Jueves, 17 de julio de 2008

Un gran acuerdo nacional por el empleo digno.

 


El informe que ayer presentó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es verdaderamente revelador: Solo un salvadoreño de cada cinco tiene un empleo digno. Nos señala además que esta es una constante histórica y que en los últimos cuarenta años ningún gobierno incorporó el empleo como una de sus prioridades programáticas. Por tratarse de una institución de prestigio internacional y de un estudio serio, nadie puede tildarles de estar favoreciendo o afectando a nadie. El estudio es parte del Programa de Índice de Desarrollo Humano que periódicamente presenta esta institución desde hace muchos años a nivel mundial.

 

Un elemento que me llama la atención es el rol de los braceros nicaragüenses y hondureños que vienen en las temporadas a trabajar en el país. Que aparte de ser usados con fines electorales, también juegan un rol de mantener los salarios bajos. Como ellos se conforman con ganar menos y hay mano de obra en abundancia, entonces el empleador no ve la necesidad de aumentar los salarios. Por lo tanto tienen compitiendo al trabajador salvadoreño con otros trabajadores centroamericanos, pero en el propio suelo salvadoreño.

 

Según los medios de comunicación, el informe y una propuesta de pacto por el empleo del PNUD, fue entregada a los dos candidatos presidenciales, ambos la asumieron con entusiasmo.  Habría que esperar que pasa.

 

Estamos entusiasmados...

Hasta este día ninguno de los dos candidatos ha presentado un programa serio de gobierno. El FMLN habló hace varios meses de la Instalación de más de treinta mesas de trabajo por temas que elaborarían dicho programa. ARENA ha señalado que tiene un equipo de trabajo encabezado por René de León trabajando el programa. Pero ninguno ha presentado formalmente dicho plan a la nación.

 

La ausencia de un programa que sea la base de la campaña electoral es un elemento negativo que solo ayuda a la mayor polarización del país. Ambos partidos han llenado el Estadio Cuscatlán pero sus bases no saben con seguridad que harán sus candidatos si llegan la presidencia. Solo tiene una serie de propuestas verbales inconexas que muy poco dicen cuando se analizan con seriedad.

 

Creo que el PNUD les da a ambos una valiosa oportunidad de incorporar un elemento positivo en sus respectivos programas. La generación de empleo digno debe ser una de las prioridades centrales de cualquier programa de gobierno que se considere medianamente serio.

 

Pero lo más importante sería que se comience a implementar pronto. La crisis económica mundial lo vuelve más urgente todavía. El tema del empleo no puede esperar hasta que pasen las elecciones. Ya hay empresas que están despidiendo trabajadores para adecuarse al impacto que les acarreará dicha crisis. Esto denota una actitud de nula solidaridad y buscar que sean nuevamente los más desposeídos los que paguen el costo de los platos rotos.

 

No pienso perder ganancias.

Por ello un pacto económico social es urgente. Este debe concretarse entre los principales agentes económicos y los partidos políticos. Solo un gran acuerdo entre Empresarios, Trabajadores, Estado y Partidos Políticos puede contribuir a sacarnos de la crisis.

 

Algo similar quedó estipulado en los Acuerdos de Paz con el Foro de Concertación Económico y Social, pero no se concretó. Por un lado los empresarios retrazaron su constitución para finalmente sabotearlo y por el otro, el FMLN no entendió su importancia y no ejerció la presión necesaria. Esto nos demuestra las dificultades que conlleva. Pero ahora se trata de enfrentar como país graves e históricos problemas así como la crisis económica mundial.

 

Un Pacto Económico Social debe contener elementos centrales como:

 

a)   El mantenimiento de los actuales puestos de trabajo y no despidos injustificados o por razón de la crisis.

 

b)   Creación masiva de nuevos empleos productivos (el agro puede ser la gran posibilidad)

 

c)   Aumento General de salarios.

 

d)   Congelar temporalmente los precios de un conjunto de productos de la Canasta Básica Alimentaria. Garantizando su existencia en el mercado y el combate a la especulación y el acaparamiento.

 

e)   Compromiso de los trabajadores de mejorar la productividad.

 

Este pacto Económico Social debería estar listo para antes del fin de año. No puede quedar para la buena voluntad del que gane las elecciones. Además sería saludable involucrar a los Partidos Políticos a un debate serio con otros sectores, que los aleje del tradicional insulto como tónica de campaña electoral.

 

Entonces no habrá campaña

Un Pacto de esta naturaleza le daría sentido, entonces, a las promesas de generación empleo de cualquier plataforma programática partidaria. Demostraría con hechos que las propuestas electorales no son simplemente promesas vacías. Reduciría los temores en unos de un gane de la izquierda y en otros de que vuelva a ganar la derecha.

 

Insisto en que estos procesos son complejos y difíciles. Hay a estas alturas muchos intereses en juego y poco tiempo. Pero en estos desafíos está la clave del futuro de nuestra nación. Todo lo valioso cuesta trabajo y esfuerzo. Solo las cosas que no valen la pena son fáciles de implementar.

 

Ayutuxtepeque, jueves, 17 de julio 2008.

 

 


Tags: PNUD, desarrollo humano, El Salvador.

Publicado por JJmar @ 5:00  | Situacion Actual
 | Enviar