Viernes, 08 de agosto de 2008

El voto de los salvadoreños en el exterior.

 

(de Salvadoreños en el mundo)

El voto de nuestros hermanos salvadoreños en el exterior es un tema que se aborda cuando nos acercamos a la fecha de las elecciones. Todos los partidos políticos se manifiestan públicamente de acuerdo en que nuestros hermanos deben votar, se habla de lo mucho que contribuyen a la economía de nuestro país, se dicen muchas maravillas, pero en la práctica no se hace nada.

 

¿Cómo es posible que haya tanto discurso pero no acciones concretas?

¿Por qué no se hace nada al respecto?

 

La verdad es que todos los partidos tiene un discurso demagógico, en el cual expresan una intención, que saben que no tienen interés ni posibilidades de cumplir en lo inmediato. Pero como no pueden decir que no, pues los costos políticos serían muy altos, entonces dicen que sí, de todos modos de prometer y no cumplir nadie se queda pobre.

 

Cuando finalizó el último censo nacional de población, una de las tantas sorpresas que nos deparó, fue que éramos muchos menos salvadoreños de los que se consideraba que habitábamos el territorio. En los últimos años la población que habita los veinte mil y tantos kilómetros cuadrados de nuestra patria ha descendido en lugar de aumentar. Esta sorpresa denota que ni siquiera sabemos cuantos hermanos salvadoreños han sido expulsados del país.

 

Si no sabemos, ni siquiera, cuantos guanacos han emigrado, menos debemos saber en que ciudades están, en que condiciones viven en otros países. ¿Cómo se puede organizar un plan para que los salvadoreños voten en el exterior si no sabemos cuantos son, quienes son o donde viven?

 

Supongamos que más de dos millones de salvadoreños están en el exterior. Esto significa que casi la mitad de nuestra población votante está fuera del territorio. ¿Alguien se ha puesto a pensar lo que significaría organizar un proceso electoral en que la mitad de las urnas estarán en El Salvador y la otra mitad dispersas en muchos países y ciudades del mundo?

 

Algunos especialistas sostienen que solo en la Ciudad de Los Ángeles, en los EUA hay tantos salvadoreños como en Soyapango. El actual registro electoral cerró con más de 208,500 votantes en este municipio. Esto significa que en promedio se necesitarán unas 464 mesas o urnas de votación, se necesitarán 2315 miembros de JRV.

¿Alguien se ha puesto a pensar como se organizaría la votación de los salvadoreños solo en la ciudad de Los Ángeles, California?

 

En más de un país se ha pasado del discurso demagógico al hecho demagógico. Hace varios años en Honduras se hizo un intento de voto en el exterior. Escogieron cuatro ciudades de los Estados Unidos donde habría votación, organizaron un registro electoral especial, y ubicaron centros de votación en embajadas y consulados. Con el pretexto de ir a investigar que todo se hiciera bien, el Consejo Nacional  Electoral de la época y los partidos políticos organizaron verdaderas excursiones para analizar las condiciones en cada ciudad norteamericana, por supuesto, todo con viáticos pagados por el Estado hondureño. Al final votaron unos cuantos hondureños, cuyo voto costó varios miles de dólares cada uno. En la siguiente elección el proyecto fue desechado por ser demasiado caro.

 

Con estos elementos no pretendo desanimar a nadie o decir que es imposible que nuestros compatriotas puedan votar en el exterior. Por el contrario, esta reflexión pretende que nos demos cuenta, que si de veras  queremos que nuestros hermanos voten en el exterior debemos exigir verdaderos planes, no simples promesas que se lleva el viento.

 

Para esta elección se van a crear urnas especiales donde votarán los salvadoreños que residen en el extranjero. Pero las ubicarán en territorio nacional, es decir, que nuestros compatriotas tendrán que venir al país a votar. Esto lo harán solo con el fin de montar un espectáculo publicitario.

 

Lo grave es que a estos hermanos les van a limitar su derecho. Pues solo podrán votar para Presidente de La República, no podrán hacerlo para Alcaldes ni Diputados. Esto significa que en lugar de mejorar estamos empeorando. En las elecciones pasadas, los salvadoreños residentes en el extranjero que venían al país para las elecciones podían votar para alcaldes o diputados o presidente. No había ninguna restricción. Pero ahora les limitarán su derecho. Todo porque se les ocurrió sacar el DUI en los EUA (por el cual pagaron casi cuatro veces mas). Parece que tenemos una democracia que avanza para atrás.

 

El voto electrónico, que se implementa con mucho éxito en diferentes países puede ser una buena alternativa, no solo de modernización del obsoleto sistema electoral que tenemos, sino que puede contribuir a elevar la calidad de la democracia facilitando el voto para todos los salvadoreños independiente de donde residamos. Creo que en unos años se comenzará a experimentar con el voto por Internet.

 

Pero previo a todo esto necesitamos implementar en el territorio nacional el voto residencial, es decir que los salvadoreños podamos votar cerca de nuestros hogares. Lo increíble es que ni siquiera esto han podido hacer los tres partidos que dominan el Tribunal Supremo Electoral. Si no son capaces de acercar las urnas y facilitar la votación a los salvadoreños y salvadoreñas que estamos en el territorio nacional, menos que van a poder llevar las urnas hasta las distintas ciudades del mundo donde nuestros hermanos viven.

 

La verdad es que gane quien gane las próximas elecciones tiene la tarea de impulsar una profunda reforma electoral. Ya lo hemos señalado en diferentes ocasiones, tenemos el sistema electoral mas obsoleto de América Latina. Esto significa que la calidad de la democracia que tenemos es de las mas deficientes. Una reforma al sistema electoral debe ser en función de la necesidad de ganar institucionalidad democrática y no de asegurar a ningún partido ventajas o prebendas. Por tanto una amplia reforma al sistema electoral debe ser visto con visión de país y no con los reducidos esquemas de derechas o izquierdas.

 

Ayutuxtepeque, Jueves, 07 de Agosto de 2008.


Tags: elecciones, democracia, hermanos lejanos

Publicado por JJmar @ 5:00  | Politica
 | Enviar