Martes, 11 de septiembre de 2007
Imagen

Imagen



DISCURSO RADIOF?NICO DEL PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE


Seguramente ?sta ser? la ?ltima oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza A?rea ha bombardeado las antenas de Radio Magallanes.

Mis palabras no tienen amargura sino decepci?n. Que sean ellas un castigo moral para quienes han traicionado su juramento: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, m?s el se?or Mendoza, general rastrero que s?lo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al gobierno, y que tambi?n se ha autodenominado director general de Carabineros.

Ante estos hechos s?lo me cabe decir a los trabajadores:

?Yo no voy a renunciar!

Colocado en un tr?nsito hist?rico, pagar? con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podr? ser segada definitivamente.

Tienen la fuerza, podr?n avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi patria: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que s?lo fue int?rprete de grandes anhelos de justicia, que empe?? su palabra en que respetar?a la Constituci?n y la ley, y as? lo hizo.

En este momento definitivo, el ?ltimo en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lecci?n: el capital for?neo, el imperialismo, unidos a la reacci?n, crearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradici?n, la que les ense?ara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, v?ctimas del mismo sector social que hoy estar? esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjer?as y sus privilegios.

Me dirijo a ustedes, sobre todo a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que crey? en nosotros, a la madre que supo de nuestra preocupaci?n por los ni?os. Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedici?n auspiciada por los colegios profesionales, colegios clasistas que defendieron tambi?n las ventajas de una sociedad capitalista.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegr?a y su esp?ritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero que trabaj? m?s, al campesino, al intelectual, a aquellos que ser?n perseguidos, porque en nuestro pa?s el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las v?as f?rreas, destruyendo los oleoductos y los gasoductos, frente al silencio de quienes ten?an la obligaci?n de proceder.

Estaban comprometidos. La historia los juzgar?.

Seguramente Radio Magallanes ser? acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegar? a ustedes. No importa. La seguir?n oyendo. Siempre estar? junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo ser? el de un hombre digno que fue leal con la patria.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi patria, tengo fe en Chile y su destino. Superar?n otros hombres este momento gris y amargo en el que la traici?n pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho m?s temprano que tarde, de nuevo se abrir?n las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

?Viva Chile! ?Viva el pueblo! ?Vivan los trabajadores!

Estas son mis ?ltimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no ser? en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, ser? una lecci?n moral que castigar? la felon?a, la cobard?a y la traici?n.


LA MUERTE DE ALLENDE FUE UN ACTO DE COMBATE


Por ULISES ESTRADA LESCAILLE,

REVISTA TRICONTINENTAL

A los cobardes que despu?s de la acci?n m?s heroica que haya emprendido presidente latinoamericano alguno, tratan de desmeritarlo, 34 a?os despu?s les digo que para nosotros Allende muri? en combate y que si hubo suicidio, este no fue m?s que su ?ltimo acto como combatiente.

"DEFENDER? CON MI VIDA LA AUTORIDAD QUE EL PUEBLO ME ENTREG?", fueron las palabras del compa?ero Presidente Salvador Allende al pueblo de Chile en su ?ltima alocuci?n, mientras La Moneda era atacada por los militares fascistas el 11 de Septiembre de 1973, hace 34 a?os.

Un a?o antes, el 13 de diciembre de 1972, ante el pueblo de Cuba que lo escuchaba en la Plaza de la Revoluci?n Jos? Mart? de La Habana, hab?a adelantado aquel juramento al afirmar que defender?a con su vida el legado que el pueblo chileno le hab?a entregado en las elecciones presidenciales de 1970.

Y cumpli? su promesa. De su cuerpo solo pudieron arrancar la banda presidencial luego de muerto y solo muerto sali? de La Moneda.

Los golpistas han tratado de presentar su muerte como consecuencia de un suicidio.

Pero jam?s reconocieron que, acosado por fuego de artiller?a, tanques y bombardeo a?reo, aquel gran revolucionario resisti? con valent?a y hero?smo m?s de seis horas la embestida de los ?mulos de Adolfo Hitler, liderados por el fascista mayor y traidor Augusto Pinochet.

Todav?a hoy sus enemigos pretenden disminuir el hero?smo de Allende. Y no solo los de anta?o promueven esta tesis. El diario La Tercera, el cual ha venido reportando el intenso debate entre las diferentes fuerzas pol?ticas del pa?s en torno al homenaje a Allende en el 34 Aniversario de su muerte en combate, hizo referencia a los dos presidentes "suicidas": Jos? Manuel Balmaceda y Salvador Allende.

Treinta y cuatro a?os despu?s se repite la manipulaci?n de los hechos por omisi?n, una maniobra denunciada muy tempranamente por el Comandante en Jefe Fidel Castro, quien en un discurso en La Habana, el 28 de septiembre de 1973, en solidaridad con el pueblo chileno y homenaje p?stumo al doctor Salvador Allende, luego de conocer la versi?n que ten?amos entonces sobre los acontecimientos ocurridos en La Moneda, advert?a que "Los fascistas han tratado de ocultar al pueblo de Chile y al mundo este comportamiento extraordinariamente heroico del presidente Allende. Para ello han tratado de enfatizar la versi?n del suicidio. Pero si incluso, Allende, herido grave, para no caer prisionero del enemigo hubiese disparado contra s? mismo, (anoto en esto la referencia de uno de los jefes militares del Golpe que dijo que Allende hab?a sido herido por un capit?n), ese no ser?a un dem?rito sino que habr?a constituido un gesto de extraordinario valor ."

Imagen


Y continuaba Fidel en su an?lisis de aquellos tristes sucesos: "Calixto Garc?a, una de las figuras m?s gloriosas de nuestra historia, cay? prisionero del enemigo. Y cuando a la madre le informaban que su hijo estaba prisionero, ella dijo: ?ese no puede ser mi hijo! Pero cuando le dijeron que antes de caer prisionero se dispar? un tiro para privarse de la vida, ella dijo: ?ah, entonces s?, ese es mi hijo !" A los cobardes que despu?s de la acci?n m?s heroica que haya emprendido presidente latinoamericano alguno, tratan de desmeritarlo, 34 a?os despu?s les digo que para nosotros Allende muri? en combate y que si hubo suicidio, este no fue mas que su ?ltimo acto como combatiente.

Porque, ?cual era la alternativa? ?qu? le ofrec?an Pinochet y sus esbirros al presidente elegido por el 36,4 por ciento de los votos contra sus dos adversarios del Partido Nacional y la Democracia Cristiana y legitimado por el Congreso? Le ofrec?an un avi?n para que saliera del pa?s con sus familiares m?s allegados, lo cual significaba el abandono de su sagrado compromiso con el pueblo. Y ello al margen de la hoy m?s que probada intenci?n de Pinochet de derribar ese avi?n en pleno vuelo.

La decisi?n de Allende de resistir hasta el final, cuando ya La Moneda estaba semidestruida por el fuego de los tanques y luego por la aviaci?n, sea cual fuese la forma en que muri?, acredita que fue en combate y dejando un legado para la historia de Am?rica Latina que las juventudes actuales y futuras deben recordar.

El camino hacia la victoria revolucionaria est? plagado de obst?culos y cuando el enemigo con su poder?o nos ocasiona una derrota, la historia exige que los seguidores sean capaces de mantener el rumbo. Como dijera el Che, y cito: que otra mano se tienda para empu?ar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.

.
.
.

Tags: Salvador_Allende, Chile

Publicado por Tepezcuintly @ 8:26  | Internacional
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 11 de septiembre de 2007 | 14:02
ya quisieras gran becerroLatigazo!
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 19 de septiembre de 2007 | 2:30
Una calle Salvador Allende ? en el mundo

"Una calle, una avenida, una plaza, un parque, un teatro, un centro cultural, una escuela, un recinto deportivo ? que llevan el nombre de Salvador Allende, Pablo Neruda o V?ctor Jara, existen en una gran cantidad de pa?ses.

En Francia por ejemplo, donde sobrepasan el centenar, en Italia, en Espa?a, en M?xico, en Nicaragua, en Venezuela, en Brasil, en Cuba ? En Alemania, B?lgica, Canad?, Holanda, Portugal, Angola, Mozambique ? "

Alimentado esencialmente por sus lectores en fotograf?as e informaciones, el blog contiene ya datos, im?genes y comentarios provenientes de unos cuarenta pa?ses .

M?s algunas curiosidades ...



Una calle Salvador Allende
http://www.abacq.org/calle/