Jueves, 21 de agosto de 2008
La evasión fiscal es un delito y todo aquel político que sugiera que no debemos confrontarla y no agarrar al toro por los cuernos para lograr una ganancia electoral, en realidad envía el mensaje que los empresarios criminales evasores entienden es : no perseguirlos y permitir sus prácticas criminales a cambio de su apoyo para promover el comprar votos.

Cuando el ex embajador de Estados Unidos en El Salvador, señor Douglas Barclay se reunió con empresarios y dirigentes políticos salvadoreños de los distintos partidos existentes en el Salvador, en octubre del 2006, Douglas Barclay dijo que el gobierno salvadoreño sólo recaudaba el 61.1% del dinero del IVA, que en ese año sumó mil 308 millones de dólares. Señalo de inmediato que el mayor problema era la corrupción.

Ante este señalamiento que provenía de el ex-embajador de los Estados Unidos, altos dirigentes de la ANEP se mostraron compungidos, habían sido señalados por el dueño de la hacienda; se reagruparon en una esquina del auditorio donde se había dado el discurso y después de varios minutos de deliberaciones al sentirse aludidos, respondieron:

- Es verdad, reconocemos que existe corrupción empresarial. Daremos los nombres para perseguir a los evasores de impuestos. ( nunca lo hicieron )

El asunto era delicado ya que cuando  El ex embajador de Estados Unidos en El Salvador, señor Douglas Barclay, hacia este señalamiento, se estaban negociando los fondos del milenio, los cuales estaban condicionados a reducir los problemas de evasión de impuestos.

Paguen sus impuestos señores empresarios de la ANEP les dijo y lo hizo de forma general ya que no podía ser él, el que diera los nombres, si no la ANEP como representación de la gremial empresarial del país, la que sabe quienes son los evasores y corruptos dentro ya que tienen el control político del las instituciones gubernamentales que auditan a las empresas que evaden impuesto; ustedes pueden preguntarse que una vez ellos lo aceptaron pero no tomaron acción alguna en contra de los evasores, porque? será que el Sr. Federico Colarado no tiene solvencia alguna en este asunto? será que señalar los nombres de esos evasores se criminalizaria el mismo? será que al señalar nombres se afectaria a la cúpula política  que los representa?

Para ese entonces si los fondos del milenio no hubieran estados condicionados a enfrentar la corrupción ellos se hubieran hecho los desentendidos, sin embargo tuvieron que salir a defender su “dignidad” lo que estaba en juego era importante: los fondos del milenio, mana del cielo para ellos.

Señor Douglas Barclay no tenia porque señalar a unos cuantos porque el problema de la corrupción no es selectiva porque los evasores se esconden entre los buenos empresarios, muestran un rostro respetuoso en la sociedad a la que destruyen.

Cuando el ex embajador señaló el problema de la evasión de impuestos, todo el mundo estuvo de acuerdo acerca de este asunto, diferentes miembros de la cúpula política del partido en el poder manifestaron su bochorno ante ese problema, aunque era hipócrita la postura por supuesto.

Se calcula que la evasión de impuestos de los grandes y medianos empresarios en el año 2006, año en que el Sr. Señor Douglas Barclay señaló el problema de la evasión,  la evasión de impuestos fue de 2 mil 58 millones de dólares. Dinero que el Estado salvadoreño debió haber recibido en concepto de impuestos.

Si se hacen cálculos sobre estas grandes cantidades de dinero y se toman en consideración la misma cifra para multiplicarla por todos estos últimos 19 años que ha gobernado ARENA en el poder, estaríamos hablando de una cifra que se aproxima a los 28 mil millones de dólares, dinero que al ser recaudado no tendría al estado salvadoreño en deuda, ni tendría necesidad de recibir ayuda externa del Banco Mundial para sostenerse, ni fondos del milenio ni nada parecido, la deuda que actualmente tenemos implica una cuarta parte del presupuesto nacional.

Con un ingreso de la cantidad evadida promedio de los $2 mil 58 millones, el gobierno no tendría problema para duplicar las inversiones en las carteras de salud publica, el sector educación, obras de infraestructura o desarrollo urbano, tales como la falta de muros de contención para proyectos de mitigación cuando nos llegan las lluvias torrenciales que cobran su cuota en forma de tragedias como en el caso de la ocurrida en la Malaga.

Y con ese mismo dinero evadido no hay duda que el gobierno podría crear proyectos concretos para reducir el déficit de viviendas, no digamos invertir para reducir la mortalidad infantil o crear programas para becar a estudiantes universitarios en áreas profesionales, de índole industrial y agropecuaria para echar andar el sector agronomía que ellos destruyeron. Y si esto no fuera posible al menos dar acceso a la población rural para en área de educación y salud que se encuentra olvidada desde hace mil años, para reabrir las clínicas que por decisión de las mismas instituciones  de salud fueron cerradas hace dos años en algunas regiones rurales.

Sin olvidar que con esos $ 2 mil 58 millones evadidos citados por el ex embajador Douglas Barclay, el gobierno no hubiera tenido ningún problema para reducir los niveles de pobreza existentes en el país, es mas el gobierno pudo haber invertido para dar acceso del servicio carreteras, de agua y corriente eléctrica a las zonas rurales, lo cual estaría beneficiando a gran parte de la población rural y semi urbana para potenciar su crecimiento, estimulando sus economías locales.

Y realmente el gobierno no tendría excusa alguna para defender los niveles de pobreza actualmente existentes que reflejan el grado de impacto del mal manejo administrativo y la manipulación política del fisco que beneficia a muchos empresarios evasores de la ANEP, quienes en su momento aceptaron la existencia de ese problema de corrupción por una conveniencia condicionada aunque el ex embajador Douglas Barclay señalo de forma general a los empresarios.

La evasión fiscal es un delito y todo aquel político que sugiera que no debemos confrontarla y no agarrar al toro por los cuernos para lograr una ganancia electoral, en realidad envía el mensaje que los empresarios criminales evasores entienden es : no perseguirlos y permitir sus prácticas criminales a cambio de su apoyo para promover el comprar votos, y de esa manera se le da continuidad al chantaje politico que lo apremia y justifica. Esta gente de la cúpula de la ANEP amenaza con sus propios partidos políticos actuar y llevar a cabo acciones en contra de los intereses del desarrollo de nuestro país, ese mensaje de no agarrar al toro por los cuernos y de “negociar” con los criminales que se encuentran dentro de la ANEP, es una manera de aceptar la impotencia y resolución de la falta de voluntad política que estos personajes políticos poseen para no establecer las bases fundamentales del estado de derecho y un justo establecimiento de leyes fiscales que beneficien a la población salvadoreña.

No es raro que estas instituciones políticas no tengan mayor apoyo en las elecciones porque su juego es de intereses económicos y en parte electorales para lograr un hueso en la asamblea.

En tanto Mauricio Funes en su discurso ha sido enfático en mencionar de forma tacita que establecerá normas fiscales sin permitir que se premien a los delincuentes evasores de impuestos, enfrenta de una manera categórica el problema, porque esto no es negociable no se puede aceptar que en nuestro país el estado no reciba esas grandes cantidades de dinero que la misma ley establece los empresarios deben de pagar, aun cuando estos empresarios maños y ladrones se encuentren ahora preocupados porque se les terminan las prebendas y deseen imponer su voluntad para elegir a un gobierno como el de Tony Saca que permite el crimen fiscal que a ellos les beneficia. No es en balde que la relación ARENA – ANEP es fuerte porque al final dentro de ese gremio los criminales evasores se han hecho cada día mas fuertes económicamente debido a la evasión fiscal  que los premia por su insignificante aporte a ese partido y que se pudiera decir son los que gobiernan actualmente. Y no es sorpresa que Rodrigo Avila ni mencione nada de enfrentar el problema de la corrupción y atacar a los evasores de impuestos, siendo por igual otro títere de la ANEP muy similar al señor Arturo Zablah que presume ser un empresario honrado pero tampoco tiene voluntad para hablar de esto, eso de acuerdo a los políticos oportunistas es restar apoyo y no es una “estrategia” del suma y gana.

Con la corrupción y los carteles de la droga no se negocia, ni con ellos se debe mediar para "aprovechar oportunidades".

ah perdón, me van acusar de ser de extrema, y que estamos “polarizando” el tema del crimen de la evasión de impuesto y sus actores quienes deberían estar en la prisión.

- Como si eso me importara.


Tomado del blog chichicaste.

ver Notas relacionadas

Tags: El Salvador, Corrupción, evasión fiscal, crimen empresarial, ARENA, ANEP

Publicado por Tepezcuintly @ 13:36  | Politica
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Sagitario
Jueves, 21 de agosto de 2008 | 17:03
Sagitario: Ya vieron la ?ltima encuesta de la Gallup? Chequenla y distribuyan este dato: http://www.cidgallup.com/Documentos/Boletin_OP_Especial_agosto%202.pdf