Lunes, 30 de abril de 2007
Hace dos a?os, si esto no es mucho tiempo, muchos argumentos fueron expuestos en pro y en contra de firmar el TLC en Centroamerica. Se escribieron profecias y la gente del gobierno salvadore?o, expus? con sus acostumbradas retalias dogmaticas, que las condiciones econ?micas ser?an favorables al firmar dichos tratados.

Entre los argumentos y la discusi?n salto a la mesa del debate el asunto de las medicinas gen?ricas y el acceso a una medicina barata que en ese tiempo aun la ciudadania pose?a.

Vale la pena evaluar y conocer las razones por las que existe falta de medicinas en estos momentos, y profundizar sobre lo que hoy sucede en el pa?s. Esta falta de medicinas, y su crisis, se repite a?o con a?o, solo delen una busqueda en el google.com, busquen la palabra: Desabastecimiento de medicamentos + la prensa Gr?fica, y al poco rato, obtendr?n las crisis que se vienen dando en el sector salud, que para alguien que escribio por all?, dice, que las razones son por los trabajadores medicos, cuando estos algunas veces, sacan dinero de sus bolsas para comprar vendas por que los hospitales p?blicos no poseen los fondos suficientes, el sector salud, y el sector educativo salvadore?o, recibe menos cantidades de dinero que el sector militar, que obtiene mas apoyo y obtiene mayores porcentajes del presupuesto nacional.

Tony Kasaca, repite como lora tonta, las mismas palabras demagogicas que seg?n ?l, le pueden servir para justificar su mala administraci?n.

Antes de la entrada al TLC, las poblaciones centroamericanas tenian acceso a medicamentos baratos, producian en cada uno de estos pa?ses, las medicinas gen?ricas, para suplir las demandas nacionales, ahora todo se desembuelve, y los pronosticos que muchos predigeron ante la catastrofe impuesta al firmar los acuerdos del TLC, hoy se estan dando, y cada d?a los precios de las medicinas van en alzamiento, al haber firmado clausulas que impiden producir medicinas gen?ricas, mucho mas baratas para suplir la demanda de este mercado nacional.

Porque han creado un monopolio a partir de destruir la competencia que producia antes la medicina gen?rica.

Hoy, podemos leer en los art?culos de la prensa, y en varios posts, de blogueros, las denuncias por la falta de medicinas. Pacientes denunciando las carencias:

Soy derechohabiente con hipertensi?n y colesterol alto. A m?, el medicamento que me han prescrito, pero que no me lo han facilitado, es la nifedipina (o adalat oros). Ojal? que la direcci?n tome conciencia.
En los ?ltimos dos meses no me han dado atorvastatina ni adalat. Las pido en su fecha, y no hay; y luego cada tres d?as, pero se pasa la fecha sin que me las den, y luego no vale la receta.
Quiero comentar que soy pensionado del ISSS, y estoy bajo tratamiento por problemas coronarios, y en los ?ltimos meses he sufrido de manera recurrente la escasez del medicamento Coreg 6.25 mg (carvedilol).



Y en otros blogs, como el del trompudo,

aparecen las siguientes denuncias:

Evelyn Machuca said...
Las farmacias del Instituto Salvadore?o del Seguro Social (ISSS) en Metrosur, en San Salvador y de la colonia Zacamil, en Mejicanos, no est?n despachando medicamentos para tratar enfermedades de alta incidencia como la diabetes, la hipertensi?n y el colesterol alto.

Ayer no se despach? atorvastatina, de uso habitual entre quienes tienen colesterol alto. La receta tampoco sirve si lo que se quiere es nifedipina (Adalat), enalapril o aspirinita, que controlan la hipertensi?n. Los diab?ticos no est?n recibiendo metformina ni glibenclamida.

?A uno le dicen: ?No hay en existencias?. Y eso es todo?, se quej? Abelardo Merche, de 50 a?os, quien padece del coraz?n y en repetidas ocasiones ha pedido permiso en el trabajo para ir en busca de sus medicamentos.

A manera de ejemplo, solo el precio de una caja con 30 tabletas de Adalat cuesta en farmacias privadas $55. Una de Atorvastatina oscila entre $25 y $35.

?No es que haya escasez completa a escala nacional?, matiza la jefa de farmacias del ISSS, Lidia de Nieto. Ella circunscribi? el problema de desabastecimiento a una mala distribuci?n, y dio cifras sobre casi todas las medicinas que ?probaban? que a?n ten?an. Pidi? a los derechohabientes que llamen antes al 2268-3118 para que les indiquen a qu? farmacia ir.


Son personas que aquejan o tienen parientes que padecen de enfermedades y necesitan tomar medicamentos diariamente para no sufrir los dolores ? paliar el sufrimiento de esas enfermedades.

Si en El Salvador, toda la poblaci?n salvadore?a tuviese acceso al internet, seguramente el google.com engine no abasteceria para dar abasto a estas voces.
Sin comentar el posteo que hace jjmar:

Las medicinas en el ISSS, realidad y propaganda.

Los trabajadores y muchas organizaciones del sector salud, privinieron desde antes, y predijeron lo que hoy d?a ocurre, pero lejos de esto, y a pesar de que los hechos, dan hoy la raz?n, las denuncias llegan a oidos sordos, la falta de medicinas se repite desde el 2004, y ahora entran en crisis el sector salud, por la falta de un gobierno ARENARCO irresponsable, que desea labar sus manos de las decisiones que ellos tomaron al firmar tratados que van en contra de los intereses nacionales y de la poblaci?n centroamericana.

El siguiente art?culo, fu? escrito en el a?o 2004, y ya en ese tiempo, se pronosticaba la crisis actual, como algun cami?n muy grande que viene sobre un cuerpo que ahora se encuentra atado de las manos.

Habra que hacer reflexionar a las personas para que se enteren de las razones verdaderas sobre lo que ocurre.
La soluci?n como siempre es librarse de esos lazos que hoy amarran no solo a El Salvador, pero a toda centroam?rica, con cadenas de pol?ticas impuestas de la neo-liberaci?n que hoy ataca a sus poblaciones.

Agregado a esto, se encuentra la intenci?n del gobierno salvadore?o, de privatizar el sector salud, por eso mismo y justamente en medio de esta crisis, proponen como siempre, medidas en v?as de privatizar este mismo sector y seguir creando los fundamentos de un estado oligopolico privado.




Centroam?rica: Lo firmado en el TLC amenaza la salud y la vida de millones
N?mero 269 | Agosto 2004

Centroam?rica
Lo firmado en el TLC amenaza la salud y la vida de millones

Una tarjeta ha circulado profusamente por Centroam?rica: una pastilla blanca aparece engarzada en una bella sortija de oro. Un lema: ?Los medicamentos no deber?an ser un lujo?. Ser? as? cuando entre en vigor el Tratado de Libre Comercio Centroam?rica-Estados Unidos. Urge la reflexi?n para impedirlo. Y urge la acci?n.

Iniciativa de acceso a medicamentos esenciales de Nicaragua

Es un camino al rev?s. Para ponerle una imagen, pongamos la de una mujer, una paciente cr?nica camino de un centro de salud en Nicaragua o en cualquier pa?s de Centroam?rica o camino de un hospital p?blico donde le extienden una receta con el nombre de un medicamento sin cuya dosis su enfermedad le ser?a m?s penosa, la vida m?s dif?cil, m?s amarga. La mujer vuelve sobre sus pasos. El camino al rev?s. En el hospital no hay ese medicamento, tampoco conseguir? una versi?n m?s barata. El precio de la medicina de marca resulta inalcanzable para quien, con su salario, no cubre ni siquiera una canasta b?sica mensual, una canasta donde nunca caben las enfermedades.

Los pasos hacia atr?s comienzan donde ella crey? que iba a empezar un nuevo camino: en el hospital. Con la receta en una mano y la otra extendida a la caridad de los que pasan tratar? de ir completando el precio detr?s del nombre de la receta. En los m?rgenes de ese papel est? el poder seguir viviendo un poco m?s, ella lo sabe. En su pa?s, su Ministerio de Salud y su Gobierno tambi?n lo saben, pero no est?n en la calle como ella, caminando hacia atr?s con un papel en la mano y la amenaza de la enfermedad y de la muerte sobre la espalda.

Hemos visto muchas veces esta escena: mujeres y ni?os, mujeres cargando ni?os en los brazos, pidiendo en los sem?foros con una receta en la mano, buscando una moneda m?s para una dosis de vida. El c?ncer, el VIH/SIDA, la malaria, la tuberculosis campean en las zonas rurales y urbanas de Centroam?rica y quienes contraen estas enfermedades dif?cilmente entender?n que los medicamentos que les permiten vivir no est?n disponibles ni accesibles porque los gobiernos de sus pa?ses acordaron reducir el acceso a medicamentos baratos a cambio de ventajas en otras transacciones comerciales.

VOCES DE ALARMA EN CENTROAMERICA: LA SALUD NO FUE PRIORIZADA

No lo entienden quienes est?n enfermos. Ni tampoco los sanos. Porque cuando se hab?an dado pasos necesarios a nivel internacional para salvaguardar el derecho del acceso a medicamentos asequibles y a la salud, especialmente en los pa?ses en desarrollo, cuando hab?a quedado relativamente establecido que la salud estaba por encima de los intereses comerciales en cualquier acuerdo de libre comercio, en Centroam?rica la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos nos ha hecho retroceder tanto que se vuelve a estar igual o peor que al principio de dar todos esos pasos.

Los pasos de este camino al rev?s son muy conocidos. En Centroam?rica compartimos la experiencia de que s?lo cuando nos asolan desastres naturales y epidemias, la Salud pasa a ser una prioridad en la agenda pol?tica de cada uno de nuestros pa?ses. Con esta experiencia, era dif?cil prever que en la negociaci?n del TLC se salvaguardara la Salud, no permitiendo que fuese amenazada con algunas disposiciones del Tratado en el Cap?tulo de Propiedad Intelectual. La Salud no fue priorizada y ahora, si todos los pa?ses ratifican el acuerdo tal como est?, nos encontraremos, sin duda, ante una situaci?n alarmante para la vida de millones de centroamericanos, muy en especial para quienes padecen enfermedades cr?nicas y graves y sobreviven en una situaci?n econ?mica m?s cr?tica. La intenci?n y las consecuencias de las disposiciones acordadas en materia de Propiedad Intelectual dejar?n a la mayor?a de estos pacientes sin la posibilidad y el derecho de acceder a medicinas asequibles, a los productos farmac?uticos gen?ricos, vitales para sobrevivir. La ?nica alternativa que les han dejado son los medicamentos de marca, con protecci?n de patente o de exclusividad de datos, cuyo costo no podr?n pagar.

ESTADOS UNIDOS: OBJETIVOS NEGOCIADORES CON PRESIONES Y AMENAZAS

El proceso de negociaci?n del TLC Centroam?rica-Estados Unidos, que transcurri? principalmente durante el a?o 2003 estuvo marcado por la presi?n de los negociadores estadounidenses para tratar temas que estaban en el l?mite o iban mucho m?s all? de lo acordado dentro del marco de la Organizaci?n Mundial del Comercio (OMC), creando as? un espacio donde las reglas de la OMC se interpretar?an como est?ndares m?nimos. A partir de ellos, Estados Unidos buscaba alternativas que reforzaran mucho m?s el espacio de influencia de sus grandes compa??as farmac?uticas. Cuando algunos puntos presentaban contradicciones claras con las disposiciones comerciales de la OMC -normas acordadas tambi?n por Estados Unidos-, los pa?ses centroamericanos argumentaban no querer salirse de ese marco. Sin embargo, prevalec?a siempre entre ellos la presi?n y las posiciones de Estados Unidos y terminaban cediendo en casi todo.

Durante nueve rondas, los equipos negociadores se estuvieron reuniendo en los diferentes pa?ses miembros. La negociaci?n concluy? oficialmente en Washington en diciembre 2003 con la firma de Estados Unidos, El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala. En enero, Costa Rica finaliz? la negociaci?n de ciertos puntos. En julio 2004, Rep?blica Dominicana fue integrada al TLC, aunque sin haber participado en la negociaci?n con los cinco pa?ses centroamericanos. La sociedad civil y los sectores privados que acompa?aron la negociaci?n enfrentaron siempre la limitaci?n de no poder acceder al texto en discusi?n, lo que hac?a muy dif?cil analizar las disposiciones que realmente se estaban negociando. S?lo se cont? con los res?menes que transmit?an los equipos negociadores. Entre todos los pa?ses negociadores s?lo Nicaragua public? el texto. Pero con restricciones que contradec?an la intenci?n de hacerlo p?blico: se pod?a acceder al texto en una ?nica computadora ubicada en el edificio del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC), pero s?lo pod?a leerse en pantalla, no estando permitido reproducirlo. Para colmo, la mayor parte del texto estaba entrecorchetada, lo que no dejaba distinguir con claridad cu?l era la posici?n actual y detallada de los negociadores.

EL ALCA PRETENDE LO MISMO Y CENTROAM?RICA SENT? UN MAL PRECEDENTE

La negociaci?n del ALCA (?rea de Libre Comercio de las Am?ricas) abarca a todos los pa?ses del continente con Estados Unidos. Actualmente, la negociaci?n del ALCA est? estancada por las resistencias expresas de Brasil, pa?s que es miembro co-presidente del proceso de negociaci?n. Junto con los otros pa?ses del MERCOSUR, Brasil est? librando la batalla m?s dura para no ceder a las presiones de Estados Unidos y para encuadrar el libre comercio en un marco que respete las normas internacionales y permita un intercambio m?s equitativo. Brasil no acepta ceder el acceso a medicamentos gen?ricos -tal como plantea el borrador del acuerdo del ALCA- a cambio de ventajas en otros temas comerciales. Sin embargo, la posici?n brasile?a no fue compartida por los pa?ses centroamericanos dentro de la negociaci?n del TLC, creando as? Centroam?rica un mal precedente para el ALCA.

Despu?s del TLC con Centroam?rica, Estados Unidos entr? a negociar con los pa?ses del ?rea andina: Per?, Ecuador, Colombia y Bolivia -se excluye a Venezuela- un tratado similar, con el claro objetivo de ir socavando, regi?n tras regi?n, las posibilidades y potencialidades de una posici?n com?n latinoamericana. La realidad est? mostrando que, tras verse obligados a transigir en algunas negociaciones multilaterales, Estados Unidos ha volcado su atenci?n a acuerdos comerciales regionales y bilaterales que tendr?n repercusiones en todas las regiones del mundo, por la interrelaci?n actual de las econom?as y tambi?n porque actuar?n como precedentes. El problema se agrava porque estos acuerdos regionales y bilaterales son pr?cticamente desconocidos para el gran p?blico, al ser frecuentemente de naturaleza muy t?cnica y al negociarse en secreto.

La perspectiva que desde Centroam?rica se tiene de la posici?n de Brasil y del MERCOSUR queda ilustrada en las declaraciones que ?lvaro Porta, director de Comercio Exterior del MIFIC de Nicaragua, hizo en la ?ltima cumbre del ALCA, celebrada en noviembre 2003 en Miami: Brasil y el MERCOSUR quieren sentarse en el mismo asiento a mirar la pel?cula sin haber pagado lo que nosotros s? hemos pagado. Este ?pago? no es otro, por ejemplo, que el aumento de los niveles de desprotecci?n de nuestros productos agr?colas. Y a?n m?s grave: el pago es la desprotecci?n de la Salud de la gente, al obstaculizar el acceso a medicamentos vitales y baratos a la mayor?a de la poblaci?n centroamericana.

LA DISCUSI?N DE LOS ADPIC: RENUNCIANDO A NUESTRAS PROPIAS VENTAJAS


Con todo tipo de altibajos, la OMC lleva a?os tratando de establecer unos est?ndares internacionales que regulen el libre comercio en todo el mundo. En 1994, tras discusiones agotadoras, se lleg? a la firma de los Acuerdos ADPIC (Acuerdos de Derechos de Propiedad Intelectual relativos al Comercio). Con ellos se trata de garantizar que todos los pa?ses miembros de la OMC tengan un sistema similar de protecci?n legal de los derechos de Propiedad Intelectual. Desde entonces se han prodigado por todo el mundo las campa?as en defensa de los ?derechos de autor? y copyrights y se ha organizado la persecuci?n legal de la pirater?a y de las copias ilegales. Y es precisamente aqu? donde radica una de las confusiones que difuminan la realidad y no permiten distinguir con claridad las consecuencias m?s negativas que una protecci?n de Propiedad Intelectual restrictiva puede tener. La equiparaci?n comercial -y moral- entre un disco, una mu?eca, una m?quina y un medicamento: ?ste es el gran problema.

Los equipos negociadores de Centroam?rica y Estados Unidos han mantenido un discurso com?n por la defensa de una ?modernizaci?n del sistema de Propiedad Intelectual?, emprendida ya de manera muy avanzada el a?o 2000, cuando todos nuestros pa?ses adaptaron o renovaron sus leyes de Patentes integrando en ellas de manera general los Acuerdos ADPIC antes de que el TLC llegara.

La propuesta estadounidense de incrementar los niveles de protecci?n, que busca defender los intereses de sus grandes empresas, es conocida como ADPIC plus, para resaltar que Estados Unidos est? buscando, en todos los acuerdos de libre comercio que promueve, unos niveles de protecci?n de la Propiedad Intelectual que vayan m?s all? de lo firmado en la OMC a trav?s de los ADPIC.

Los ADPIC establecieron est?ndares de protecci?n de la Propiedad Intelectual que resultan realmente desfavorables para los pa?ses en desarrollo. Y esto porque donde m?s se crea y se inventa es en los pa?ses m?s desarrollados, que cuentan con los recursos y los medios para invertir en investigaci?n y desarrollo, mientras que al resto de pa?ses s?lo nos toca garantizar que los pa?ses ricos reciban un pago por la patente, como recompensa por las inversiones realizadas en sus inventos y creaciones. Sin embargo, y a pesar de esta evidencia, no puede afirmarse que todo fue negativo en los ADPIC, especialmente porque contemplan una serie de flexibilidades para los productos farmac?uticos con el objetivo de proteger la Salud en los pa?ses en desarrollo, minimizando la afectaci?n que podr?an sufrir por los requisitos creados desde la perspectiva de los pa?ses desarrollados.

Las patentes sobre los medicamentos se entienden como una recompensa econ?mica por el gasto dedicado a la invenci?n o al desarrollo de una nueva mol?cula o un nuevo procedimiento. Los ADPIC se?alan que el plazo para la obtenci?n de los beneficios de una patente de un medicamento deben ser de 20 a?os. Pero, a?n as?, las patentes pueden ser tambi?n un obst?culo para el acceso a los medicamentos de la gente con menos recursos econ?micos, los ADPIC establecieron varias flexibilidades. Entre las m?s importantes est?n:

- El derecho de los pa?ses a emitir Licencias Obligatorias
- El derecho de los pa?ses a decidir cu?ndo emitir una Licencia Obligatoria.

- El derecho de los pa?ses a comprar medicamentos mediante Importaciones Paralelas.

- La libertad de los pa?ses de otorgar un per?odo concreto o no a la Protecci?n de Datos de Prueba farmac?uticos.

LICENCIAS OBLIGATORIAS: BAJO LA AMENAZA DE UNA ?LISTA NEGRA?
Las Licencias Obligatorias son un mecanismo muy importante de protecci?n de la Salud. Permiten a un gobierno, a un pa?s, ignorar legalmente la patente de un medicamento de marca que est? v?lida en cualquier pa?s y producir durante un tiempo concreto ese mismo medicamento en su forma gen?rica, lo que significa con igual eficacia y a un costo mucho m?s bajo, garantizando as? la Salud de su poblaci?n. Para emitir una Licencia Obligatoria, el gobierno debe informar a la empresa beneficiaria de la patente y darle una retribuci?n adecuada por los inconvenientes que pudiera causarle.

En Am?rica Latina, Brasil es el ?nico pa?s cuya industria farmac?utica de gen?ricos se puede considerar realmente importante. Importante son tambi?n las industrias de gen?ricos en India, Sud?frica y Canad?. Sin embargo, hasta la fecha, ni Brasil ni ning?n otro pa?s ha emitido una Licencia Obligatoria para, ignorando una patente, producir un medicamento gen?rico y abastecer a su poblaci?n. Por varias razones. En especial, por el temor a las represalias comerciales de Estados Unidos. Estados Unidos ha elaborado y mantiene como advertencia clara y como amenaza, una Priority Watching List, una especie de lista negra donde va subiendo o bajando de sus escalafones a los pa?ses en la medida en que cumplen o incumplen, seg?n su criterio, los est?ndares comerciales.

Esta Lista de Vigilancia Prioritaria la utilizan en las negociaciones comerciales para amedrentar a los pa?ses que intenten o propongan cualquier iniciativa que ponga en riesgo alg?n inter?s comercial de las empresas estadounidenses. Esta lista es eminentemente comercial, econ?mica, y en ella no cabe ning?n motivo o criterio humanitario. En diversos foros internacionales se ha denunciado la falta de ?tica de Estados Unidos al esgrimir la Watching List como instrumento de presi?n contra los pa?ses en desarrollo.

UN EFICAZ MECANISMO PARA ABARATAR LOS PRECIOS

En este contexto, ?tiene sentido mantener el derecho a las Licencias Obligatorias? Lo tiene. En primer lugar porque es un derecho, una flexibilidad otorgada por los ADPIC a la que no se debe renunciar por ning?n motivo. Y en segundo lugar, porque es tambi?n un eficaz instrumento de negociaci?n en manos de los pa?ses en desarrollo, que les permite presionar para que las multinacionales farmac?uticas bajen sus precios si quieren as? protegerse de la competencia que significar?a la producci?n masiva de medicamentos gen?ricos.
En esta estrategia de forzar a las grandes empresas a abaratar los costos de sus medicamentos de marca est? en juego la vida de millones de personas. Brasil y Sud?frica son ejemplos de buenos resultados al emplear esta estrategia. Han promovido y conseguido que las multinacionales bajen los precios de algunos medicamentos, ganando as? una batalla moral.

Otro ejemplo lo encontramos en los mismos Estados Unidos. El gobierno Bush presion? a las industrias farmac?uticas para que abarataran los precios de los medicamentos para protegerse de lo que a finales del a?o 2001, y despu?s del 11-S, pensaban ser?a una epidemia de ?ntrax provocada por ataques biol?gicos de grupos terroristas. El gobierno estadounidense amenaz? con emitir Licencias Obligatorias para bajar los precios y garantizar la protecci?n a su ciudadan?a. Al final, no fue necesario. Y, revelando sus ego?stas intereses econ?micos, pasada la amenaza en su territorio, Estados Unidos sigui? presionando por todas partes del mundo para limitar esta flexibilidad, contradici?ndose a s? mismo.

Hoy, en las negociaciones de libre comercio lideradas por Estados Unidos siempre hay disposiciones que tratan de limitar el derecho a las Licencias Obligatorias de los pa?ses en desarrollo. Buscan desestimularlos para que no se atrevan a hacer uso de ellas.

LA ASTUCIA DE LOS NEGOCIADORES ESTADOUNIDENSES

El Acuerdo de los ADPIC permite, de forma expl?cita, la emisi?n de Licencias Obligatorias y no incluye restricciones sobre las condiciones de su uso. La declaraci?n de Doha sobre ADPIC y Salud P?blica, adoptada por todos los miembros de la OMC en el a?o 2001, dice: Los miembros tienen la libertad de determinar las bases sobre las cuales pueden emitir las Licencias (p?rrafo 5.(b)). Esto significa que los pa?ses tienen el derecho de decidir cu?ndo emitir una Licencia Obligatoria.

Sin embargo, en las negociaciones bilaterales y regionales, Estados Unidos trata siempre de imponer condiciones para limitar este derecho a los pa?ses en desarrollo. El TLC con Centroam?rica no fue una excepci?n. El texto del TLC no plantea expl?citamente una limitaci?n a las Licencias Obligatorias, sino que, astutamente, se quita presi?n sobre ellas, garantiz?ndoles a las multinacionales farmac?uticas sus beneficios con otras disposiciones no directamente relacionadas, pero que indirectamente obstaculizan y casi imposibilitan la emisi?n de las Licencias Obligatorias. La astucia se concentr? en las disposiciones sobre la Exclusividad de Datos.

En los ADPIC se recomienda la Protecci?n de Datos de Prueba farmac?uticos de un medicamento original para evitar su uso comercial desleal (art?culo 39.3.) Pero no se establece ning?n per?odo obligatorio para esta Protecci?n ni otro tipo de supuestos o condiciones para aplicarla. Los medicamentos gen?ricos necesitan remitirse a estos Datos, sin los cuales no pueden registrarse. En los pa?ses en desarrollo se hace esencial que estos Datos sean del dominio p?blico y puedan ser usados.

La Importaci?n Paralela de medicamentos es otra de las flexibilidades que los pa?ses en desarrollo consiguieron en los ADPIC. Esto les permite comprar medicamentos m?s baratos y ponerlos a disposici?n de sus poblaciones cotizando en el mercado internacional el precio m?s bajo de un medicamento para importarlo cuando el precio que hay en el pa?s es m?s costoso. Cualquier obst?culo para el ejercicio de la Importaci?n Paralela es nocivo para los pa?ses en desarrollo.

REUNI?N EN DOHA: UNA DECLARACI?N HIST?RICA


En algunos de sus puntos los ADPIC estaban redactados de forma confusa y dejaban abierta las puertas a varias interpretaciones: o para endurecer los niveles de protecci?n de patentes o para ampliar e incentivar las flexibilidades que favorec?an a los pa?ses en desarrollo. ?ste es el planteamiento del abogado y economista consultor de la Organizaci?n Mundial de la Salud (OMS), Carlos Correa.

Para eliminar las dudas sobre la intenci?n y la interpretaci?n de estos est?ndares internacionales de protecci?n, todos los miembros de la OMC firmaron, en una reuni?n ministerial celebrada en Doha, Qatar, en noviembre 2001, la hist?rica ?Declaraci?n relativa al Acuerdo ADPIC y la Salud P?blica?. En ella se comprometieron a proteger la Salud P?blica por encima de cualquier otro inter?s comercial.
El mensaje principal de esta Declaraci?n, firmada tambi?n por Estados Unidos es: Acordamos que los acuerdos ADPIC no deben evitar que los pa?ses miembros tomen medidas para proteger la Salud P?blica. Al mismo tiempo, mientras que reiteramos nuestro compromiso con los acuerdos ADPIC, afirmamos que los acuerdos pueden y deben ser interpretados e implementados de manera que faciliten el derecho de los miembros de la OMC a proteger la Salud P?blica y, en particular, a promover el acceso a medicamentos para todos. A este respecto, reafirmamos el derecho de los miembros de la OMC a utilizar en toda su extensi?n las disposiciones de los Acuerdos ADPIC, que otorgan flexibilidad para este prop?sito.

ESTADOS UNIDOS: SOCAVANDO LA DECLARACI?N DE DOHA

Tras los acuerdos ADPIC y tras esta Declaraci?n de Doha, en todas las negociaciones de libre comercio que Estados Unidos ha llevado a cabo por todo el mundo -TLC con Canad? y M?xico, TLCs con Chile, Singapur, Marruecos, Centroam?rica- y con las negociaciones que est? llevando a cabo -Comunidad Andina, Panam?, Tailandia, pa?ses de la Uni?n Aduanera de ?frica del Sur- han mantenido una posici?n muy dura, pretendiendo socavar la Declaraci?n de Doha con disposiciones que garanticen el monopolio en todos esos pa?ses de los productos de sus empresas transnacionales farmac?uticas.

En la ?ltima reuni?n del ALCA, celebrada en noviembre 2003 en Miami, el Representante Comercial de Estados Unidos Robert Zoellick declar? que, a pesar de las grav?simas consecuencias que sobre la Salud tendr?a el cap?tulo de Propiedad Intelectual propuesto por su pa?s, ?l seguir?a negociando en esos t?rminos si sus colegas -los Ministros de Comercio de Am?rica Latina- as? lo quer?an.

Parece que sus colegas centroamericanos s? lo quisieron. Y as?, el ADPIC y la Declaraci?n de Doha, en lugar de haber sido el l?mite, el techo de la negociaci?n, se convirtieron en el piso desde donde esos ministros, contrapartes de Zoellick, han ido mucho m?s all?, sin considerar que por defender unos dudosos intereses comerciales est?n hipotecando la salud de la inmensa mayor?a de sus compatriotas. Lo ocurrido en el TLC con Centroam?rica es un ejemplo de una tragedia que se anuncia por s? sola.

LOS MEDICAMENTOS GEN?RICOS: ESENCIALES, PROBADOS, VALIOSOS

Seg?n la OMS, un medicamento gen?rico es un producto farmac?utico intercambiable, qu?micamente equivalente y bioequivalente al producto innovador, lo que significa que proporciona al organismo los mismos beneficios que la medicina de marca. Generalmente, los gen?ricos se fabrican sin licencia de la empresa farmac?utica originaria. Los gen?ricos pueden comercializarse bajo denominaci?n internacional com?n o tambi?n bajo otro nombre comercial.

Gen?rico no significa falsificado ni de calidad inferior. En colaboraci?n con otros organismos de las Naciones Unidas, la OMS ha puesto en marcha recientemente un proyecto para ?precalificar? los medicamentos, incluyendo entre ellos medicamentos gen?ricos. Y han sido ?precalificados? muchos antirretroviales gen?ricos, empleados en los pacientes con VIH/SIDA, afirmando la OMS que cumplen con los criterios internacionales de calidad. Esta lista se actualiza con regularidad.

Un medicamento gen?rico es una versi?n del original -el de marca- que posee la misma bio-equivalencia. Hasta ahora, demostrar esa bio-equivalencia era suficiente para registrar el medicamento y otorgarle la aprobaci?n de comercializaci?n, ya que su eficacia y seguridad en los pacientes estaba plenamente demostrada en los ensayos y pruebas previas hechas para el medicamento original. Estos ensayos y la presentaci?n de los Datos de Prueba requiere de una inversi?n considerable que las compa??as que producen medicamentos gen?ricos no se pueden permitir. Durante muchos a?os los gen?ricos de calidad han sido utilizados con eficacia y son una alternativa para miles de pacientes que dependen de ellos para vivir.

LOS GEN?RICOS GANAN EN EL ESFUERZO CONTRA EL SIDA

Al enriquecer la competencia, los medicamentos gen?ricos, fuerzan a los medicamentos de marca a bajar sus precios. La muestra m?s clara de esta potencialidad est? en lo sucedido en los ?ltimos a?os con el precio promedio de los medicamentos antirretrovirales usados en el tratamiento de los pacientes con VIH/SIDA.

En un plazo muy corto, dos a?os, la entrada al mercado de antirretrovirales gen?ricos de calidad provoc? una dr?stica ca?da del precio de los de marca, sin que esto supusiera ning?n descalabro para la industria farmac?utica multinacional. La media de los precios internacionales de los antirretroviales de marca era de unos 10 mil 500 d?lares por paciente y a?o. Despu?s que los gen?ricos entraran a competir, los de marca bajaron el a?o 2003 a 700 d?lares anuales por paciente. Y los mismos gen?ricos tambi?n fueron bajando sus precios: un tratamiento antirretroviral de primera l?nea en su versi?n gen?rica costaba al principio 2 mil 700 d?lares por paciente y a?o, y en 2003, ya se consegu?a por poco m?s de 200 d?lares. En Guatemala, el antirretroviral de marca baj? de 4 mil 198 d?lares en 2002 a 686 al a?o siguiente, cuando las versiones gen?ricas se adquir?an a 352 d?lares. Son cifras sorprendentes y aleccionadoras.

Se ha calculado que, sin acceso a los medicamentos gen?ricos, Costa Rica ver?a reducida su cobertura de salud de un 100% a un 19%, y que en los mismos Estados Unidos el gasto en salud se duplicar?a sin el uso de gen?ricos. Potenciar la competitividad de los medicamentos gen?ricos permite tambi?n a los Sistemas P?blicos de Salud adquirir mayor n?mero de insumos y no estar en constante dependencia de la buena voluntad negociadora de las empresas multinacionales o de las donaciones de organismos internacionales u ONG.

LO FIRMADO EN EL TLC: GRAVE ATENTADO CONTRA LA SALUD
Durante las negociaciones, los t?cnicos en Propiedad Intelectual de El Salvador, Costa Rica y Nicaragua admit?an que Estados Unidos quer?a tocar el tema de Salud P?blica y limitar a nuestros pa?ses los derechos a acogerse a las flexibilidades de los ADPIC. Despu?s de negociado el TLC, afirmaron que la Salud P?blica se hab?a mantenido fuera de la mesa de negociaciones para no tocarla. Pero esto es absolutamente falso.

Hoy, despu?s de firmado el TLC, los Ministerios de Salud de Centroam?rica no est?n todav?a plenamente conscientes de lo ocurrido y del da?o que a sus presupuestos ocasionar? la puesta en vigencia del TLC. Ni siquiera los Ministros de Comercio han ofrecido a la poblaci?n -?pueden hacerlo?- un an?lisis objetivo sobre lo firmado en el Cap?tulo de Propiedad Intelectual del TLC.

Las disposiciones del texto del TLC que atentan contra el acceso a los medicamentos por dificultar claramente la comercializaci?n de los gen?ricos son los siguientes:
? Art?culo 15.6 ? Se conceden per?odos compensatorios por retrasos injustificados en el otorgamiento de la patente. Esto ofrece la posibilidad de extender el per?odo de los 20 a?os de patente hasta, por ejemplo, 25 a?os. En este punto se cedi? a la t?ctica estadounidense de extender el plazo de los a?os de beneficio de los derechos de patente en un pa?s. Ya desde el principio, Estados Unidos propuso establecer los 25 a?os de patente directamente, independientemente de los retrasos. Y aunque no se le acept? ese punto, al final los negociadores centroamericanos se lo concedieron de esta otra manera.

? Art?culo 15.10.1(a) ? En este punto se le otorgan cinco a?os de Protecci?n Exclusiva de Datos a la empresa innovadora que los presente con el producto. As?, bajo ning?n concepto, el medicamento gen?rico puede acceder a esa informaci?n para registrarse. Esto retrasa, al menos en cinco a?os, la posibilidad de contar con la alternativa del medicamento gen?rico.

? Art?culo 15.10.2 (b) ? Adem?s, se establecen otros cinco a?os en los que si un medicamento es registrado por primera vez en Estados Unidos, por ejemplo, tiene la exclusividad del mercado durante cinco a?os, en todos los pa?ses del ?rea TLC, per?odo durante el cual ning?n gen?rico podr? ser registrado en nuestros pa?ses. Esto abre la posibilidad de que, durante diez a?os, se le otorgue un monopolio exclusivo al producto farmac?utico de la empresa estadounidense. Es una protecci?n adicional para los medicamentos que tengan patente o para los que est?n fuera de ella.

DATOS Y PATENTES: C?MO BLOQUEAR LA COMPETENCIA

Datos y Patentes son dos aspectos diferentes. Los derechos de Patentes son otorgados por la Oficina de Patentes en cada pa?s, dependiente de los Ministerios de Econom?a y Comercio. Las patentes se solicitan y se otorgan en cada pa?s. No existe una patente internacional. Seg?n las legislaciones centroamericanas en esta materia, los a?os otorgados de patentes no deben ser de m?s de 20 a?os, pudiendo revocarse en algunos casos.

La Exclusividad de Datos es una pr?ctica mediante la cual las autoridades reguladoras de medicamentos no permiten, durante un per?odo de tiempo fijado, que los archivos de registro de un producto original sean usados para registrar una versi?n gen?rica terap?uticamente equivalente de ese medicamento. La Exclusividad de Datos est? completamente separada de las Patentes, porque la Regulaci?n de Medicamentos y su Registro dependen del Ministerio de Salud, que no tiene nada que ver con los derechos privados de las patentes. Ahora, la Exclusividad de Datos firmada en el TLC permite el monopolio de aquellos medicamentos que, aun estando sin Patente en el pa?s, puedan ser protegidos de tal forma que ning?n otro les haga la competencia.

La Exclusividad de Datos ser? ahora un obst?culo para la emisi?n de las Licencias Obligatorias. Porque, aunque un pa?s posea el derecho de emitirlas, el medicamento gen?rico producido tendr? que registrarse y no se admitir? ese registro hasta que expire el per?odo de Exclusividad otorgado al medicamento original. Se trata de una manera de bloquear por la puerta de atr?s la posibilidad de la Licencia Obligatoria, una estrategia para no permitir que se irrespete una patente a?n cuando esto se decidiera para proteger la Salud de la poblaci?n.

Por ejemplo, si un medicamento est? registrado en Estados Unidos y -por las razones que sea- no fue registrado en Honduras, ahora la compa??a farmace?tica original tiene 5 a?os para poder registrarlo en Honduras, sin que durante ese tiempo ninguna versi?n gen?rica de ese producto pueda registrarse, d?ndosele la prioridad de mercado al original. M?s: cuando la empresa estadounidense decida registrarlo contar? con 5 a?os m?s de exclusividad de Datos, durante los cuales el fabricante de gen?ricos tampoco podr? solicitar el registro, pues no podr? usar los Datos y Prueba del original. Resultado: los pacientes no tendr?n acceso a este medicamente ni en su versi?n gen?rica ni en la de marca durante varios a?os, lo que significar? para ellos la vida o la muerte.

No puede haber ejemplos m?s claros de lo que es priorizar el bien privado comercial sobre el bien p?blico que es la Salud. ?C?mo entender que los negociadores centroamericanos, tras haber acordado estos puntos, puedan afirmar que la Salud P?blica no se toc? y que se han mantenido las flexibilidades de los ADPIC y el esp?ritu de la Declaraci?n de Doha?

LOS ?POLIC?AS? DE PATENTES

Dos puntos m?s de los acordados terminan por ensombrecer a?n m?s un panorama tan desalentador. El TLC establece normas que transforman a las autoridades nacionales reguladoras de medicamentos en ?ejecutores? efectivos de las patentes sobre medicamentos. Se otorga a la Entidad Reguladora de Medicamentos del Ministerio de Salud de cada pa?s una nueva funci?n: informar al due?o de la patente si existe en el pa?s alg?n gen?rico que desea registrarse usando la informaci?n del original. Seg?n el TLC, el Ministerio de Salud debe prohibir que esto suceda durante los cinco a?os siguientes al primer registro de ese medicamento en cualquiera de los pa?ses del ?rea TLC, no necesariamente en el del Ministerio del pa?s correspondiente, ni s?lo durante los cinco a?os siguientes al registro de ese medicamento en el pa?s.

Se acord? tambi?n algo tan extremo como considerar que un producto es nuevo y beneficiario de todos los derechos acordados por el simple hecho de que se registre por primera vez en un pa?s, ignorando que sea conocido en otros pa?ses donde se registr? anteriormente.

CENTROAM?RICA: RESIGNADOS A UNA FATALIDAD
ESTADOS UNIDOS: EMPE?ADOS EN GANAR



A la hora que Centroam?rica negociaba en conjunto todos estos puntos, tan sensibles, Estados Unidos jug? con la ventaja de que Guatemala ya hab?a aprobado un decreto sobre Exclusividad de Datos y que Nicaragua ya ten?a desde 1998 un acuerdo bilateral -aunque no claramente cumplido- con Estados Unidos, similar a algunos puntos del TLC en materia de protecci?n de Datos, a pesar de que ese acuerdo, en el caso de Nicaragua, contradice en algunos puntos la Ley de Patentes del a?o 2000, lo que hasta la fecha ning?n funcionario nicarag?ense ha parecido notar.

Estas dos ventajas a favor de Estados Unidos debilitaron la posibilidad de una posici?n com?n de todos los centroamericanos. El Salvador, Honduras y Costa Rica terminaron asumiendo las duras condiciones de un mal necesario, como una fatalidad que deb?a ser acatada y aceptada, sin ning?n cuestionamiento o an?lisis de las consecuencias y de la intenci?n que hab?a detr?s de ella.
Am?rica Latina representa s?lo un 6% en el mercado farmac?utico mundial. Lo que representa Centroam?rica en este mercado es microsc?pico: menos de un 1%. Ante estas cifras, se hace dif?cil comprender cu?l sea el inter?s de las multinacionales estadounidenses por conseguir la exclusividad de mercado en nuestra regi?n. No puede ser otro que el de ir creando modelos de acuerdos internacionales para su beneficio. Sin concesiones, dejando la posibilidad de acceso a medicamentos para la gente m?s pobre a la buena voluntad que puedan o no tener ciertas empresas o a la eventual donaci?n de ciertas organizaciones, Estados Unidos parece querer establecer par?metros que dobleguen a otros pa?ses y regiones m?s significativas comercialmente en el mercado mundial.

Los pa?ses centroamericanos coinciden m?s o menos en sus porcentajes en cuanto a presencia de gen?ricos y de medicamentos de marca en sus mercados. Los gen?ricos suelen representar un 60% y los de marca un 40%. Sin posibilidad de contar con medicamentos gen?ricos, como queda claro en lo acordado en el TLC, no es dif?cil imaginar las grav?simas consecuencias que habr? en la Salud de las mayor?as de nuestros pa?ses. Si ya hoy los presupuestos en Salud son del todo insuficientes, ahora dar?n para mucho menos de lo que suelen dar. Y las mujeres, hombres, ni?as y ni?os con una receta en la mano y la otra mano extendida buscando como completar el precio del medicamento necesario se multiplicar?n por calles y barrios de nuestras ciudades y pueblos.

EL D?A DESPU?S DE MA?ANA

El TLC est? hoy en manos de los diputados de las Asambleas y Congresos Nacionales de cada pa?s de Centroam?rica y en el Congreso de Estados Unidos. El grado de conocimiento que tienen los diputados sobre lo que se ha firmado var?a. En general, el debate del acuerdo en el nivel pol?tico, en la sociedad civil y en los medios de comunicaci?n sigue centr?ndose en el ?rea agr?cola y textil sin considerar, con la preocupaci?n que amerita, lo que se ha negociado con la Salud y con la Vida de millones de centroamericanos.

Hasta ahora, la tendencia ha sido dejar a un lado este tema por considerarlo demasiado t?cnico y poco claro. Pero, al no poner este asunto en el centro del debate se est? secundando, inconscientemente, la estrategia deliberada de Estados Unidos, que consiste en el ocultamiento o el disimulo de lo que realmente esconde el cap?tulo de Propiedad Intelectual, que es el que m?s les interesa imponer en todos los acuerdos de libre comercio que promueven por el mundo.

Unos a?os m?s o menos de patentes, unos a?os m?s o menos de exclusividad de datos, unos a?os m?s o menos de poder contar con medicamentos gen?ricos, representan para las grandes compa??as farmac?uticas m?s o menos ganancias. Para los pacientes de enfermedades graves representan la diferencia entre la vida y la muerte. En contra de la ?tica y del esp?ritu de la Declaraci?n de Doha, en el TLC se ha vendido la Salud de nuestra gente y su futuro.

Si el TLC llega a ratificarse despu?s de las elecciones estadounidenses, con la misma administraci?n republicana o con una dem?crata, manteniendo estas disposiciones que restringen el acceso a los medicamentos, las consecuencias se ver?n muy pronto. Seguramente el d?a despu?s de ma?ana.
Si no se revisa y modifica el texto, lo que nos queda es ingeniar sistemas y estrategias a nivel de iniciativas de ley o de pol?ticas de salud que amortig?en lo m?s posible las peores consecuencias del TLC. Y como este acuerdo internacional est? por encima de las leyes nacionales, ser? indispensable que las sociedades civiles, con la fuerza de su presi?n y esgrimiendo posiciones ?ticas decidan revertirlo. No habr? nada peor que el silencio resignado. Si en silencio esa mujer va camino de vuelta a mendigar, con la receta de un medicamento inalcanzable, su derecho a la vida, nos tocar? a todos nosotros hablar, gritar, impedir con nuestra voz no resignada que ella siga muriendo en silencio.

INTEGRAN LA INICIATIVA DE ACCESO A MEDICAMENTOS ESENCIALES DE NICARAGUA: ACCI?N MEDICA CRISTIANA, ASOCIACI?N ENTROAMERICANA DE AN?LISIS Y ECONOM?A DE SISTEMAS DE SALUD (ACAESS), CASA DE LA MUJER, CENTRO HUMBOLDT, CEPS, CEDEMETRA, CISAS, COLECTIVO DE MUJERES DE MATAGALPA, INSTITUTO JUAN XXIII, LIGA DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR, MOVIMIENTO COMUNAL NICARAG?ENSE, PROSALUD, PROVADENIC, RED PLAMOTANIC, SERVICIOS COMUNALES SAN JUAN DEL SUR, IPHC, AIS-NICARAGUA, CENTRAL SANITARIA SUIZA, COORDINACI?N INTERINSTITUCIONAL DE MEDICAMENTOS ESENCIALES (COIME), COMIT? DE SERVICIO DE LOS AMIGOS QU?KEROS, FARMAMUNDI, FUNDAP, M?DICOS
DEL MUNDO ESPA?A, M?DICO INTERNACIONAL E.V., M?DICOS SIN FRONTERAS, OED, OXFAM B?LGICA, VETERINARIOS SIN FRONTERAS.

Tags: privatización de la salud, TLC, falta de medicinas, isss, mentiras

Publicado por Tepezcuintly @ 9:53  | Situacion Actual
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 30 de abril de 2007 | 18:35
Hoy por la ma?ana fui al ISSS de Santa Ana porque me toca la inyecci?n mensual y me encontre con bastantes mujeres "sorpresa" no hay inyecciones y no saben cuando van a tener, la mayoria que estabamos ahi tuvimos que pedir permiso en el trabajo por gusto y asi cuantas personas llegan por gusto y por medicamentos que urgen, se?ores ARENEROS este es el Gobierno con sentido humano, este es el pais por buen camino, lo mejor esta por venir, por Dios solo ustedes ven esto bueno el pueblo lo reprocha y por desgracia lo aguanta.-
Publicado por Invitado
Jueves, 28 de mayo de 2009 | 0:12
han pasado ya tres a?os en Nicaragua desde la vigencia del CAFTA y todas estas amenazas de falta de medicina, quiebra de productores, etc. no ha ocurrido, todo lo contrario, se dio un aumento sustancial de las exportaciones que hizo que el pais tuviese por primera vez en la historia una balanza comercial positiva con EEUU
Ojala se reconozcan los errores al haber hecho estos analisis poco objetivos.