Lunes, 15 de octubre de 2007
IV Congreso Internacional de Derechos Humanos - Herbert Anaya -

IV Congreso Internacional de Derechos Humanos
- Herbert Anaya -


Herbert era un militante cristiano, abogado de 33 a?os y padre de cinco ni?os. Coordinador de la Comisi?n de Derechos Humanos de El Salvador -CDHES-, no gubernamental. Fue asesinado delante de sus hijos, a la salida de su casa, en San Salvador, el 26 del mes de octubre de 1987.

"El asesinato de Herbert fue la culminaci?n de todas las acusaciones y amenazas del COPREFA -Comit? de Prensa de la Fuerza Armada-, y por diferentes voceros gubernamentales", denunci?, en aquella ?poca, la CDHES. Pol?ticamente signific? la negaci?n del gobierno a cumplir los acuerdos de Esquipulas II. Desde muy joven, Herbert fue un luchador por la defensa de los derechos humanos . En 1980 asume la asistencia legal de las v?ctimas de la represi?n. En cumplimiento de esta tarea visit? las zonas de guerra para constatar los destrozos causados por los bombardeos y los asesinatos masivos, cotidianos, de su pueblo.

En mayo de 1986 es detenido por la Polic?a de Hacienda en pleno centro de la ciudad. Durante 15 d?as permaneci? desaparecido, mientras era sometido a horribles torturas f?sicas y psicol?gicas. Los m?todos m?s refinados usados por sus torturadores no consiguieron quebrar su entereza y la firmeza de sus convicciones. Cuando le piden que "colabore", para obtener la "informaci?n" que les permita acusarlo de complicidad con la guerrilla, Herbert les responde: "Hay un aspecto moral que no me permite hacerlo y me atengo a las consecuencias. Lo m?s que pueden hacer es matarme, pero lo que matar?an ser?a mi cuerpo, porque mi alma va a seguir trabajando por la justicia."

Despu?s pasa a la c?rcel de Mariona, que comparte con otros presos pol?ticos. Desde all? contin?a dirigiendo la CDHES. Liberado al cabo de 10 meses, y gracias a la presi?n popular, las amenazas y la vigilancia en torno a su casa son casi cotidianas. Pero su actuaci?n p?blica contin?a: en la Universidad Centroamericana denuncia las consecuencias del estado de excepci?n y, en un programa televisivo, hace lo propio con respecto al uso de armas ilegales en el conflicto (Bombas de Napalm, Bombas de Racimo, Bombas de F?sforo Blanco, etc). Su sentencia de muerte est? firmada. Los Escuadrones de la Muerte hacen el resto: dos hombres de civil, con armas autom?ticas de 9mm. y silenciador, pretendieron acallar su voz, la cual, hoy m?s que ayer, sigue clamando justicia...



(parte 1) Herbert Anaya Nuestra Voz no la van a Callar Nunca



(parte 2) Herbert Anaya Nuestra Voz no la van a Callar Nunca



(parte 3) Herbert Anaya Nuestra Voz no la van a Callar Nunca






.

Tags: Herbert Anaya, Derechos Humanos

Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 15 de octubre de 2007 | 13:35
Pushica tepez, siempre quedamos jodidos con vos : que pasa con las imagenes, pues? Siempre nos dejas adivinando por las fotos.

Mas vivo compashero!