nosotros también lo habíamos sostenido y lo habíamos planteado. Si lo dijo el PCN, también se había estado analizando en Arena.

El punto es que si Arena no tiene los votos, no es por su voluntad de cambio que detuvo la concesión.
Claro, pero por ejemplo el PCN ha estado coincidente con Arena en muchos otros temas. Ahora, si no se quiere considerar eso, mi deber es plantearlo y ya será cuestión de credibilidad.

Pongámoslo de otro modo: explíquenos qué tenía en mente hace un año cuando dijo que era impostergable sacar a Arena del poder.
Bueno, la trayectoria, los errores que se estaban cometiendo, los problemas que estaban diagnosticando y que definitivamente se plantearon en Alianza por el Cambio. Eso hacía que si no había un cambio de rumbo, definitivamente la situación se hacía insostenible en el país. Ahora, no nos olvidemos que nosotros hicimos un intento por hacer una alianza.

Cuando usted dice que a los hospitales no les hagan falta medicinas, que no se concesionen los puertos, y esta serie de cosas, ¿eso es un cambio de rumbo?
Por supuesto. Aquí entra en juego la credibilidad: o sea, ustedes deben considerar la trayectoria de las personas que estamos trabajando en esto: si una trayectoria profesional, personal, empresarial y de servidor público no sustenta esto, pues no sé qué lo pueda sustentar.

Hace un año lo que tenía en mente es que había una situación de deterioro y que no había encontrado la apertura para cambiarla. Luego de un año las cosas ya no le parecen tan mal. En una entrevista suya que aparece hoy , usted le pone 8 de calificación al presidente Saca. Cuando un gobierno tiene 8 de calificación, ¿por qué se necesita un cambio?
Precisamente creo que esto ha venido evolucionando, cambiando, y el hecho de que se haya puesto, por ejemplo, el Fosalud y Red Solidaria...

Eso ya existía cuando usted decía que había que sacar a Arena del poder.
Pero yo no califiqué en ese año. Si usted me hubiera dicho que calificara en ese año, yo le hubiera dicho que la nota es 7.

Entonces hay que preguntarle por su sistema para asignar calificaciones, porque si el año pasado le ponía 7 y ahora 8 a alguien a quien apenas el año pasado usted prácticamente le llamó delincuente...
¡No, no, perdóneme...!

Se lo voy a leer, aquí en su Alianza por el Cambio: “El permanente quebrantamiento de la ley por parte del presidente de la República al ejercer funciones constitucionalmente incompatibles, el fideicomiso de pensiones, seguridad y educación, expresan los niveles de la tradicional debilidad e impunidad del aparato gubernamental...”. ¿A un gobierno así usted le pone 7 y 8?
No se olvide que cuando se escribió eso no había fallo de la Corte Suprema y uno tiene que respetar un fallo porque yo no soy abogado... Mi íntima convicción es que yo estoy en contra de los fideicomisos, porque me parece que es un riesgo muy grande.

Los fideicomisos sólo son un punto. Habla del “permanente quebrantamiento de la ley por parte del presidente de la república, al ejercer funciones constitucionalmente incompatibles...”
A ese gobierno le pone 8.
Voy a decirle por qué de 7 a 8: yo creo que el punto adicional se ha ganado precisamente con la apertura que permite... que sabe que soy un fuerte crítico y que sostengo las críticas y aún así, en medio de una serie de problemas, han logrado respetar la decisión de Rodrigo. Es un punto a considerar. Y luego se le pone 7 porque hay una serie de cosas con las que no estoy de acuerdo.

Entonces, al cabo de un año, usted piensa que el presidente es un permanente quebrantador de la ley, pero con apertura, y por eso merece un 8 de calificación.
(Se levanta para tomar el documento de Alianza por el Cambio y lo revisa) ¿Dónde está eso que usted dice?

En el primer punto, segundo párrafo.
A ver... sí, aquí está....

Uno no llama a un presidente “permanente quebrantador de la ley” sobre la base de una decisión de la Corte Suprema de Justicia.
A ver... me estaba refiriendo también al hecho de que está en campaña política. Me parece a mí que eso no está correcto y riñe con la ley. Eso es lo que yo traté de decir y eso lo mencioné muchas veces: que no puede, según la Constitución, estar haciendo campaña política...

Más allá del número, ¿qué razones tenía para que se volviera impostergable sacar al partido Arena del gobierno?
La trayectoria, que no se miraban posibilidades de cambiar ese rumbo y de mejorar la situación mediante medidas concretas y acciones específicas, y se miraba que estaba yéndose exactamente en la dirección que sabemos que puede generar muchos problemas: desempleo, delincuencia, asaltos...

¿Y eso en qué ha cambiado?
En que puede haber una posibildiad de cambiar haciendo cosas específicas a favor del pueblo.

Entonces la razón de que usted hoy piense distinto se la atribuye al presidente Saca, cuando nos acaba de decir que su acompañamiento en la fórmula es una decisión que le compete únicamente a Rodrigo Ávila.
Sí, porque igual hay que reconocer una cosa: ese hecho que se le dé la autonomía y la independencia es una cuestión importante...

Hagamos un ejercicio: pasemos revista por algunos de los postulados de Alianza por el Cambio. ¿Mantiene su opinión de que el presidente ha tenido un serio conflicto de intereses?
Yo mantengo lo que dije ahí, definitivamente.

¿Que ha tenido un permanente quebrantamiento de la ley?
Hay que analizarlo. Si eso, desde el punto de vista legal, es así, pues es así. Los fideicomisos a mí no me gustan, pero otra cosa muy diferente es que falle la Corte Suprema en ese tema.

¿Sigue poniendo en duda -como mínimo-  la probidad del ministro de Salud y la del ex ministro de Obras Públicas?
Hay que demostrarlo. Para eso tiene que haber una investigación. Creo que hay que probarlo.

Ya lo había dejado usted por escrito. La pregunta es si lo mantiene o si se está retractando.
No, yo no me retracto. Tengo indicios de que algo no está bien ahí. Es obvio que si no tengo la información completa, son indicios que hay que probarlos, analizarlos. Uno no puede estar mencionando cosas por mencionarlas. Pero es muy claro, los periódicos lo recogieron, que había cierto conflicto de intereses del ministro de Salud. Eso hay que investigarlo.

¿El presidente está haciendo campaña ahorita?
Mire... no. Lo que yo vi es que fue a hablar bien de su gobierno a Enade.

Y a pedir a los empresarios que hablaran con sus empleados sobre los peligros de que gane el FMLN. ¿No es eso campaña?
No lo sé. Yo no vi el discurso, soy franco. El que leí es el de Rodrigo.

Si no lo vio, le contamos que el presidente pidió a los empresarios que hablaran con sus empleados sobre los riesgos de que gane el FMLN. ¿Qué le parece eso?
Está dando una opinión. La pregunta es: ¿un presidente puede o no emitir opinión?

Esa es precisamente la valoración que le pedimos.
Yo creo que está en su derecho de dar su opinión.

Fue una exhortación.
Una opinión puede tener diferentes facetas, puede ser en función de convencer, de exhortar, de hacerlo reír, de lo que sea.

A la opinión que exhorta se le llama proselitismo.
Usted lo está calificando, no yo.

Hace un año usted decía que el problema era que el presidente estaba en permanente campaña. Siguiendo su lógica, hoy podríamos decirle que el presidente estaba opinando. ¿Por qué le molestaba hace un año?
Porque andaba usando colores partidarios.

¿El chaleco cambia su opinión?
Definitivamente estaba en cuestiones partidarias, ¡en mitines partidarios! Con colores partidarios.
No dudo lo que me están diciendo: va a Enade y emite una opinión como presidente. Tiene derecho a hacerlo, en este país hay libertad de expresión, una persona puede emitir una opinión, eso es diferente a estar en un acto proselitista. Que yo sepa, lo de Enade no era un acto proselitista.

¿Y cuando la canciller va a Estados Unidos a decir que un eventual triunfo del FMLN amenaza la seguridad de los Estados Unidos?
Yo creo que son opiniones y tiene derecho a emitirlas, por supuesto. Un funcionario público tiene derecho a emitir una opinión, ¿por qué no? Nadie puede decirme que no se pueda opinar sobre las consecuencias de esto o de lo otro. Otra cosa es un acto proselitista.

¿Usted cree que un triunfo del FMLN implica un riesgo para El Salvador, tal como lo dice su partido?
Definitivamente es un riesgo, porque así como está estructurado el FMLN, tiene enormes vínculos con Venezuela o con Cuba, de eso no hay duda. Y el presidente Chávez de Venezuela lo ha manifestado e inclusive ha dicho abiertamente que quiere que gane el Frente. Por otro lado, hay un permanente conflicto entre el gobierno de Hugo Chávez y el gobierno de Estados Unidos. Estamos hablando de un país donde residen 2.5 millones de salvadoreños, el mayor inversionista extranjero en este país, la mayor transferencia tecnológica y el mayor intercambio comercial. Ahí hay un conflicto geopolítico y el FMLN ha tomado bandera.

Dice usted: “Así como el FMLN está estructurado…”, pero el Frente estaba estructurado exactamente igual hace un año, cuando usted coqueteaba con ellos y los invitaba a…
No, no, no. Hace un año lo que estábamos buscando era una amplia alianza con diferentes sectores democratacristianos, socialcristianos, socialdemócratas…

... En la que tenía que entrar el FMLN, decía usted.
Claro. Yo dije que el FMLN solo no ganaba, pero sin el FMLN no se puede ganar. Pero a la hora de conformar una coalición hay que  ponerse de acuerdo, ver cuál es la base. Y en ese momento se hubiera tenido que hablar de ese tema y decir que si vamos a armar esa coalición no podemos permitir entrar en un juego que no es el nuestro de geopolítica.

En una entrevista en 2003 con El Faro, usted nos reveló que lo habían contactado del FMLN, particularmente Salvador Sánchez Cerén, y que no pasó mayor cosa porque usted les dijo: “Antes de pensar en candidaturas hay que sentarnos a ver la plataforma de gobierno”.
Exactamente, usted me lo está confirmando.

Ahora usted es candidato de Arena antes de sentarse a ver la plataforma de gobierno.
No, no, no, yo no he dicho eso. Dije que hay puntos de coincidencia y puntos de divergencia. Hablé de puntos concretos que se están haciendo y de cuestiones que se están analizando y que me parecen buenas. O sea, no es una cuestión en seco, perdóneme. No es una cuestión al vacío.

Tampoco es un plan de gobierno de Rodrigo Ávila, porque no existe todavía.
No, yo sé. Pero le he mencionado cuatro o cinco puntos que le demuestran que se ha hablado sobre el tema.

Se ha hablado, pero no tiene usted ningún compromiso.
Cómo no. No es una negociación en que tú me das esto y yo te doy esto.

Si no es una negociación, ¿qué garantías de cambio ofrece?
Básicamente que va a haber una incorporación de gente de la sociedad civil en esto y también el hecho de que Rodrigo es una persona que a mí me merece confianza. Eso es bien importante.

¿Y qué garantías tiene de que se hará lo que Ávila decida?
Bueno, él es el presidente del partido.

¿Sabe quién nombró a Rodrigo Ávila?
No conozco el procedimiento interno.

Los estatutos dejan en manos del Coena saliente el nombramiento del nuevo. Es decir, este Coena es el heredero del presidente Saca.
No conozco el reglamento.

¿Pero sí está al tanto de que en el proceso de selección en Arena acusaron al grupo del presidente de jugar sucio?
Leí las declaraciones, pero no he estado participando en ese proceso. Pero lo que yo entiendo es que han cerrado filas atrás de Rodrigo Ávila.

¿Y eso lo sabe tras dos días de ser candidato?
Es que no me deja terminar. Siento que es más una acusación que una pregunta. Mire: la vicepresidenta había dicho, hace aproximadamente tres meses, que me estaba apoyando. Y lo reiteró en los medios de comunicación hace menos de 15 días. De eso les puedo hablar, no del proceso que desconozco.

A ver: el FMLN ya no es alguien a quien invitar a una coalición, ahora es un riesgo. El presidente ya no es un permanente quebrantador de la ley, ahora tiene 8 de calificación. Ahora el presidente ya no hace proselitismo, sino que da opiniones. A Arena ya no hay que sacarla del poder, sino que ahora usted va al poder con ella. Ha pasado de un punto a otro diametralmente opuesto. ¿Arena ha cambiado o usted ha cambiado?
Es que yo quisiera que ustedes me escucharan con el corazón y la mente abierta. El Frente ya tomó posiciones que yo hubiera esperado -hace un año- que no tomara, como lo del ALBA y todo esto que se maneja a nivel geopolítico. En otras palabras, si yo me hubiera sentado con ellos,  hubiéramos dicho “aquí la situación es tal”. Pero no se llegó a eso, porque yo salí el 9 de agosto en una entrevista con ustedes y el 20 de agosto Roberto Lorenzana cerró todas las puertas. Ese es un punto que ni siquiera se conversó. El Frente no mostró una apertura, sino una enorme coincidencia con el presidente Chávez, con la que yo no estoy de acuerdo. Y eso genera un riesgo muy, muy grande. Cuando yo le hablo de quebrantador de la ley le hablo de una opinión con respecto al proselitismo, porque lo de los fideicomisos lo resolvió la Corte Suprema de Justicia.

En la conferencia del jueves usted decía que pronto terminarían las mesas de consulta en el partido y se sentarían a ver cómo se empatan esos resultados con su propia propuesta. ¿El acuerdo de su candidatura es firme o está sujeto a que se pueda llevar a cabo esto?
Está en firme porque definitivamente ya ha habido algunas cosas donde estamos totalmente coincidentes que se van a plantear pero que en este momento hay que redondearlas y presentarlas en un plan.

Más allá de los eslóganes de “país más justo”, ¿qué dice usted que caracterizaría a un quinto gobierno de Arena?
Mire, no sólo será el quinto gobierno de Arena, sino el primer gobierno ciudadano. Hay que abrir a los colegios profesionales y académicos, a la pequeña y microempresa, a los sindicatos. Dándoles la oportunidad no sólo de opinar sino de ser actores y gestores de esto. Yo lo que le ofrezco es trabajar muy duro por ello. Yo tengo el derecho de intentar y de pelear por la gente. Que habrá problemas, por supuesto. ¿Pero cuál era la opción? ¿El FMLN totalmente cerrado en el que hay divergencias como en 10 temas entre el candidato y la Comisión Política?

Su argumento es: “Soy Arturo Zablah, discrepo con el partido Arena y el partido me acepta, eso es apertura”. Y por el otro lado: “En el FMLN, si el candidato discrepa con el partido, el partido es cerrado.”
No, no, no, usted es muy bueno para sacar conclusiones pero con base en hipótesis no comparables. Si alguien dice que no va a emitir colones, y en un partido vertical la Comisión Política dice que sí, esa es una diferencia muy grande. Nosotros estábamos haciendo una mesa de discusión donde podemos discutir todo. Pero una vez que hay una posición, la acuerpan todos, eso es lo normal. Y el que no está de acuerdo, puede renunciar. A sus hipótesis les falta el paso inmediato de atrás. Esa es una cosa, y otra es una posición de un candidato que presenta un planteamiento y cuyo partido está presentando otro. Vámonos al paso inmediato atrás.

Demos unos pasos atrás, entonces. ¿La dolarización fue un error?
Claro.

¿Es un error con el que ahora hay que lidiar?
Sí.

¿No es un éxito que enarbolar, sino que -en términos de calle- es una regada que hay que intentar solventar ahora?
Así es.

Esa es una discrepancia de opiniones con respecto de su partido.
Sí, sí... al interior de Arena, lo que yo sé es que hubo discusiones fuertes, pero muy cortas. Yo tengo memorias de discusiones en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entre los pro y los contra dolarizar El Salvador, e inclusive los mayores defensores dijeron que para dolarizar  eran necesarias tres condiciones: una, tener superávit fiscal; dos, superávit comercial, y tres, una banca con unos controles muy estrictos. Señores, tenemos un déficit fiscal creciente, un déficit comercial creciente, y un entorno mundial bastante delicado. ¿Entonces qué estamos haciendo? Estamos sustentando la tesis de que no se debió dolarizar. Ahora, ya se cometió el error y lo que hay que ver es cómo se solventa con medidas para apoyar la economía familiar y la economía nacional, en este caso las reservas internacionales.

¿Sin necesidad de desdolarizar?
Sin necesidad de desdolarizar. ¿Qué se puede hacer? Se llama a expertos sin colores políticos ni ideológicos. Eso no se ha hecho, no ha habido un análisis a fondo. Lo que yo estoy diciendo es abrir a una discusión. Ese es un punto en el que estamos coincidentes con Rodrigo, y yo estoy peleando por ello y creo que Rodrigo también goza de la confianza para poder hacer esto. Y yo quiero ver ese reporte que diga: “Señores, es maravilloso lo que hicieron, esto es Disneylandia”. O que digan: “Señores, ¿cómo se les ocurrió hacer esto, si esto es creciente?”

En materia de concesión de puertos, hay quienes dicen que solo debe darse en concesión Cutuco, no dar Acajutla. ¿Usted qué piensa?
No. Yo pienso que, sinceramente... tiene que buscarse el modelo que tiene CEPA ahora. Puede mejorarse, pero CEPA tiene que tener la administración central del puerto de Cutuco, como la tiene del puerto de Acajutla, como la tiene del aeropuerto. Y le voy a dar dos argumentos. El primero, que se puede demostrar que ha funcionado muy bien el aeropuerto, donde en ningún momento se cedió a las presiones de concesionar. El segundo argumento que lo avala es el informe de los japoneses. Fíjese que es muy curioso: ¿por qué no han sacado el informe de los japoneses, si dicen que es lo que recomendaron? Para mí, CEPA tiene que mantener el control. Entonces yo tengo dos argumentos poderosos para eso. Ahora, hay un tercero, y es que se dan los dos en concesión, puede ser inconstitucional, y si a eso le agregamos que serían dos a la misma compañía, y que esto puede tener en el futuro acceso con el canal seco a Puerto Cortés, estamos entregando un bien estratégico importantísimo, a 25 años prorrogables 10 más, hasta 35. Mi posición es que la administración central se lleve acabo como se está haciendo en el aeropuerto y en Acajutla, que han sido un éxito.

¿Y qué le ha dicho Rodrigo Ávila sobre esto?
Él ha estado más dudoso en términos de que hay que analizar y profundidad. Pero mi posición es clara y categórica: no debería concesionarse, salvo algunos servicios.

La posibilidad de su candidatura, usted la calificaba de difícil, el camino a zanjar una decisión en este sentido. ¿Por qué cree usted que generó antipatías en algunas personas, e incluso en algunas del sector privado?
Bueno, porque conocen mi trayectoria, saben cuál ha sido mi forma de pensar en una serie de temas, y entonces pueden sentir que esto, en alguna medida, es un obstáculo para sus intereses.

Usted ahora nos puede decir puertos y bancos de inversiones, pero en realidad no son cosas que estén al alcance de la mano de un vicepresidente. ¿Usted va a pedir que se modifique en alguna manera las posibilidades que tiene de incidir el vicepresidente?
Aquí no se trata de garantías escritas ni nada de eso, sino de, por un lado, la confianza, y vuelvo a repetir, la apertura. Eso es lo que tenemos ahorita entre manos. Hay una experiencia con Rodrigo y yo creo que se pueden hacer las cosas bien. Además, hay mucha gente del sector privado y otros sectores que están apoyando este esfuerzo porque están convencidos de que es por el bien del país.

Al electorado no tendría que bastarle su confianza personal en Rodrigo Ávila. ¿Los demás tenemos que creer en la confianza que a usted le genera el candidato presidencial?
Tal vez no he sido lo suficientemente enfático. Hay sectores adentro y fuera de Arena que están apoyando este esfuerzo.

Esa es su garantía.
Esa es una garantía muy importante.

¿Esos sectores saltarían si el señor Ávila ya no le habla, como le pasó a Quintanilla Schmidt con Flores?
No, es que no es cuestión de que se hable o no se hable. Es cuestión de que en un momento dado estas personas o estos sectores pueden apoyar estos cambios, quieren apoyar estos cambios y Rodrigo está comprometido también con los cambios.

A lo mejor nuestra duda es porque usted habla con mucha seguridad sobre el cambio y nosotros no alcanzamos a ver de dónde parte su seguridad. Usted habla de cambio cuando tiene dos días de haber entrado a una fórmula y no ha visto un plan de gobierno, e incluso entre el candidato y su equipo de plan de gobierno no tienen siquiera el mismo lenguaje. Por ejemplo, Rodrigo Ávila habló de pacto fiscal y un nuevo IRA, y el equipo de plan de gobierno dijo que ni una cosa ni la otra.
Yo no conocía eso, le soy franco, de esas diferencias, pero eso se tiene que hablar. Estamos discutiendo aquí, al que no le guste aquí, renuncia y vaya, “no me gustó, pero te voy a apoyar”. Pero hay una cosa bien importante. Usted me dice “hace dos días”, pero yo le estoy hablando de que esto viene desde mediados de agosto. ¿Qué ha pasado? Ha habido una correlación de fuerzas, y esa correlación de fuerzas ha estado apoyándonos a nosotros. Y ha habido una correlación de fuerzas tan importante que también ha habido ataques muy fuertes. El otro punto importante es que hay acuerdos básicos en ciertas cuestiones claves.

Aún así, sigo sin ver garantías de poder incidir, más allá de su propia confianza en el candidato y el respaldo, dice usted, de algunos sectores. ¿Qué posibilidades reales tiene de incidir en asuntos como gabinete, autonomía en la toma de decisiones...?
Vaya, se lo voy a insistir: hay una correlación de fuerzas importantes de tipo político, de tipo productivo, de sectores académicos, que nos están apoyando para este cambio. Fuera de algunas cosas que yo les he comentado, hay muchas que yo desconozco, pero inclusive yo he tenido poca injerencia en esto. Entonces estamos hablando de correlaciones que dan garantía de que habrá apertura para incluir a otros sectores.

Rodrigo Ávila ha hecho algunas propuestas, pero no ha presentado plan de gobierno, yo no sé si usted conoce su visión de país. Cuando usted acepta que no ha tenido tanta injerencia...
Me refiero a la parte de escogimiento.

Exacto. Cuando lo escogen a usted como candidato a la vicepresidencia, ¿eso significa que Rodrigo Ávila está asumiendo esto también como suyo?
A mí me encantaría que asumiera todos esos compromisos, obviamente eso es lo que yo voy a buscar, pero en una negociación donde estamos buscando entendimientos sobre lo que se puede y lo que no se puede, uno tiene que tener la apertura para no decir “o todo o nada”. Porque además hay una cosa importante, esto se puede evaluar, se puede analizar, siempre hemos dicho que esto es material, mi planteamiento para análisis y debate.

Entonces esta su propuesta no es el mínimo indispensable.
Es el máximo. Es mi visión de lo que hay que hacer, sujeta a revisiones por otras personas. Esto es lo máximo a lo que puedo aspirar.

¿La dolarización no está escrita en piedra, entonces?
Eso es lo que yo digo que tienen que revisar los expertos.

Pero usted habla de bimonetarismo en su propuesta, habla de otro colón.
Son algunas sugerencias para los analistas.

Y hoy en una entrevista con La Prensa Gráfica, usted dice que está descartado desdolarizar porque en tres años maduró esta idea y las circunstancias son otras. Pero este documento es de hace un año, no de hace tres.
Sí, pero déjenme decirles lo siguiente. Yo vengo hablando de tres expertos internacionales desde hace años, lo que yo propuse es que los expertos internacionales evalúen entre otras posibilidades esta y esta y esta posibilidad.

Pero esos expertos no han venido y usted ya descartó no desdolarizar.
Sí. Déjeme explicarle por qué. Hay un entorno que se ha complicado en los últimos seis meses. La Bolsa se ha desplomado en el último mes desde su época de oro de 14 mil puntos y creo que ayer cerró como con 8 mil 900, y sería una testarudez no obedecer... pero para eso, para poder ver qué se puede hacer, lo más importante es que venga gente, díganos qué va a pasar, díganos qué vamos a hacer. Ahora, el entorno ha cambiado, y el dólar, al desplomarse en esa forma, si se lograra meter otra moneda, esta moneda nuestra tendría una inflación enorme, porque la inflación que se está teniendo no se había visto en los últimos años. Si ahorita se emiten billetes, es el peor momento. ¿Quién se iba a imaginar que la Bolsa iba a caer el 40%? Ahora, que se cometió un error, hoy más que nunca se tiene que reconocer


Tags: elecciones 2009, Zablah, entrevistas, el faro

Publicado por hunnapuh @ 19:23  | Politica
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 13 de octubre de 2008 | 19:41
No es obligatorio que tanto funes como zablah no se pongan la camisa partidaria. La verdad es que son tan grandes los problemas y necesidades que tiene El Salvador, que putas tiene que ver una camisa!! ARENA por lo que se ve parece ya un disco de 45 rpm rayado. Seg?n "ellos piensan que con la llegada de Zablah va a ver un arrastre de votos", creo que estan muy equivocados" a la gente ya no se le da atol con el dedo, han pasado 19 a?os y no vemos cambios, significa que tenemos que esperar otros 5 a?os para que sea el Pa?s mas justo... No podemos seguir esperando, debemos de marcar un cambio, es muy absurdo que lo habla este Sr. Zablah de necesitar a Expertos internacionales para que nos digan que hacer ante la crisis que su partido ha ocasionado, no necesitamos que nadie de afuera nos diga que hacer, creo que ARENA debe ser honesta y admitir que en sus administraciones hay corrupci?n y que seguira la corrupci?n a todas luces quiza hoy estan muy arrepentidos de su inminente derrota.
Publicado por Invitado
Martes, 14 de octubre de 2008 | 9:11
http://pijazo.blogspot.com/2008/10/conflictos-de-inters-en-la-prensa.html
Publicado por Invitado
Martes, 14 de octubre de 2008 | 9:15
Estoy de acuerdo con la opini?n sobre el llamado de expertos internacionales para resolver nuestra crisis. Desde all? se genera la corrupci?n. Hay que tener en cuenta que son los organismos como el BM, el FMI y otros tantos (Aid, Cia) los que han pretendido dar la soluci?n a nuestros problemas. Pero solo nos han tra?do desgracias. Zablah organiz? el actual deterioro de nuestra situaci?n cuando fue ministro. No nos olvidemos de ese detalle. Solamente que algunos lo o?an con placer cuando hablaba en contra de Arena. Pero los tiempos en los que ibamos a la Arena Metropolitana ya pasaron. Ahora comprendemos que el Sordomudo Cruz tambi?n era amigo, cherada, de los rudos. Ya no nos dan paja.
Publicado por Invitado
Martes, 14 de octubre de 2008 | 9:55
caida de mandibulas

Nunca hubiera creido eso del Sordomudo Cruz!
Publicado por Invitado
Martes, 14 de octubre de 2008 | 12:48
Este se?or Zablah es un farsante. Lean la entrevista y lleguen a propias conclusiones. Se contradice sin poder resolverlo, hasta llega a suplicar que se le oiga con el coraz?n y mente abierto. ARENA no va a cambiar por ?l. Zablah no representa ninguna apertura, ?quienes lo acompa?an? Este se?or me parece falso, engreido y con ansias de poder. Tiene el descaro de decir que vengan unos expertos a tratar el tema de la dolarizaci?n y que ellos decidan; pues lo mismo puede hacer el FMLN. ?Qu? de extraordinario tiene eso? Mejor que vengan expertos y que sean ellos los presidentes.
SE?ORES, ANALICEN SU VOTO CONSCIENTEMENTE, QUIEREN CONTINUISMO, VOTEN POR ARENA, QUIEREN CAMBIO, NO VOTEN POR ARENA. DESPUES NO NOS QUEJEMOS POR EL PAIS QUE TENEMOS.
Publicado por Supermario
Martes, 14 de octubre de 2008 | 17:50
Me gusta como ha sido tan perspicaz el entrevistador, eso les demuetra a estos engreidos pol?ticos que no tan f?cil nos tragamos sus triqui?uelas y animaladas. Estos areneros est?n copiando todo lo que pueden del FMLN y Funes, porque ven en ellos la f?mula del gane.
Est?n reclutando un "independiente" que no se pone la camisa de ellos, est?n impulsando un gobierno "ciudadano", que Funes propuso desde que era entrevistador, est?n proponiendo bajarle a los productos de consumo b?sico... etc. En resumen todo dicho por Funes, ?No son sinverg?enzas?
Publicado por Invitado
Viernes, 17 de octubre de 2008 | 17:00
osea no entiendo el problema y xq tratar de manchar la imagen del ing Zablah.
solo se ve resentimeinto y envidia, cada quien tiene la libertad de elegir y afrontar nuevos retos, el esta apoyando a Rodrigo y a la sociedad civil, si acepto este reto es por que Rodrigo Avila propone un gobierno de cambios, y un gobierno accesible no una dictadura estricta y ortodoxa como el la que existe en el FMLN, ellos nos proponen un cambio, nuevas politicas mayor oportunidades, ahora para triunfar hay que hacer sacrificios y es el sacrificio que lamentablemente muchos de los salvadore?os no quieren hacer para salir adelante, el Gobierno no puede regalarles el dinero tampoco hay que ganarselo como dice el dicho ayudate que te ayudare, pero si pasamos esperando que el pan caiga del cielo jamas se llegara a nada.No permitamos se noes envenene la cabeza con mentiras y estos tipos de juegos sucios que buscan manchar la imagen de personas eso es ser deshonesto por el cambio con Zablah