Martes, 11 de marzo de 2008

Vuelve la brutalidad policial a El Salvador.

 
 Tomen sus Derechos Humanos!


Son cada vez mas frecuentes las denuncias públicas de violencia que elementos policiales ejercen contra la ciudadanía, especialmente los jóvenes. Todavía están frescas las heridas causadas por un grupo de agentes policiales a varios de estudiantes al interior de un centro escolar. Ahora aparece en los periódicos la noticia de otro joven que falleció a causa de la golpiza que agentes policiales de las unidades antipandillas le propinaron.

 

En ambos casos se trata de jóvenes estudiantes alejados de las actividades delincuenciales. Jóvenes que por el hecho de su edad, han sido víctimas de la represión de un cuerpo de seguridad que debería estar para protegerlos.

 

Los anteriores casos han tenido connotación por haber sido retomados por los medios de comunicación, pero a diario los salvadoreños nos enteramos de acciones de violencia de la policía contra ciudadanos honrados, gente humilde (especialmente) que son golpeados o vejados por elementos policiales.

 

Distintos sectores de la vida nacional han expresado preocupación por estos hechos, que denotan un claro proceso de desnaturalización del órgano policial. Cada vez mas nuestra PNC se va pareciendo mas a los viejos cuerpos de seguridad que quedaron eliminados con los Acuerdos de Paz.

 

 Y dígame...¿Como se siente?

Estamos volviendo a los días en que ser joven o ser pobre constituía delito. Pareciera que los agentes policiales ven en todo joven o persona humilde un potencial sospechoso. Y descargan contra ellos toda su prepotencia.

 

Hasta ahora, los altos funcionarios de seguridad nos dicen que son hechos aislados, que a la PNC le falta alguna preparación para enfrentar situaciones especiales. En síntesis le restan importancia a lo que está sucediendo. Pero la realidad nos dice que las cosas son al revés, que la violencia policial constituye un hecho cotidiano y generalizado. Que por el contrario, la excepción y lo aislado es el trato respetuoso a la ciudadanía.

 

Por ello insisto nuevamente en la necesidad de volver a los principios que le dieron vida a la Institución policial. Ese conjunto de valores, de respeto a los derechos humanos, de espíritu de servicio, no deben ser olvidados. Pero no se trata únicamente de reforzar en esas áreas los programas de la Academia Nacional de Seguridad Pública, que les imparten a los alumnos. Se trata de convertir estos valores en la práctica cotidiana de la institución policial. En la cual los jefes deben dar el ejemplo. Se trata de fortalecer los instrumentos de control internos como la Inspectoría, para que velen por el respeto a los derechos de la gente.

 

Por ahora esperamos que estos hechos no queden en la impunidad. Deben deducirse las responsabilidades. Pero no solo del o los agentes rasos que participaron en los hechos, en estos casos también hay mandos comprometidos. Ellos también deben responder, si es preciso con mayor responsabilidad por los delitos cometidos.

 

Con estas medidas de justicia tendríamos al menos un buen comienzo. Sería un mensaje a los malos elementos policiales (que espero no sean todavía la mayoría) de que la conducta de respeto al ciudadano es fundamental. Queremos hechos y no discursos.

 

Ayutuxtepeque, Martes, 11 de Marzo de 2008.


Tags: derechos humanos, policía

Publicado por JJmar @ 9:28  | Situacion Actual
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 11 de marzo de 2008 | 13:16
?Sab?s cual es el problema JJMar? Que asi como los ej?rcitos surgieron en Am?rica para luchar contra el colonialismo y luego se pusieron al servicio del feudalismo y del gran capital, as? ha sucedido con la PNC. Surgi? de los acuerdos de paz, pero luego fue dirigida por personas pertenecientes al partido en el poder, quienes est?n instrumentaliz?ndola para sus objetivos pol?ticos. ?Tendremos otro "cuerpo de seguridad" represivo como la vieja guardia nacional del PCN?
Tenemos que estar pendientes, y no olvidar que los manifestantes de Suchitoto estuvieron a un pasito de ser condenados por "terroristas" por supuestamente poner en peligro la vida del presidente.
Figueroa es un recalcitrante derechista que "no se toca los huevos" para hacer mierda a todo lo que le huele a oposici?n. El es quien le da los lineamientos a la PNC.
Publicado por Invitado
Martes, 11 de marzo de 2008 | 13:54
Lo grave es que se est? gestando una PNC represiva al servicio de la estructura enquistada dentro del COENA, dirigida por un grupo de ganster que se han adue?ado pr?cticamente del gobierno salvadore?o.
Tony Saca y Ren? Figueroa, los nuevos capos de la mafia. Ya ni los verdaderos areneros los quieren cerca y les tienen miedo.