Lunes, 14 de enero de 2008
Naomi Klein y la Doctrina del Shock
Imagen

Naomi Klein, nacida en Canada en el a?o 1970, es economista pol?tica, periodista y escritora, autora de libros anti globalizaci?n como el conocido libro-ensayo "No Logo" (el poder de la marca) publicado en el a?o 2000, escribi? el a?o pasado un libro que ya est? causando revuelo, "La doctrina del Shock", basada en una de las premisas de Miltron Friedman, considerado el Marx del Capitalismo.

?S?lo una crisis produce un verdadero cambio. Cuando esa crisis ocurre, las acciones que son emprendidas dependen de las ideas que existen por ah?.?
Milton Friedman

Posiblemente Naomi sea tildada como autora de teorias conspirativas, pero no podemos dejar de pensar en que quiz? vale la pena ponernos a recapitular sobre si durante los terremotos del 2001 nos clavaron una que otra reforma no popular, la cual en nuestro estado l?cido (antes del terremoto) no hubiesemos aceptado o que durante el per?odo de Shock luego del la muerte de los antimotines aquel fat?dico 5 de Julio que nos legara al final la famosa y discutida Ley Antiterrorista.....



Leanse ademas la siguiente Interesante entrevista de Amy Goodman a Naomi Klein (Contrario a la costumbre, esta vez les hago un Copy Paste completo por lo intesante de la misma.... (Solo quiero a?adir que noten lo educada que resulta Amy Goodman, que hace una pregunta puntual y luego deja que su invitada se extienda, sin interrumpirla y mas adelante arroja otra pregunta tambien muy puntual, haciendo una verdadera entrevista y no una discusi?n de puntos de vista como usualmente hacen nuestros entrevistadores locales....jeje, no es ninguna alusi?n a nadie en particular, pero uds. sabr?n de lo que hablo)




AMY GOODMAN: Me alegra que est? con nosotros, Naomi. ?Por qu? no comienza por hablar sobre lo que considera exactamente que es la doctrina del choque?

NAOMI KLEIN: Bueno, la doctrina del choque, como todas las doctrinas, es una filosof?a de poder. Es una filosof?a sobre c?mo lograr sus propios objetivos pol?ticos y econ?micos. Y es una filosof?a que sostiene que la mejor manera, la mejor oportunidad, para imponer ideas radicales de libre-mercado es en el per?odo subsiguiente despu?s de un gran choque. Ahora bien, ese choque podr?a ser una cat?strofe econ?mica. Podr?a ser un desastre natural. Podr?a ser un ataque terrorista. Podr?a ser una guerra. Pero la idea, como acab?is de ver en la pel?cula, es que esas crisis, esos desastres, esos choques ablandan a sociedades enteras. Las dislocan. La gente se desorienta. Y se abre una ventana, exactamente como la ventana en la c?mara de interrogatorio. Y en esa ventana, se puede introducir lo que los economistas llaman la ?terapia de choque econ?mico.? Es una especie de extrema cirug?a de pa?ses enteros. Es todo de una vez. No es, sabe, una reforma por aqu?, otra reforma por all?, sino el tipo de cambio radical que vimos en Rusia en los a?os noventa, que Paul Bremer trat? de imponer en Iraq despu?s de la invasi?n. De modo que eso es la doctrina del choque.


Y no significa que se pretenda que los derechistas en una ?poca contempor?nea sean los ?nicos que han explotado alguna vez una crisis, porque esta idea de explotar una crisis no es ?nica en cuanto a esta ideolog?a en particular. Los fascistas los han hecho. Los comunistas estatales lo han hecho. Pero se trata de un intento de comprender mejor la ideolog?a con la que vivimos, la ideolog?a dominante de nuestros d?as, que es la econom?a de mercado desinhibida.



AMY GOODMAN: Explique qui?n es Milton Friedman, al que arrostra en?rgicamente en este libro.


NAOMI KLEIN: Bueno, arrostro a Milton Friedman porque es el s?mbolo de la historia que estoy tratando de cuestionar. Milton Friedman muri? el a?o pasado. Muri? en 2006. Y cuando muri?, vimos como lo describieron en tributos muy pomposos como si fuera probablemente el intelectual m?s importante del per?odo de la posguerra, no s?lo el economista m?s importante, sino el intelectual m?s importante. Y considero que se puede construir un argumento contundente en ese sentido. Fue consejero de Thatcher, de Nixon, de Reagan, del actual gobierno de Bush. Dio clases a Donald Rumsfeld en los primeros d?as de su carrera. Asesor? a Pinochet en los a?os setenta. Tambi?n asesor? al Partido Comunista de China en el per?odo clave de reforma a fines de los a?os ochenta. As? que tuvo una influencia enorme. Y habl? el otro d?a con alguien quien lo describi? como el Karl Marx del capitalismo. Y creo que no es una mala descripci?n, aunque estoy segura de que a Marx no le habr?a gustado demasiado. Pero fue realmente un popularizador de estas ideas.


Ten?a una visi?n de la sociedad, en la que el ?nico papel aceptable para el Estado es implementar contratos y proteger fronteras. Todo lo dem?s debe ser abandonado por completo al mercado, sea la educaci?n, los parques nacionales, la oficina de correos, todo lo que podr?a producir un beneficio. Y realmente vio, supongo, que las compras ? la compra y la venta ? constituyen la forma m?s elevada de democracia, la forma m?s elevada de la libertad. Y su libro m?s conocido fue ?Capitalism and Freedom? [Capitalismo y libertad].


De modo que cuando muri? el a?o pasado, a todos nos sirvieron un recuento de la versi?n oficial de c?mo esas ideas radicales de libre-mercado llegaron a dominar el mundo, c?mo barrieron por la antigua Uni?n Sovi?tica, Latinoam?rica, ?frica, c?mo esas ideas triunfaron durante los ?ltimos treinta y cinco a?os. Y me impresion? tanto, porque yo estaba escribiendo este libro, que nunca hab?amos o?do hablar de violencia, y nunca o?mos hablar de crisis, y nunca o?mos hablar de choques. Quiero decir, la historia oficial es que estas ideas triunfaron porque dese?bamos que as? fuera, que el Muro de Berl?n cayera, y la gente exigi? tener sus Big Macs junto con su democracia. Y la historia oficial del auge de esta ideolog?a pasa de Margaret Thatcher diciendo: ?No hay alternativa,? a Francis Fukuyama diciendo: ?La historia ha terminado. El capitalismo y la libertad van mano en mano.?


Y por lo tanto, lo que trato de hacer con este libro es contar la misma historia, las coyunturas cruciales en las que esta ideolog?a ha dado un salto adelante, pero reinserto la violencia, reinserto los choques, y digo que existe una relaci?n entre las masacres, entre las crisis, entre los grandes choques y golpes duros contra pa?ses y la capacidad de imponer pol?ticas que son realmente rechazadas por la vasta mayor?a de la gente de este planeta.



AMY GOODMAN: Naomi, usted habla de Milton Friedman. Exp?ndalo a la ?Escuela de Chicago.?


NAOMI KLEIN: Correcto. De modo que la influencia de Milton Friedman proviene de su papel como el popularizador real de lo que es conocido como la ?Escuela de Econom?a de Chicago.? Ense?? en la Universidad de Chicago. Estudi?, en realidad, en la Universidad de Chicago, y luego pas? a ser profesor all? mismo. Su mentor fue uno de los economistas m?s radicales del libre mercado de nuestra ?poca, Friedrich von Hayek, quien tambi?n ense?? durante un tiempo en la Universidad de Chicago.


Y la Escuela de Econom?a de Chicago realmente representa esta contrarrevoluci?n contra el Estado de bienestar. En los a?os cincuenta, Harvard y Yale y las 8 escuelas m?s prestigiosas de EE.UU. tend?an a estar dominadas por economistas keynesianos, gente como el difunto John Kenneth Galbraith, que cre?a en?rgicamente que despu?s de la Gran Depresi?n, era crucial que la econom?a sirviera como una fuerza moderadora del mercado, que suavizara sus aristas. Y esto fue realmente el nacimiento del Nuevo Trato, del Estado de bienestar, todas esas cosas que actualmente hacen que el mercado sea menos brutal, sea alguna especie de sistema p?blico de salud, seguro de desempleo, asistencia social, etc. Fue realmente ? el per?odo de posguerra fue un per?odo de tremendo crecimiento econ?mico y prosperidad en este pa?s y en todo el mundo, pero realmente afect? los m?rgenes de beneficio de la gente m?s acaudalada en EE.UU., porque fue el per?odo en el que la clase media realmente creci? y explot?.


As? que la importancia del Departamento de Econom?a de la Universidad de Chicago es que realmente fue un instrumento de Wall Street, que financi? muy, muy, considerablemente a la Universidad de Chicago. Walter Wriston, el jefe de Citibank, era muy amigo de Milton Friedman, y la Universidad de Chicago se convirti? en una especie de zona cero de esta contrarrevoluci?n contra el keynesianismo y el Nuevo Trato para desmantelarlo. De modo que en los a?os cincuenta y sesenta, fue visto como muy, muy, marginal en EE.UU., porque el gran gobierno y el Estado de bienestar y todas esas cosas que se han convertido en algo como palabrotas en nuestro l?xico gracias a la Escuela de Chicago ? no tuvieron acceso a las salas del poder.


Pero eso comenz? a cambiar. Comenz? a cambiar cuando Nixon fue elegido, porque Nixon siempre estuvo muy unido a Milton Friedman, aunque Nixon decidi? no abrazar esas pol?ticas en el interior, porque se dio cuenta de que perder?a la pr?xima elecci?n. Y creo que aqu? es donde se ve por primera vez la incompatibilidad de estas pol?ticas de libre mercado con una democracia, con la paz, porque cuando Nixon fue elegido, Friedman fue introducido como asesor ? contrat? a todo un grupo de economistas de la Escuela de Chicago. Y Milton Friedman escribe en sus memorias que pens? que por fin hab?a llegado su hora. Los trajeron desde los m?rgenes, y esta especie de grupo revolucionario de contrarrevolucionarios iba finalmente a desmantelar el Estado de bienestar en EE.UU. Y lo que sucedi? en realidad es que Nixon, mir? alrededor, consider? los sondeos y se dio cuenta de que si hac?a lo que aconsejaba Milton Friedman, perder?a con seguridad la pr?xima elecci?n. Y por lo tanto, hizo lo peor posible, seg?n la Escuela de Chicago: imponer controles de salarios y precios.


Y la iron?a es que dos figuras clave de la Escuela de Chicago, Donald Rumsfeld, que hab?a estudiado con Friedman como una especie de ? supongo que en cierto modo fue como oyente a sus cursos; no estuvo matriculado como estudiante, pero describe su per?odo como estudio a los pies de genios, y se describe como ?joven cachorro? en la Universidad de Chicago ? y George Shultz fueron las dos personas que impusieron controles de salarios y precios bajo Nixon y cuando Nixon declar?: ?Ahora somos todos keynesianos.? As? que para Friedman esto constituy? una terrible traici?n, y tambi?n lo hizo pensar en que tal vez no se pod?a imponer esas pol?ticas en una democracia. Y Nixon dijo genialmente: ?Ahora somos todos keynesianos,? pero la pega es que no impuso esas pol?ticas en el interior del pa?s, porque le habr?an costado la pr?xima elecci?n, y Nixon fue reelegido con un margen de un 60% despu?s de imponer controles de salarios y precios. Pero desat? a la Escuela sobre Latinoam?rica y convirti? a Chile, bajo Augusto Pinochet, en un laboratorio para esas ideas radicales, que no eran compatibles con la democracia en EE.UU. pero infinitamente posibles bajo una dictadura en Latinoam?rica.



AMY GOODMAN: Explique lo que ocurri? en Chile.


NAOMI KLEIN: Bueno, creo que los televidentes y auditores de Democracy Now! conocen ese cap?tulo en la historia, que fue que despu?s de la elecci?n de Salvador Allende, la elecci?n de un socialista democr?tico, en 1970, hubo un complot para derrocarle. Nixon dijo genialmente: ?Que la econom?a grite.? Y el complot tuvo numerosos elementos, un embargo, etc. y finalmente el apoyo para el golpe de Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Y escuchamos hablar a menudo de los Chicago Boys en Chile, pero no escuchamos tantos detalles sobre qui?nes fueron en realidad.


Y por lo tanto, lo que hago en el libro es volver a contar ese cap?tulo de la historia, pero, para m?, la agenda econ?mica del gobierno de Pinochet es mucho m?s frente y centro, porque pienso que conocemos los abusos de los derechos humanos, sabemos las redadas realizadas por Pinochet, c?mo llev? a la gente a los estadios, las ejecuciones sumarias, la tortura. Sabemos algo menos sobre el programa econ?mico que impuso en la ventana de oportunidad que le brind? el choque de ese golpe. Y es donde encaja en la tesis de la doctrina del choque.


Pienso que si se observa a Chile ? y por eso pas? un buen tiempo en el libro observ?ndolo y examin?ndolo ? vemos a Iraq. Vemos a Iraq actual. Vemos tantas similitudes entre la intersecci?n de una crisis manufacturada y la imposici?n posterior inmediata de una terapia de choque econ?mico radical. De modo que pienso en la especie de paralelos entre el per?odo de Paul Bremer en Iraq, cuando fue a Bagdad mientras la ciudad todav?a ard?a y simplemente ? ya sabe, llegu? al programa en la ?poca hablando de como hab?a desgarrado toda la arquitectura econ?mica del pa?s y la hab?a convertido en este laboratorio de las pol?ticas de libre mercado m?s radicales posibles.


Bueno, en Chile, el 11 de septiembre de 1973, mientras los tanques rodaban por las calles de Santiago, mientras el palacio presidencial ard?a y Salvador Allende yac?a muerto, hubo un grupo de as? llamados ?Chicago Boys,? que eran economistas chilenos que hab?an sido llevados a la Universidad de Chicago para estudiar con una beca total del gobierno de EE.UU. como parte de una estrategia deliberada para tratar de orientar hacia la derecha a Latinoam?rica, despu?s de que se hab?a ido tan lejos hacia la izquierda. Fue un programa muy ideol?gico financiado por el gobierno de EE.UU., parte de lo que el ex ministro de exteriores de Chile llama ?un proyecto de transferencia ideol?gica deliberada,? es decir, llevar a esos estudiantes a esa escuela muy extrema en la Universidad de Chicago e indoctrinarlos en un tipo de econom?a que era marginal en EE.UU. en la ?poca y luego enviarlos a casa como guerreros ideol?gicos.


De modo que este grupo de economistas, que hab?an fracasado en el intento de ganar a los chilenos para sus puntos de vista cuando s?lo formaban parte de un debate abierto, se quedaron en vela toda esa noche, el 11 de septiembre de 1973, y fotocopiaron un documento llamado ?el ladrillo.? Es conocido como ?El Ladrillo.? Y lo que era, era el programa econ?mico para el gobierno de Pinochet. Y tiene esas sorprendentes similitudes, Amy, con la estrategia electoral de George Bush en 2000 ? la plataforma electoral. Habla de una sociedad de propiedad, de la privatizaci?n de la Seguridad Social, de escuelas por contrato, impuesto de tipo ?nico. Todo esto proviene directamente del gui?n de Milton Friedman. El documento estuvo en el escritorio de los generales el 12 de septiembre, cuando llegaron al trabajo el d?a despu?s del golpe, y fue el programa para el gobierno de Pinochet.


As? que lo que hago en el libro es decir que estas dos cosas no constituyen una coincidencia. Cuando Pinochet muri? ? tambi?n muri? ? poco antes que Milton Friedman ? escuchamos ? o, en realidad, muri? poco despu?s de Milton Friedman ? escuchamos esta narrativa en sitios como el Washington Post y el Wall Street Journal, que dec?a: ?Por cierto, desaprobamos sus violaciones de los derechos humanos,? y hac?a como si hicieran gestos de desaprobaci?n ante las atrocidades que sabemos en Chile, ?pero en la econom?a fue sensacional,? como si no hubiera conexi?n entre la revoluci?n de libre mercado que pudo imponer y las extraordinarias violaciones de los derechos humanos que tuvieron lugar al mismo tiempo. Y lo que hago en el libro, y lo que hacen muchos latinoamericanos en su trabajo, es conectar evidentemente las dos cosas y decir que habr?a sido imposible imponer este programa econ?mico sin la extraordinaria represi?n y la demolici?n de la democracia.



AMY GOODMAN: Hablemos del choque en el sentido de la tortura. Es donde usted comienza diciendo: ?Vac?o es hermoso.? H?blenos de eso.


NAOMI KLEIN: Bueno, comienzo el libro estudiando dos laboratorios para la doctrina del choque. Como dije anteriormente, considero diferentes formas de choque. Uno es el choque econ?mico, y el otro es el choque corporal, los choques a la gente. Y no van siempre juntos, pero lo han estado en las coyunturas cruciales. Es el choque de la tortura.


As? que uno de los laboratorios para esta doctrina fue la Universidad de Chicago en los a?os cincuenta, cuando todos esos economistas latinoamericanos fueron entrenados para convertirse en terapeutas del choque econ?mico. Otro ? y no se trata de una especie de grandiosa conspiraci?n, de que todo haya sido planificado, pero hubo otra escuela, que sirvi? como una especie diferente de laboratorio del choque, que fue la Universidad McGill en los a?os cincuenta. La Universidad McGill fue el zona cero para los experimentos que la CIA financi? para comprender c?mo ? b?sicamente c?mo torturar.


Quiero decir, fue llamado ?control de la mente? en la ?poca o ?lavado de cerebros? en la ?poca, pero ahora comprendemos, gracias al trabajo de gente como Alfred McCoy, quien ha estado invitado en su programa, que lo que investigaban realmente en los a?os cincuenta bajo el programa MK-ULTRA, cuando hubo esos experimentos en electrochoques extremos, LSD, PCP, extrema privaci?n sensorial, sobrecarga sensorial, que lo que realmente se desarrollaba era el manual que ahora podemos ver utilizado en Guant?namo y Abu Ghraib. Es un manual para deshacer personalidades, para la regresi?n total de personalidades, y la creaci?n de esa ventana de oportunidad en la que las personas son muy sugestionables, como vimos en la pel?cula. As? que McGill, en parte porque creo que la CIA consideraba que era m?s f?cil realizar esos experimentos fuera de EE.UU. ?



AMY GOODMAN: McGill en Montreal.


NAOMI KLEIN: McGill en Montreal. En aquel entonces, el jefe de psiquiatr?a era un individuo llamado Ewen Cameron. En realidad se trataba de un ciudadano estadounidense. Fue anteriormente jefe de la Asociaci?n Psiqui?trica Estadounidense, lo que creo que es bastante relevante en cuanto a los debates que tienen lugar ahora mismo sobre las complicidades en la profesi?n psiqui?trica con las actuales t?cnicas de interrogatorio. Ewen Cameron era jefe de la Asociaci?n Psiqui?trica Estadounidense. Fue a McGill para ser jefe de psiquiatr?a y para dirigir un hospital llamado el Allan Memorial Hospital, que era un hospital psiqui?trico.


Recibi? financiamiento de la CIA, y convirti? el Allan Memorial Hospital en su laboratorio extraordinario para lo que ahora consideramos t?cnicas alternativas de interrogatorio. Dosific? a sus pacientes con esos extra?os c?cteles de drogas, como LSD y PCP. Los hizo dormir, en una especie de estado comatoso hasta durante un mes. Puso a algunos de sus pacientes en una privaci?n sensorial extrema, y la intenci?n era que perdieran la idea del tiempo y el espacio.


Y lo que cre?a Ewen Cameron, o por lo menos lo que dec?a que cre?a, era que toda enfermedad mental es aprendida m?s tarde en la vida, que esos eran patrones que se establec?an m?s adelante en la vida. Era un psic?logo conductual. Y as?, en lugar de llegar a la ra?z de esos problemas y de tratar de comprenderlos, cre?a que la manera de tratar la enfermedad mental era tomar a pacientes adultos y reducirlos a un estado infantil. Y es un hecho bien conocido ? y era bien conocido en la ?poca ? que uno de los efectos colaterales de la terapia de electrochoque era la p?rdida de la memoria. Y esto era algo que era considerado, realmente, como un problema por la mayor?a de los doctores, porque los pacientes eran tratados, pueden haber informado sobre algunos resultados positivos, pero olvidaban toda clase de cosas sobre su vida. Ewen Cameron estudi? esta investigaci?n y pens?: ??Aj?!, esto es bueno,? porque cre?a que eran los patrones que eran establecidos m?s adelante en la vida, que si pod?a hacer volver a los pacientes a un estado infantil, antes de que incluso poseyeran el lenguaje, antes de que supieran quienes eran, entonces esencialmente pod?a volver a criarlos, y entonces podr?a convertirlos en personas sanas. As? que ?sta es la idea que atrajo la atenci?n de la CIA, esta idea de inducir deliberadamente una regresi?n extrema.



AMY GOODMAN: Hable de la mujer a la que visit? en la casa de reposo, que hab?a pasado por esto.


NAOMI KLEIN: S?. Comienzo el libro con el perfil de una mujer llamada Gail Kastner. Gail Kastner fue una de las pacientes de Ewen Cameron. Y le? sobre ella porque demand? con ?xito al gobierno canadiense, que tambi?n financi? a Ewen Cameron. Le? sobre su proceso, que acababa de lograr una importante victoria: recibi? una indemnizaci?n porque hab?a sido utilizada como conejillo de Indias en esos experimentos sin su conocimiento.


As? que la llam?, en realidad obtuve su n?mero de la gu?a telef?nica. Y primero se mostr? extremadamente reticente de hablar. Dijo que odiaba a los periodistas, y que le era muy dif?cil hablar al respecto, porque volver?a a vivir todas esas experiencias. Y yo dije, bueno ? ella dijo: ??De qu? quiere que hable?? Y yo dije: ?Bueno, acabo de volver de Iraq? y fue en 2004 ? ?y siento como que algo le ha sido hecho a usted, la filosof?a de lo que le hicieron a usted, tiene algo que ver con lo que vi en Iraq, que fue ese deseo de dejar en blanco a un pa?s y volver a comenzar de cero. E incluso pienso que algo de lo que vemos en Guant?namo con ese intento de imponer una regresi?n a los prisioneros mediante la privaci?n sensorial y rehacerlos se relaciona tambi?n con lo que le sucedi? a usted.? Y hubo una larga pausa. Y dijo: ?Bueno, venga a verme.?


As? que vol? a Montreal, y pasamos el d?a hablando, y comparti? su historia conmigo. Habla de sus sue?os el?ctricos, es decir, no posee muchos recuerdos de lo que le sucedi? en este per?odo, porque sufri? un choque tan extraordinario y borr? su memoria. Regres? al punto en el que chupaba su pulgar, orinaba en el suelo, no sab?a qui?n era, y no ten?a ning?n recuerdo de eso, ning?n recuerdo de que hubiera sido hospitalizada. S?lo se dio cuenta, creo, veinte a?os despu?s, cuando ley? un art?culo sobre un grupo de otros pacientes que hab?an demandado exitosamente a la CIA. Y extrajo unas pocas l?neas en los art?culos de la prensa ? regresi?n, p?rdida de lenguaje ? y pens?: ?Un momento, esto me suena como si fuera yo. Me suena como lo que he o?do decir sobre mi persona.? Y as?, fue y consult? a su familia: ??Estuve alguna vez en el Allan Memorial Hospital?? Y primero lo negaron, y luego lo admitieron. Pidi? su archivo, y ley? que, s?, hab?a sido admitida por el doctor Ewen Cameron, y vio todos esos tratamientos extraordinarios a los que hab?a sido sometida.



AMY GOODMAN: Usted habl? de Chile, hablemos de Iraq, de la privatizaci?n de la guerra en Iraq.


Hoy tenemos esta noticia urgente de Iraq. El gobierno iraqu? dice que anula la licencia de la compa??a de seguridad estadounidense Blackwater por su participaci?n en un tiroteo fatal en Bagdad el domingo. El portavoz del Ministerio del Interior, Abdul-Karim Khalaf, dijo que ocho civiles fueron muertos y trece heridos, cuando contratistas de seguridad, que se cree trabajan para Blackwater EE.UU. abrieron fuego en un vecindario predominantemente sun? en el oeste de Bagdad. Khalaf dijo: ?Hemos anulado la licencia de Blackwater y les impedimos que trabajen en todo el territorio iraqu?. Tambi?n pasaremos a los involucrados a las autoridades judiciales iraqu?es.? No qued? en claro de inmediato si la medida contra Blackwater va a ser temporal o permanente. Naomi Klein, siga de ah?.


NAOMI KLEIN: Bueno, es una noticia extraordinaria. Quiero decir, es realmente la primera vez que una de esas firmas mercenarias puede ser realmente considerada responsable. Sabe, como ha escrito Jeremy Scahill en su incre?ble libro ?Blackwater: The Rise of the [World's] Most Powerful Mercenary Army,? el verdadero problema es que no ha habido procesamientos. Esas compa??as trabajan en esa zona absolutamente gris y, o son boy scouts y nada ha ido mal, lo que no corresponde en nada a lo que sabemos sobre la forma como se comportan en Iraq y al tipo de v?deos que hemos visto en l?nea sobre sus ejercicios de tiro contra civiles iraqu?es, o la ilegalidad y la inmunidad con la que trabajan las han protegido. As? que si esto significa ? si el gobierno iraqu? realmente va a expulsar a Blackwater de Iraq, podr?a ser realmente un hito en cuanto a someter a esas compa??as a la ley y cuestionar toda la premisa de por qu? se ha permitido que tenga lugar este nivel de privatizaci?n y de ilegalidad.


Pero, sabe, mencion? que Donald Rumsfeld fue estudiante de Milton Friedman en los a?os sesenta, realmente, y el hecho sobre Donald Rumsfeld es que realmente fue m?s all? que su mentor, porque Milton Friedman, como dije anteriormente, cre?a que el ?nico papel aceptable para el gobierno, era el mantenimiento del orden, eran las fuerzas armadas. Es lo ?nico que pensaba realmente que deb?a hacer el gobierno; todo lo dem?s deb?a ser privatizado. Donald Rumsfeld estudi? con Friedman, lo vio como un mentor, celebraba su cumplea?os con ?l todos los a?os, pero realmente llev? el asunto un paso m?s lejos, porque Rumsfeld cre?a que, realmente, el trabajo de mantenimiento del orden y del combate en la guerra tambi?n pod?a ser privatizado y subcontratado. Y lo dej? bien claro.


Esta fue realmente su misi?n de transformaci?n, que pienso que no es comprendida realmente, lo radical que fue. Sabe, escuchamos esta frase, y escuchamos a Bush elogiando a Rumsfeld por su visi?n radical de la transformaci?n de las fuerzas armadas, y todo es esa especie de clich?s que son dif?ciles de comprender, pero si miramos lo que fue el historial de Rumsfeld, fue que ? sabe, escribo en el libro que lo que realmente hizo ? se trata de alguien quien, despu?s que dej? el gobierno de Ford, pas? un par de decenios trabajando en los negocios y realmente se consideraba un hombre de la nueva econom?a.


Y, es algo en lo que pienso que la investigaci?n que hice para ?No Logo? realmente se entrecruza con esta etapa del capitalismo del desastre en el que estamos ahora mismo, porque Rumsfeld aprovech? la revoluci?n en la percepci?n de marcas de los a?os noventa, en la proyecci?n de marcas corporativos, en la que ? y de eso es lo que escrib? en ?No Logo,? en la que estaban todas esas compa??as que sol?an producir productos y anunciaron con gran fanfarria que ya no producen productos, producen marcas, producen im?genes, y pueden dejar que otros, algo como contratistas inferiores, hagan el trabajo sucio de fabricar realmente cosas. Y esa fue la especie de revoluci?n en la subcontrataci?n, y ?se fue el paradigma de la corporaci?n hueca.


Rumsfeld proviene en mucho de esa tradici?n. Y cuando se estableci? como Secretario de Defensa, lleg? como lo hace un nuevo director general de la nueva econom?a que va a realizar una de esas reestructuraciones radicales. Pero lo que hizo fue tomar esa filosof?a de esta revoluci?n en el mundo corporativo y aplicarla a las fuerzas armadas. Y lo que supervis? fue el ahuecamiento de las fuerzas armadas estadounidenses, en el que esencialmente el papel del ej?rcito es crear la percepci?n de marca, es mercadear, es proyectar la imagen de fuerza y dominaci?n en el globo ? pero subcontratando cada funci?n, de la atenci?n sanitaria ? suministrando la atenci?n sanitaria a los soldados ? a la construcci?n de bases militares, que ya estaba ocurriendo durante el gobierno de Clinton, al papel extraordinario que Blackwater ha jugado y compa??as como DynCorp, que ? como sabe, como ha informado Jeremy, participan realmente en combates.



AMY GOODMAN: Y, en realidad, Blackwater que trabaja con soldados de Pinochet, pero en Iraq.


NAOMI KLEIN: S?, y quiero decir, esto es ? vemos esas capas de continuidad. Quiero decir, Paul Bremer fue asesor de Kissinger durante el gobierno de Nixon cuando el apoyo para Pinochet fue tan fuerte. As? que existen todas esas capas de continuidad hist?rica. Y por eso, supongo, mi motivaci?n para escribir el libro fue ? no ha habido responsabilizaci?n por esos cr?menes. Y en Latinoam?rica, ha habido comisiones de la verdad, ha habido juicios. Los que estuvieron al centro de esta transformaci?n muy violenta, mucho de ellos han sido realmente responsabilizados. No todos, pero muchos de ellos han sido realmente responsabilizados, si no en los tribunales, por lo menos ciertamente en una profunda e importante discusi?n p?blica de verdad y reconciliaci?n. Pero en este pa?s, eso nunca ocurri?, a pesar de que ha habido mucha informaci?n maravillosa de investigaci?n. Y porque nunca ha habido alguna responsabilizaci?n, los mismos actores siguen realmente haciendo lo mismo ahora.



AMY GOODMAN: Hable, Naomi Klein, sobre la destrucci?n de Iraq. Hable sobre ?Choque y Pavor,? la terapia econ?mica de choque de Paul Bremer, el choque de la tortura, as? como la fusi?n de todas estas cosas en Iraq.


NAOMI KLEIN: S?, bueno, como dijera, en Chile vemos esta f?rmula de triple choque y de tortura como imposici?n de estas pol?ticas. Y pienso que vemos la misma f?rmula de triple choque en Iraq. El primero fue la invasi?n, la invasi?n militar de choque-y-pavor de Iraq. Y si se lee el manual, el manual militar que explic? la teor?a de choque-y-pavor ? mucha gente piensa en el tema s?lo como si se tratara de un mont?n de bombas, un mont?n de misiles, pero es realmente una doctrina psicol?gica, que en s? es un crimen de guerra, porque dice muy brutalmente que durante la primera Guerra del Golfo el objetivo fue atacar la infraestructura militar de Sadam; pero bajo una campa?a de choque-y-pavor, el objetivo es la sociedad a escala mayor. Es una cita de la doctrina de choque-y-pavor.


Ahora, el ataque de sociedades a escala mayor es castigo colectivo, lo que constituye un crimen de guerra. No est? permitido que los ej?rcitos ataquen a las sociedades a escala mayor; s?lo est? permitido que ataquen a los ej?rcitos. As? que esta fue ? la doctrina es de verdad bastante sorprendente, porque habla de ? habla de privaci?n sensorial a escala masiva. Habla de cegar, de cortar los sentidos, a toda una poblaci?n. Y lo vimos durante la invasi?n, el apag?n de las luces, el corte de toda comunicaci?n, el enmudecimiento de los tel?fonos, y luego los saqueos, que no creo realmente que hayan formado parte de la estrategia, pero imagino que no hacer nada s? form? de alguna manera parte de la estrategia porque, por cierto, sabemos que hubo toda clase de advertencias de que hab?a que proteger los museos y las bibliotecas y no se hizo nada. Y luego tenemos la famosa declaraci?n de Donald Rumsfeld cuando fue confrontado con este hecho: ?Cosas pasan.?


As? que, fue, pienso ? fue esta idea porque el objetivo era, usando la famosa frase del columnista del New York Times, Thomas Friedman, no construir la naci?n, sino ?crear la naci?n,? que es una idea extraordinariamente violenta, si uno se detiene y piensa en lo que significa crear una naci?n en una naci?n que ya existe, algo tiene que suceder a la naci?n que ya estaba all?, y hablamos de una cultura tan antigua como la civilizaci?n en s?. De modo que pienso que porque esta fue su idea de que partir?amos de cero y esta idea que es a menudo descrita en los medios de EE.UU. como idealista, de querer construir una naci?n modelo en el coraz?n del mundo ?rabe que se extender?a a los pa?ses vecinos y llevar?a a una apertura, esta idea de construir una naci?n modelo es ? tiene toda clase de ecos coloniales. Realmente no puede ser hecho sin alg?n tipo de limpieza. Y por lo tanto, pienso que la facilidad, el nivel de acomodamiento con los saqueos, con la borradura de la historia iraqu?, tienen que ser vistos con la visi?n de: Bueno, recomenzamos de cero. As? que todo lo que ya est? all? constituye s?lo un obst?culo. As? que lo cargamos en camiones y lo vendemos en Siria y Jordania, lo que de alguna manera facilita la tarea. Y por lo tanto, creo que vimos lo mismo a muchos, muchos niveles.



AMY GOODMAN: Naomi Klein, ?c?mo encaja Abu Ghraib en este cuadro?


NAOMI KLEIN: Bueno, cito a Richard Armitage en el libro, diciendo que la teor?a, que la teor?a operativa en Iraq fue que los iraqu?es quedar?an tan desorientados por la guerra y por la ca?da de Sadam que ser?an f?cilmente llevados del punto A al punto B. Ahora, como sabemos, no fue as?. Y cuando Paul Bremer ? cuando lleg? Paul Bremer e hizo su cirug?a radical del pa?s, despidi? a todo el servicio p?blico iraqu? ? a gran parte de la administraci?n iraqu?, as? como al ej?rcito; declar? que abr?a a Iraq a los negocios, las importaciones baratas inundaron el pa?s, las empresas iraqu?es no pudieron competir. Ese primer verano, hubo una inmensa protesta pac?fica ante la Zona Verde, y qued? en claro que simplemente no iba a ser posible llevar a los iraqu?es del punto A al punto B.

Y despu?s de eso, cuando apareci? la primera resistencia armada en Iraq, la guerra fue llevada a las prisiones. Y esto tambi?n recuerda la visi?n de Donald Rumsfeld de ser esta especie de Secretario de Defensa director-general, porque, desde luego, como cualquier director general, escatim? personal para la guerra. Y no estaba en la posici?n, o la fuerza de ocupaci?n estadounidense no estaba en posici?n, para encarar este dram?tico error de c?lculo y esta especie de fantas?a de que los iraqu?es simplemente se comportar?an y aceptar?an esa terapia de choque econ?mico y este ? realmente este saqueo de su pa?s. As? que cuando los iraqu?es comenzaron a resistir, la represi?n de esa resistencia no pudo tener lugar en las calles, porque simplemente faltaba el poder personal.


As? que hicieron redadas de personas y las llevaron a las c?rceles, y utilizaron la tortura, como fue utilizada en Latinoam?rica, para enviar un mensaje a todo el pa?s. Y la tortura es siempre ? es tanto privada y p?blica al mismo tiempo. Y esto vale no importa qui?n la est? utilizando, el que para que la tortura funcione como un instrumento del terror estatal, no tiene que ver s?lo con lo que sucede entre un interrogador y un prisionero; se trata tambi?n de enviar un mensaje a la sociedad en general: esto es lo os suceder? si os apart?is de la l?nea. Y creo que la tortura fue utilizada por la ocupaci?n de EE.UU. de esa manera, no s?lo para obtener informaci?n, sino como una advertencia al pa?s.



AMY GOODMAN: Naomi, Quiero terminar esta parte de nuestra conversaci?n realizando un viaje a la inversa. El presidente Bush acaba de ir del Bayou, de Nueva Orleans, a Bagdad. Volvamos atr?s. Tanto usted como yo acabamos de estar en Nueva Orleans. Tambi?n la vi hace dos a?os en Nueva Orleans, justo despu?s del hurac?n. Coloque en este marco a Katrina y la reacci?n de EE.UU. ante el ahogamiento de la ciudad estadounidense.


NAOMI KLEIN: Bueno, Nueva Orleans es un ejemplo cl?sico de lo que llamo la doctrina del choque o capitalismo del desastre, porque hubo ese primer choque, que fue el ahogamiento de la ciudad. Y como sabe, ya que acaba de volver de Nueva Orleans, no fue ? no fue un desastre natural. Y la gran iron?a del caso es que realmente fue un desastre de esta misma ideolog?a de la que estamos hablando, el abandono sistem?tico de la esfera p?blica.


Y pienso, que cada vez vamos a ver esto, cuando hay veinticinco a?os de continuo abandono de la infraestructura p?blica, y el esqueleto del Estado ? el sistema de transporte, las carreteras, los diques ? son d?biles y fr?giles. Y la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles ha calculado que poner en condiciones el esqueleto del Estado costar?a 1,5 billones de d?lares, porque est? tan debilitado: los puentes, las carreteras y los diques.


Y por lo tanto, lo que tenemos es una especie de tormenta perfecta, en la que el debilitado Estado fr?gil se entrecruza con un clima cada vez m?s peor, el que dir?a que tambi?n forma parte de este mismo frenes? ideol?gico en busca de beneficios a corto plazo y crecimiento a corto plazo. Y cuando estos dos entran en colisi?n, viene un desastre. Y es lo que ocurri? en Nueva Orleans. Los diques fr?giles se entrecruzan con el mal tiempo, aunque ni siquiera fue tan malo. El hurac?n de Categor?a Cinco no lleg? realmente al lugar.


Y pienso que, haciendo una digresi?n, ya que estamos en Nueva York, que otro ejemplo verdaderamente poderoso de lo que pas? exactamente este verano cuando las estaciones de metro se inundaron fue ? todos se horrorizaron, porque no llovi? tanto. Pero la infraestructura estaba tan debilitada por el continuo abandono. Y ?cu?l fue el titular en el New York Sun? ?Vendan los metros.?


Primero se debilita la ideolog?a, crea el desastre, y luego ?ste es utilizado como excusa para terminar la tarea, para privatizarlo todo, y es lo que sucedi? en Nueva Orleans. Inmediatamente despu?s que la ciudad se inund?, hubo esa campa?a ideol?gica, la zona cero de la cual fue la Heritage Foundation en Washington, que siempre ha sido, supongo, el motor m?s poderoso por esta visi?n radical de libre mercado: es una tragedia, pero tambi?n es una oportunidad para rehacer por completo el Estado, es decir eliminarlo, como una explosi?n de escuelas por contrato ? las escuelas p?blicas no fueron reabiertas. Fueron convertidas en escuelas por contrato. El hospital p?blico, como el Charity Hospital, sigue cerrado con tablas. La vivienda p?blica ? y es el ejemplo m?s dram?tico ? esa horrible cita de un portavoz republicano: ?No pudimos eliminar los proyectos de vivienda, pero Dios lo hizo diez d?as despu?s de la ruptura de los diques.? Es lo que quiero decir con la doctrina del choque, esa idea de aprovechar un desastre para imponer una privatizaci?n radical.



AMY GOODMAN: Naomi, al terminar esta hora, ?qu? es lo que la horroriz? m?s al investigar la doctrina del choque?


NAOMI KLEIN: Me horroriz? que hay por ah? una reserva de literatura, que yo no sab?a que exist?a, donde los economistas la admiten. Y es lo que supongo que es lo que m?s me excita en el libro es la cantidad de citas que tengo de propugnadores a muy alto nivel de la econom?a de libre mercado, todos desde Milton Friedman a John Williamson, quien es el hombre que acu?? la frase ?el Consenso de Washington,? admitiendo entre ellos, no en p?blico, sino entre ellos, en algo como documentos tecnocr?ticos, que nunca han podido imponer una cirug?a radical de libre mercado si no hay una crisis en gran escala, es decir que la misma gente que propugna que el mito central de nuestra ?poca, que la democracia y el capitalismo van mano en mano, sabe que se trata de una mentira, y lo admite por escrito.


AMY GOODMAN: Bueno, gente, habr? m?s. Continuaremos m?s adelante esta conversaci?n y la presentaremos en una transmisi?n m?s adelante. Gracias, Naomi.


NAOMI KLEIN: Much?simas gracias, Amy.

Tags: Naomi Klein, Doctrina del Shock, conspiraciones

Publicado por hunnapuh @ 12:00  | Educacion y Cultura
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 26 de mayo de 2008 | 13:55
Quisiera agregar un peque?o comentario a este art?culo NK en los Agradecimientos de su libro <i>La Doctrina del Shock<i> dice lo siguiente: "No soy economista, pero mi hermano, Sth Klein, director del Centro Canadiense para Pol?ticas Alternativas en la Columbia Brit?nica, es mi arma secreta..." aunque si es parte de la London School of Economics.
Publicado por Invitado
Jueves, 17 de junio de 2010 | 6:16

Para aquellos que les interesa el futuro, les recomiendo dos libros que en Internet son gratuitos. Me refiero a:

 

EL SHOCK DEL SIGLO XXI

¿Por qué el mundo va hacia una crisis?

¿Como haremos para salir de ella?

 

 

LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS

¿Cómo evolucionaran las casas, computadoras,

automóviles, industrias, y robots del futuro?

 

LOS CUALES PODRÁN LEER O BAJAR GRATUITAMENTE A SUS COMPUTADORAS DESDE:

 

http://WWW.FUTUROFUTURO.ES.TL