Jueves, 11 de octubre de 2007
Imagen

Christian Federico Von Wernich, sacerdote argentino que fu? capellan de la Polic?a de la Provincia de Buenos Aires durante la dictadura militar de 1976 a 1983 impuesta a raiz del golpe de estado al gobierno de Mar?a Estela Martinez de Per?n, colarbor? con las torturas y fue acusado como responsable directo en tormentos y privaciones de libertad.

El pasado martes 9 de octubre de 2007 fue encontrado culpable de 34 casos de secuestro, 31 casos de tortura y 7 homicidios calificados, conden?ndoselo a reclusi?n perpetua e inhabilitaci?n perpetua para ejercer cargos p?blicos.


Lo siguiente es una recopilaci?n biogr?fica y luego una serie de noticias y enlaces.

Imagen



http://juicioavonwernich.wordpress.com/biographia/

Proveniente de una familia acaudalada y con muchas influencias dentro del poder pol?tico y econ?mico, Christian Von Wernich (Queque) naci? el 27 de mayo de 1938 en una hermosa casona de San Isidro, Provincia de Buenos Aires. Hijo de Susana Mart?nez Castro Videla y Guillermo Von Wernich, era el cuarto hermano entre 4 mujeres y seis varones; Elena, Susana, Guillermo (Guillo), Queque, Alejandro, Enrique, Cristina, Ricardo, Carlos y Silvina. Cuando Queque tenia dos a?os toda la familia se mud? a una hermosa casa en la esquina de Alvear y Quintana, de la ciudad de Concordia, Provincia de Entre R?os, ya que su padre se dedicaba a la forestaci?n de Eucaliptus y c?tricos en esa zona. Complet? su educaci?n primaria en una escuela de Monjes Capuchinos. Al terminar la escuela secundaria ingres? en el seminario de Buenos Aires pero fue expulsado al poco tiempo.

Hern?n Brienza dice en ?Maldito T? Eres?, Iglesia y Represi?n ilegal:

Definido ya como un ?se?orito alem?n? de clase media alta, ten?a por costumbre refugiarse en el Club ?Progreso?, un palacete ubicado en calle Pellegrini al 800, con piscina y jardines franceses, donde la aristocracia concordiense pod?a ocultar su ?olor a bosta?. Claro que no todos pod?an acceder al Club, pues se ten?a que pertenecer a la aristocracia agr?cola ? ganadera o a la alta alcurnia y su m?todo eficaz de selecci?n era mediante bolillas. Los votos de aceptaci?n por parte de los ilustres socios, se hac?an mediante las bolillas ?blancas? y el rechazo con bolillas ?negras?.

Por esos a?os el ?Queque? comenz? a referenciarse con los ?ni?os bien? de la Acci?n Cat?lica, lo que lo hizo relacionarse con el sacerdote Ra?l S?nchez Abelenda, conocido a trav?s de su postura teol?gica reaccionaria, amigo de la Cruz y la Espada.

Al estallar la Revoluci?n Libertadora (Fusiladora), que derroc? a Per?n en septiembre del 55, su padre Guillermo, se dispuso a festejar a lo que ellos llamaban la segunda ?Tiran?a?. A los cuatro d?as del Golpe Militar, las hordas civilizadoras de la ?gente decente?, no dejaron estatuas, cuadros, ni bustos en pie de Per?n y Evita, aparte de las duras golpizas a alg?n militante peronista que se anim? a enfrentarlos. Luego de la ?cacer?a?, los ilustres ciudadanos de Concordia, se juntaron en el Sal?n del Club ?Progreso?, revestido en boiserie, para festejar con un brindis el triunfo de las ?sanas? costumbres pol?ticas.

Luego del triunfo vinieron las peleas internas por el ?mot?n de guerra?, como ocurr?a a nivel nacional, la Libertadora (fusiladora), nucleaba a socialistas, comunistas, radicales, nacionalistas olig?rquicos y conservadores. Concordia por ese entonces, pose?a la segunda Sociedad Rural despu?s de la filial de Palermo y un poder importante lo constitu?a la masoner?a, que entr? en franco enfrentamiento con el sector nacionalista olig?rquico cat?lico del cual, el ?Queque? se sent?a representado. De all? fueron las primeras persecuciones de los ?cruzados? contra los masones. Es as?, que el gobierno de facto, nombr? rector del por entonces Colegio Nacional, a Rafael Dickestein, jud?o y mas?n, lo que provoc? una dura reacci?n en los muchachos falangistas conducidos por S?nchez Abelenda. Christian y Guillermo Von Wernich, entran en escena atacando por todos los medios a Dickestein, con bombas de alquitr?n, amenazas y hasta trataron de arrollarlo con un jeep en plena plaza 25 de Mayo de Concordia.

La otra ?cruzada? de los hermanitos Von Wernich, se produjo en el a?o 1958 durante el gobierno de Arturo Frondizi, durante el conflicto educativo entre ?libres? y ?laicos? y en Concordia se resolvi? de la ?nica manera: ?a las pi?as?, usando como armas cadenas de p?as, manoplas de hierro y garrotes.

Los enfrentamientos fueron entre los nacionalistas cat?licos de la derecha confesional, liderada por S?nchez Abelenda, con el apoyo de los Von Wernich, y los masones aliados a la izquierda comunista. Los primeros abogaban por la ?libre? y los segundos por la ?laica?. Estas fueron las haza?as del ?Queque?, en aquellos a?os mozos. Con el pasar de los a?os muchos de sus compa?eros de ruta partieron a estudiar a la universidad y ?l opt? por la incursi?n en los territorios de la fe y se inscribi? en el Seminario de Buenos Aires, pero a los dos a?os de su carrera sacerdotal volvi? imprevistamente a Concordia. Seg?n comentarios eclesi?sticos, al ?Queque? lo echaron por llegar una noche ?borracho como una esponja? y luego de destrozar completamente la habitaci?n que ten?a asignada por el Seminario.

Durante varios a?os Von Wernich anduvo viajando por el mundo. Estados Unidos, pa?ses de Europa, conociendo en particular, Alemania, pa?s que le hab?a legado su apellido. Con su pinta de var?n, hasta lleg? a conquistar a la ?Miss Argentina? de aquella ?poca. Hacia fines de los a?os 60 intenta nuevamente volver a la fe en el Seminario de La Plata, pero tambi?n lo abandon?. Tuvo un paso fugaz por la Secretar?a de Turismo de la Naci?n. Pero se cans? muy r?pido y renunci? al a?o. Hasta que a finales de 1972, decidi? por tercera vez intentar ordenarse de sacerdote y volvi? a Concordia para comunicar a sus familiares y amigos su opci?n. En la confiter?a Col?n, conocido actualmente como Caf? ? Bar ?Crist?bal?, frente a la plaza principal, un amigo suyo le pregunt? el porqu? siempre insist?a con eso de ?meterse de cura?, despu?s de todas las trapisondas que hab?a cometido. El ?Queque? lo mir? y sonriente le dijo ?porque es el ?nico empleo en el que se trabaja un d?a y se descansan seis?.

El 31 de marzo de 1974, Christian Von Wernich, se ordenaba de sacerdote y lo celebr? en la sede del Sindicato de Empleados de Comercio de la localidad de Nueve de Julio, junto a sus padres y sus hermanos, ya ten?a por entonces 35 a?os.

La relaci?n del ?Queque? con el represor Ram?n Camps, viene a trav?s de una de sus hermanas. Susana, qui?n su belleza estaba predestinada a un pr?ncipe azul, se hab?a casado con un oficial del Ej?rcito Argentino, el coronel Manuel Alejandro Morelli, quienes viv?an en la ciudad de Paran? y ten?an adem?s una excelente relaci?n con el arzobispo y luego vicario castrense, Adolfo Tortolo.

Camps y Von Wernich se conocen personalmente en una reuni?n familiar organizada por su hermana en Paran?. El sacerdote y el coronel se entendieron de maravillas desde el primer momento. El ?Queque? se convertir?a en el confesor personal del coronel, y Camps en el hombre que le abrir?a las puertas del infierno. Al fin de cuentas, la serpiente ya hab?a salido del cascar?n.

Despu?s de un paso fugaz por la Facultad de Medicina y de un viaje a Estados Unidos y Europa, se orden? como cura en el Seminario de La Plata. Su primer destino fue la ciudad de 25 de Mayo. Por entonces ya viajaba todas las semanas a La Plata, seg?n ?l mismo cont? a la revista Siete D?as.

Conoc?a a Camps porque ambos eran entrerrianos y, con el tiempo, se convirti? en su cura de confianza. Von Wernich era, adem?s, capell?n de la polic?a.

?Yo conoc? a Von Wernich mientras estuve detenido -relat? el testigo Luis Velasco a la prensa-. Lo pude ver porque ?l nos hablaba frente a frente, nos dec?a que nos sac?ramos la venda. Lo escuch? defender la tortura, el asesinato y el robo de bebes.?

En 1977, Velasco estuvo preso un mes en la comisar?a quinta de La Plata. Entonces, relata, conoci? al capell?n: ??Era terrible! Nos dec?a que no ten?amos que odiar a quienes nos torturaban porque lo merec?amos como castigo por el gran da?o que le hab?amos hecho a la sociedad. Y todo a cara descubierta. Nunca se ocult?.

Varios ex detenidos declararon haber convivido con Von Wernich en c?rceles clandestinas. Entre ellos, el periodista Jacobo Timerman. Los relatos de aquellos cuentan que el cura forjaba relaciones de confianza con los detenidos para convencerlos de que declararan. En la causa judicial se lo acus? incluso de haber oficiado como nexo entre los presos y sus familias, a las que en alg?n caso les cobr? -seg?n las acusaciones- para pagar pasajes que sacar?an a los presos del pa?s, pero esos viajes no se concretaban.

En el legajo 683 de la Conadep, el polic?a Julio Emmed da cuenta de una ?operaci?n? de la que particip? junto con el cura, que termin? con el homicidio de tres detenidos, que fueron abandonados en un descampado. ?Von Wernich me habla de una forma especial por la impresi?n que me hab?a causado lo ocurrido; me dice que lo que hab?amos hecho era necesario, que era un acto patri?tico y que Dios sab?a que era para bien del pa?s?, relat? Emmed.

Con el regreso de la democracia, la suerte de Von Wernich empeor?. En 1984 estuvo preso siete d?as en la C?mara de Diputados por haber dicho que los legisladores hac?an ?todo para que volvieran los militares?. Hac?a poco que la Conadep lo hab?a denunciado por violaciones de los derechos humanos cuando Von Wernich concedi? la entrevista que le vali? la detenci?n.

En 1988, su traslado a Bragado dividi? a la ciudad. La parroquia de Santa Rosa de Lima, su nuevo destino, estuvo casi vac?a durante meses y el 26 de noviembre de 1988 unas 1500 personas marcharon para repudiarlo.

Fue exonerado como capell?n de la polic?a bonaerense en 1985. No se sabe que haya recibido sanci?n alguna por parte de la iglesia. S? que fue trasladado a Chile y que all? dio misa hasta poco tiempo antes de su detenci?n en La Plata, en septiembre de 2003.




Testimonios:

?Mire, yo tengo una persona que puede dar fe de los distintos lugares (en los) que estuvo el se?or (Jacobo) Timerman ?declar? Camps oportunamente?, es el padre Cristian von Wernich que era el sacerdote que yo ten?a porque los detenidos recib?an asistencia espiritual? y quien la suministraba ?era el sacerdote Von Wernich, incluso el sacerdote fue condecorado por la acci?n que tuvo y/o desarroll? con los detenidos. Creo que ?agreg? finalmente? una acci?n cabal de cu?l era mi preocupaci?n por el estado de los detenidos es ponerles un sacerdote?. Jefe de la Polic?a Ramon Camps.




Se desciende a los tres cuerpos de los ex subversivos que en ese momento estaban vivos. Los tiran a los tres sobre el pasto, el m?dico les aplica dos inyecciones a cada uno, directamente en el coraz?n, con un l?quido rojizo que era veneno. Dos mueren pero el m?dico da a los tres como muertos. Se los carga en una camioneta de la Brigada y los lleva a Avellaneda. Fuimos a asearnos y cambiarnos de ropa porque est?bamos manchados de sangre. El padre Von Wernich se retir? en otro veh?culo. Inmediatamente nos trasladamos a la Jefatura de Polic?a donde nos esperaba el Comisario General Etchecolatz, el padre Christian Von Wernich y todos los integrantes de los grupos que hab?an participado en el operativo. All? el cura Von Wernich me habla de una forma especial por la impresi?n que me hab?a causado lo ocurrido; me dice que lo que hab?amos hecho era necesario, que era un acto patri?tico y que Dios sab?a que era para bien del pa?s. Estas fueron sus palabras textuales...


Testimonio de Julio Alberto Emmed, Legajo N? 683[2




La Iglesia podr?a sancionar a Christian Von Wernich
http://www.infobae.com/notas/nota.php?Idx=342694&IdxSeccion=200803

"...rezamos por ?l para que Dios lo asista y le otorgue la gracia que necesita para comprender y reparar el da?o ocasionado".

"lamentamos que haya habido en nuestra patria tanta divisi?n y odio, que como iglesia no supimos prevenir ni sanar y que un sacerdote por acci?n u omisi?n estuviera lejos de las exigencias de la misi?n que le fue confiada, nos lleva a pedir perd?n con sincero arrepentimiento"

Imagen


http://www.eltribunosalta.com.ar/edicion-salta/nacionales/20071011_222251.php


Destacan que la condena a Von Wernich es ?nica
http://www.infobae.com/notas/nota.php

La abogada querellante Marta Vedio asegur? en Radio 10 que "es la primera vez" que se produce un fallo que castiga con reclusi?n perpetua a un miembro de la Iglesia por delitos de lesa humanidad

La letrada destac? que el cura Christian Von Wernich fue sentenciado como "part?cipe necesario" de asesinatos, torturas, secuestro y desapariciones, "delitos ejecutados no individualmente, sino como integrante de un plan sistem?tico".

Marta Vedio destac? que la reclusi?n perpetua, inhabilitaci?n y las accesorias legales y costas que incluy? la condena es "una pena dura, pero correcta" y agreg? que "es la primera vez en el mundo que un integrante de la Iglesia es condenado por un tribunal nacional por delitos de lesa humanidad".

"Este es un fallo que va a marcar un rumbo en la forma en c?mo se eval?a los delitos de lesa humanidad. Von Wernich no ten?a una alta jerarqu?a, sin embargo desde ese lugar ten?a un rol importante en el aparato que comet?a los delitos", consider? la abogada, integrante de los organismos de derechos humanos.

En un fallo hist?rico, el Tribunal Federal de La Plata conden? al ex capell?n de la Polic?a Bonaerense por encontrarlo culpable de los delitos por privaci?n ileg?tima agravada y coautor en la aplicaci?n de tormentos de todos los casos que se le imputaban, 42 en total.

Asimismo, se lo conden? por siete casos de participaci?n en homicidios ocurridos durante la ?ltima disctadura militar. En palabras del juez, el fallo se decidi? en relaci?n a los cr?menes cometidos "en el marco del genocidio que tuvo la Argentina".

Tags: dictadura militar, toturas, jerarquia catolica

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios