Martes, 22 de enero de 2008
Imagen

El Salvador es un pa?s ubicado en una zona priviligiada por la naturaleza, con lugares realmente impresionantes, con el tama?o justo para poder visitarlo de punta a punta en un d?a, conociendo monta?as, valles, r?os, lagos y playas, pero en especial las costas son lugares m?gicos y de una belleza adictiva y basta con sentarse a la orilla de la playa, cualquier playa a las 5:30 de la tarde y simplemente la magia llega por si sola.

Ya sea en un lujoso hotel o en la champita de la ni?a Noy en el Majahual, simplemente tomamos una buena posici?n, en la arena o c?modamente arrellanados en un canap?, hamaca o silla y tenemos acceso a una de las cosas mas grandiosas que el ojo humano puede ver: El ocaso en el mar, a la orilla de la playa y lo mejor de todo es que es absolutamente gratis.... por lo menos actualmente todav?a es asi, pero imagino que pronto encontrar?n la manera de privatizar los ocasos en la playa, envasarlos y llevarlos a las casas con proyecciones hologr?ficas o algo asi, pero mientras eso sucede, es nuestro privilegio y derecho disfrutarlos.

Como dije, por suerte todav?a es gratis y ver un ocaso resulta uno de los lujos que los salvadore?os nos podemos dar sin gastar mucho dinero ya que si no vivimos a la orilla del mar, entonces tomamos un bus y en el lapso de una o dos horas (en el peor de los casos) ya estamos en el mar y aunque pernoctemos en una champita con piso de arena y derecho a que los cangrejos no piquen los pi?s, (como me ha tocado muchas veces) es un espect?culo que todos deber?amos apreciar al menos una vez al a?o.

El ocaso en la playa muchos lo ven ya borrachos, otros perfectamente sobrios, algunos los disfrutan francamente enamorados y otros cruelmente despechados, para ciertas personas el ocaso trae recuerdos tristes como de los seres queridos que ya partieron y a quienes les encantaba ver el atardecer en el mar.

Hay quienes lo ven con los ojos llenos de alegr?a o de l?grimas, de cualquier manera un ocaso en el mar no puede pasar desapercibido llenandonos de recuerdos, de esperanzas, de dulce felicidad o de melancol?a, el ocaso sigue siendo nuestro, para inspiraci?n de los poetas, delicia de los pintores, y simple gozo de nosotros, los que no podemos hacer otra cosa mas que admirarlo.

Realmente, a m? no me gusta ba?arme en el mar, pero los atardeceres en la playa son otra cosa.

Imagen


A por el mar

(Luis Eduardo Aute)


El mar, que fue una palabra
vac?a y sin horizonte,
hoy es un ni?o que canta
sobre cuarenta prisiones,
un ni?o que se despierta
como una ola gigante,
lleva en un pu?o una perla
y un coral rojo en la sangre.

A por el mar,
a por el mar que ya se adivina,
a por el mar,
a por el mar, promesa y semilla
de libertad,
a por el mar, a por el mar...

El mar nos est? esperando
a poco tiempo del sue?o,
s?lo es cuesti?n de unos pasos,
esos que reprime el miedo,
vayamos, pues, a abrazarlo
como un amante que vuelve
de un tiempo que nos robaron,
ese que nos pertenece.

El mar es m?s que un paisaje,
tambi?n es un sentimiento,
es un coraz?n que late
neg?ndose a seguir muerto;
no rinde m?s obediencia
que la que exigen los vientos,
no lo sujetan cadenas
ni se detiene ante el fuego.

Tags: playa, ocasos

Publicado por hunnapuh @ 7:40  | Lugares y costumbres
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Reyzope
Martes, 22 de enero de 2008 | 11:39
De las doscientas millas marinas, la derecha ha vendido 180 a las transnacionales a quienes se les ha dejado amplia libertad de utilizacion de estas.

Pero, de qu? manera las van a utilizar?

En un programa cientifico que vi por cable, el biologo de renombre internacional David Suzuki, opinaba sobre las utilizaciones abusivas de los lechos marinos (fondos del mar), que iban desde utilizarlos como basureros industriales, basureros de armas viejas, hasta basureros de isotopos radiactivos.

Estos isotopos radioactivos son los que han sido utilizados en las centrales nucleares y que se han convertido en basura. El gobierno de EEUU ya los ha utilizado para fabricar municiones, con el fin de que estas municiones perforen a bilndados. Pero isotopos hay demasiados y los excedentes los entierran o los depositan en los fondos marinos, en envoltorios especiales.

Arena nunca le dira al pueblo c?mo estos lechos y mar son utilizados!!

PS: El Nuevo Trompudo es la buena direcci?n
Publicado por Invitado
Martes, 22 de enero de 2008 | 17:34
V?alo de esta manera don Zope, los ocasos seguir?n brillando (de verde radioactivo) en nuestras playas a?nque el sol ya se haya ocultado.

Flash