Martes, 24 de julio de 2007
Imagen

He recibido un excelente comentario de un buen amigo que conoceremos como ?MAST? el cual pongo a la consideraci?n de nuestros lectores, vale la pena leerlo.


VIOLENCIA CONTRA LOS "NI?OS BRUJOS"
El pasado d?a 18 de julio la Radio Vaticano hizo eco de la denuncia que hiciera la organizaci?n no gubernamental (ONG) "Save the Children", acerca de la violencia que sufren muchos ni?os en la Rep?blica Democr?tica del Congo (?frica), luego de ser acusados de brujer?a.

El informe de la ONG, titulado "La invenci?n de los ni?os brujos en la Rep?blica Democr?tica del Congo", asevera que alrededor de 70,000 ni?os han sido acusados o perseguidos por "brujer?a", la mayor?a de ellos en la capital, Kinshasa. De acuerdo a las declaraciones de Save the Children, esta violencia y abusos en contra de la ni?ez congole?a se debe a tres causas: 1) la p?rdida de los valores tradicionales, 2) el poder alcanzado por grupos religiosos como la "Iglesia del Despertar", y 3) el trauma de a?os de guerras.

La primera de ?stas se refiere a la p?rdida de valores tradicionales. ?frica, en efecto, es un continente riqu?simo en valores ancestrales basados en la cohesi?n familiar y tribal, el respeto y la solidaridad. Sin embargo, este sistema de valores tradicionales ha sido minado debido a las supersticiones que subyacen algunos grupos ?tnicos, adem?s del desprestigio a ciertos valores y la ambig?edad doctrinal de parte de ciertos grupos religiosos de reciente aparici?n. A esto se suma la consabida ruptura familiar y desintegraci?n como consecuencia de las guerras. Esta calumniosa situaci?n que sufren los ni?os congole?os no se define a cierto grupo ?tnico, ni a cierto estrato social, ni siquiera a cierto nivel educacional, ya que est? presente en todos los niveles, y la cifra antes mencionada, 70,000 ni?os y ni?as, no es para que pase desapercibida ante nuestros ojos.

Grupos religiosos, como la denominada "Iglesia del Despertar", ha convencido a sus fieles sobre la culpabilidad de los ni?os, acus?ndolos de "brujos", y responsabiliz?ndolos de las desgracias grandes o banales acaecidas en la ciudad. Ense?an que la brujer?a es la responsable de toda calamidad, de la mala suerte, de enfermedades y muertes. Esta agrupaci?n son los primeros acusadores, pero tambi?n lo son incluso los mismos padres o vecinos de los ni?os. Por supuesto, la Iglesia del Despertar se financia a trav?s de donaciones emanadas de ritos de exorcismo, por lo cual deben mantener este tipo de acusaciones, con el fin de conservar una demanda regular para este tipo de actividades. El problema se agrava cuando se demuestra en el informe de Save the Children la innegable vinculaci?n entre funcionarios estatales que se lucran mediante sobornos y cobros ilegales, o que simplemente aprueban el actuar de esta agrupaci?n religiosa.
La tercera causa hace referencia a la inestabilidad ps?quica que sufren muchos congole?os, como un fen?meno de post-guerra, de claras repercusiones en su actuar social. En efecto, ante un fen?meno negativo, da?ino y violento, act?an contra raz?n acusando de esto a los seres m?s indefensos: los ni?os y las ni?as. Abusando de su posici?n de superiores y m?s fuertes, muchas personas violentan a los ni?os con intimidaciones y golpes (violencia f?sica y psicol?gica), una actitud cobarde para no asumir las verdaderas causales de los problemas naturales o sociales.

De acuerdo al informe de la ONG, ciertos ni?os congole?os actualmente est?n considerados como una "amenaza m?s de la que hay que protegerse". "Cualquier ni?o que se aparte de la norma puede ser acusado de brujer?a. Algunos padres culpan a sus ni?os de las muertes a causa del SIDA o la malaria, del paro o de cualquier desastre natural". Los excesos son tan evidentes que, incluso en los rasgos normales del desarrollo de los ni?os, los predicadores y muchas familias congole?as ven rasgos inequ?vocos de brujer?a: mala salud, delgadez, baja estatura, aspecto desnutrido, suciedad, epilepsia, car?cter desordenado, desobediente, maleducado, nervioso, incontinencia urinaria, vaguear, etc?tera. Los ni?os nacidos con malformaciones son, en algunos grupos ?tnicos, considerados como un castigo para la madre, a ra?z de su mala conducta, o v?ctima de hechizos, e incluso que la misma madre es bruja y ha lanzado un maleficio al ni?o.
Finalmente, los ni?os discapacitados son marginados y "suponen un lastre para la familia". Es incre?ble c?mo la idiosincrasia de muchos grupos congole?os ha desde?ado de tal forma la dignidad humana, que es innegable incluso para los impedidos mentales y discapacitados.
El 14 de octubre de 1993 la Rep?blica Democr?tica del Congo ratific? la convenci?n sobre los Derechos del Ni?o, uno de cuyos textos dice:
"Los Estados Partes reconocen que el ni?o mental o f?sicamente impedido deber? disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren su dignidad, le permitan llegar a bastarse a s? mismo y faciliten la participaci?n activa del ni?o en la comunidad.
Los Estados Partes reconocen el derecho del ni?o impedido a recibir cuidados especiales y alentar?n y asegurar?n, con sujeci?n a los recursos disponibles, la prestaci?n al ni?o que re?na las condiciones requeridas y a los responsables de su cuidado de la asistencia que se solicite y que sea adecuada al estado del ni?o y a las circunstancias de sus padres o de otras personas que cuiden de ?l." (Convenci?n sobre los Derechos del Ni?o, art. 23, nn. 1-2, ONU, 20/11/1989)
Ser?a amplio reflexionar sobre el fen?meno de las sectas en la actualidad, y del da?o que causan debido a sus ideolog?as, haciendo que el "s?bado sea m?s importante que el hombre".
Pertenezcamos a la religi?n que sea, el humanismo coherente a la dignidad de hechura de un Creador debe imperar por sobre todo, en especial en casos como este que hemos expuesto en el Congo. Ante este preocupante fen?meno sectario debemos responder con acciones que pongan en el centro de todo a la persona humana, su dimensi?n comunitaria y su anhelo de relaci?n con la divinidad (cf. Documento de la IV CELAM, Santo Domingo, n. 12, y tambi?n nn. 147-152).
Eventos como este deben suscitar la plegaria de los creyentes y el actuar de instituciones como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Sin embargo, es de todo punto necesario conocer fen?menos como ?ste, con el fin de tomar conciencia de que estos hechos ocurren en pleno siglo XXI, y en el continente m?s olvidado por la actual Globalizaci?n.

MAST

San Salvador, Rep?blica de El Salvador, 20 de julio de 2007


ANEXO
Save Children denuncia violencia contra ni?os acusados de brujer?a en Congo

La ONG Save the Children denunci? hoy el abuso y la violencia que sufren miles de ni?os acusados de brujer?a en la Rep?blica Democr?tica del Congo, un fen?meno que comenz? a principios de los a?os 90 en las grandes ciudades de este pa?s.
El informe 'La invenci?n de los ni?os brujos en la Rep?blica Democr?tica del Congo', divulgado hoy por esta ONG, estima que alrededor de 70.000 ni?os han sido acusados o perseguidos por brujer?a, la mayor?a de ellos en la capital, Kinshasa. La p?rdida de los valores tradicionales, el poder alcanzado por grupos religiosos como la Iglesia del Despertar y el trauma de a?os de guerras (con cuatro millones de muertos y 1,6 millones de desplazados) han llevado a algunos colectivos a considerar a ciertos ni?os como una posible amenaza m?s de la que hay que protegerse, afirma. 'Cualquier ni?o que se aparte de la norma puede ser acusado de brujer?a. Algunos padres culpan a sus ni?os de las muertes a causa del SIDA o la malaria, del paro o de cualquier desastre natural'. Rasgos que pueden ser normales dentro del desarrollo de un ni?o para algunos predicadores y familias congole?as son se?ales inequ?vocas de brujer?a: mala salud, delgadez, baja estatura, aspecto desnutrido, suciedad, epilepsia, car?cter desordenado, desobediente, maleducado, nervioso, incontinencia urinaria, vaguear, etc?tera. Los ni?os son acusados por predicadores de la Iglesia del Despertar, por sus propios padres o por sus vecinos. No existe un perfil de familia de alto riesgo, y el problema de la brujer?a no predomina en ning?n grupo ?tnico espec?fico ni en ningunaclase social; tampoco es exclusivo de los que no han recibido educaci?n formal. Entre algunos grupos sociales, cuando un ni?o nace con alguna discapacidad se cree que la madre se ha portado mal, que ha comido algo hechizado o que ella misma es una bruja y lanzado un maleficio contra el ni?o. Los ni?os con discapacidad son marginados desde el principio y suponen un lastre para la familia, explica el informe de Save the Children. Los predicadores de la Iglesia del Despertar aseguran que la brujer?a es capaz de hacer da?o, de traer mala suerte, de extender la enfermedad y de producir matanzas. Operan gracias a donaciones que consiguen, entre otras cosas, a trav?s de los exorcismos, y con el benepl?cito de funcionarios estatales que se lucran mediante sobornos y cobros ilegales.
Fuente: Terra Actualidad - EFE (18/7/2007)
http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/save_children_congo_1705590.htm

Tags: intolerancia, racismo, abuso

Publicado por JJmar @ 8:39  | Internacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios