Viernes, 30 de marzo de 2007
Les dejo un bonito cuento de nuestros lectores, Gracias por sus colaboraciones, tengo varias cosas que me han enviado y que publicar? poco a poco.

Disfruten la historia de Gustavo que es la historia de muchos compatriotas que tuvieron la fortuna de llegar, cruzar y quedarse en el Norte.




Yesterday? ( por Zara Kaite)

Gustavo estaba cansado de vivir en el pueblo de Ahuachapan y viajar a la capital, cada dia era igual al de ayer, la misma gente, el mismo motorista,la misma emisora y mas que eso el mismo cassette de musica, quizas por eso se habia memorizado muchas canciones y de todas solo una en Ingles, que a el le gustaba mucho y al nomas oirla pronunciando mal las palabras y sin saber que decia la cantaba:

Imagen

Yesterday All my troubles seemed so far away,

Now it looks as though they are here to stay,

Oh, I believe in yesterday?


Abordaba el primer bus que sal?a a las cuatro de la ma?ana, desde Ahuachapan a San Salvador en una especial y regresaba en el ultimo bus de San Salvador a Ahuachapan.

Le tocaba ma?anear, as? llegaba temprano y pod?a presentarse al trabajo como el vigilante de turno para el almac?n donde trabajaba, en parte le gustaba estar parado en la puerta pues sent?a una cierta autoridad para detener a los visitantes y darles un numero para reclamar las pertenencias a la salida y tambi?n ver toda clase de gente que entraba, mas para babosear que para comprar, se divert?a al verlos vitriniar como el le contaba a la Guadalupe su mujer, pues no estaba casado y el mismo decia que no era su esposa, la Guada como el le llamaba no se molestaba con eso, el le prove?a de comida y techo y pagaba la luz el?ctrica, as? ella pod?a ver las novelas del mediod?a, la Guada era muy aseada manten?a los platos limpios aunque no era mucho trabajo pues solo eran dos y dos tazas y dos vasos y todo lo que ten?an solo eran dos, no hab?a como perder algo pues el peque?o cuarto del mes?n era el ultimo y as? no se met?an con nadie, algunas veces la Guada invitaba a la vecina del cuarto de la par a ver las novelas juntas, la guada no se preocupaba en cocinar pues siempre manten?a una olla con frijoles cocidos, queso y pan franc?s, aunque Gustavo nunca com?a pues ya venia cenado del trabajo.

Lo que a Gustavo le molestaba era ma?anear, adem?s del lugar donde viv?a, no hab?a respeto por lo ajeno por eso siempre le dec?a a la Guada que no saliera, pues se pod?an robar las cositas como el le explicaba, all? anda el negro Nelson , el cuzuco, la Cuti que se la lleva de miss universo y es mas fea que la ciguanaba y si te descuidas te roba hasta los calzones, que tambi?n solo eran dos, se pon?a uno y lavaba el otro as? como los calzoncillos, en fin la Guada usaba esa excusa para ver televisi?n todo el d?a.Gustavo estaba cansado, lo segu?a una sombra de pobreza, creci? en un hogar sin padre desde los cuatro a?os sal?a con su mama a vender camotes en miel o yuca cocida, solo fue a sexto grado, pero no pod?a escribir o leer muy bien pues cada a?o pasaba mas tiempo en el mercado que en la escuela nunca jugo partiditos con los cipotes del pueblo, pues su mama se lo llevaba con ella, cuando cumpli? los diecis?is a?os fue reclutado por el batall?n Belloso y sirvi? durante la guerra, seg?n el estos fueron los mejores a?os de su vida pues ganaba unos centavos que le pertenec?an, ya su mama se hab?a muerto de una diarrea por comer un tamal crudo que hicieron en un fin de treinta d?as de un vecino y as? fue que se decidi? servir en el cuartel mas del tiempo reglamentario, hasta que se firmaron los acuerdos de paz y muchos soldados fueron dados de baja, aunque el no quer?a salir fue obligado abandonar la vida militar con un reconocimiento que no fue mucho, en el cuartel aprendi? a levantarse temprano a comer helado, salteado y mosqueado por eso no se enfermaba, estaba inmunizado a las enfermedades, aunque su cuerpo delgaducho y cara p?lida dec?an lo contrario, el siempre dec?a sentirse bien, consigui? este trabajo de vigilante por un coronel que lo recomend? como buena persona, as? entro a trabajar en el metro centro, tenia casi cinco a?os de estar all?, seg?n el no mejoraba, no empeoraba pero no ve?a porvenir, se manten?a fiel a sus patrones pues algo el sabia era ser agradecido, el siempre era el primero en llegar y el ultimo en irse, nunca lo hab?an felicitado, aunque para las navidades le daban su canasta navide?a, con uvas, manzanas, sardinas y comida enlatada, cuando fue soldado comi? tanta comida enlatada, que ya se hab?a hastiado, as? que mejor las regalaba y la canasta con la fruta siempre terminaba en las manos de alguien mas necesitado que el, la verdad que aquel larguilucho y p?lido muchacho no tenia mal coraz?n hab?a sufrido mucho y aun as? no estaba enojado con el mundo, no maldec?a a nadie ni se quejaba de su miserable situaci?n.
Imagen

Recordaba hasta los m?nimos detalles, es mas recordaba muy bien cada episodio de su vida , era como una c?mara de video donde todo estaba guardado, recordaba los nombres de los oficiales cuando estuvo de alta, los soldados del batall?n, el nombre del doctor que atendi? a su mama en el hospital y tanto mas, memorizaba poemas, canciones, dichos y exclamaciones, frases populares, el ?nico problema es que no pod?a olvidar todo lo que ve?a, o?a, o le?a, quiz?s por eso era un buen empleado en la puerta de aquel almac?n, hab?a memorizado las caras de los que llegaban solo a ver, los que quer?an robarse algo y los que verdaderamente eran clientes, recordaba con gran entusiasmo como conoci? a la Guada un viernes dos de agosto del dos mil cuatro, a las seis treinta cuando regresaba del trabajo en un bus de San Salvador a Ahuachapan , Transportes Carolina, recordaba al motorista, un hombre gordo que la panza se topaba con el tim?n, tra?a m?sica rom?ntica en ingles aunque el no las entend?a le gustaba la nostalgia que sent?a, se hab?a subido en la terminal y venia sentado cerca de la ventana en un asiento de tres, siempre pon?a su mochila a la par de el como reservando el asiento para alguna muchacha con quien conversar y talvez esa persona le corresponder?a y viajar?an hasta el pueblo y as? poder volver a verse e invitarla a comer pupusas, todo lo tenia detalladamente planeado, muchas veces se vio forzado por el cobrador a pagar extra pasaje o dejar que otro se sentara, este d?a seria diferente all? mismo en la terminal se subi? una muchacha, parec?a de unos veinte a?os era morena, cabello colocho, negro y muy brillante, no tenia buena figura pues estaba pasadita de libras, con una blusa y unos pantalones muy apretados que le hac?an saltar las llantas el estomago, aunque el no se fijo mucho en eso, lo primero que a Gustavo le gusto, fueron los colochos , haciendo su mochila a un lado le ofreci? el asiento, la muchacha le sonri?, ella tra?a un malet?n que quiso ponerlo en la carga arriba del asiento pero se acord? que no se hab?a echado desodorante y no quer?a dar mala impresi?n desde el primer momento, as? que Gustavo se ofreci? ayudarle, una vez los dos sentados, el rompi? el silencio dici?ndole vamos con suerte el motorista lleva buena m?sica, no me gusta respondi? la muchacha no entiendo inglish, yo de volada le hago contesto mintiendo que era algo que no le gustaba pero en este caso era para impresionar, y que dice la canci?n pregunto a muchacha, esos batos son los bitles dijo pronunciando mal el nombre del grupo de los muchachos de Liverpool, Inglaterra, que cantaban la famosa canci?n Yesterday, de alguna forma hab?a o?do de ellos y fingiendo entender un poco hizo de traductor inventando una chiflada traducci?n, solo alguien como el podr?a decir algo as? al chilazo, est?n cantando de que les gusta la mariguana y que les gusta besar a las muchachas y no se que mas que no logro entenderles, la muchacha que no sabia nada mas que el bus que deb?a de abordar era el 202 , pues no sabia leer ni escribir, admiro aquel muchacho y se sinti? suertuda de sentarse al lado de alguien educado, y para donde va pregunto Gustavo , voy para Ahuachapan contesto la sencilla muchacha mi mama me manda a trabajar donde una se?ora a cuidarle los ni?os, all? en el mero centro de Ahuachapan me va a estar esperando en la terminal, y como ella no le pregunto nada a el, entonces el se presento como Gustavo P?rez y voy hasta Ahuachapan tambi?n, ahh contesto la muchacha, a Gustavo no le importo la sencillez pues ya lo hab?a embobado con el pelo colocho que el viento la hacia despeinarse con la ventana abierta , Gustavo se ofreci? cerrar la ventana y luego le dijo que rico le huele el pelo, ahh, respondi? una vez mas y Gustavo cont? esta respuesta como la segunda vez, as? la muchacha le explico es el shampoo de aguacate, me lo lavo un d?a si y un d?a no, y solo uso shampoo de palmolive dijo sonri?ndole, lo cual le dio esperanzas que le pod?a caer y cual es su gracia le pregunto Gustavo, no se contesto , no puedo cantar o bailar ni coser, mi mama dice que ni huevos puedo hacer por eso me manda a cuidar a los ni?os, Gustavo se tiro una carcajada dejando ver los dientes amarillos al re?rse a boca abierta, no muchacha digo cual es su nombre, Ahh contesto por tercera vez la muchacha como si solo eso pudiera decir, me llamo Rosaura Guadalupe Santos solo con un apellido porque mi mama dice que mi papa no me quiso reconocer solo la dejo panzona y se fue sin saber que fue ni?a o ni?o, cuando yo tenia diez a?os le pregunte a mi mama donde viv? mi papa, ella me dijo as? que quieres conocer al hombre que me hizo mujer y por culpa de el me echaron de la casa te voy a llevar a conocerlo, yo me puse un vestido rojo y unas chancletas negras de pasador y me vi en el espejo, no me gustaba como me ve?a pero era lo ?nico que tenia, mi mama me dijo anda p?inate, te ves como que te han asustado y eso me hizo sentir mas fea, pues ya me hab?a peinado, as? que me unte un poco de vaselina y me puse unos ganchitos que me hab?a hallado botados, yo muy contenta que iba a tener papa le pregunte como se llama, vos preguntale cuando lleguemos y me llevo al cementerio me dijo aqu? esta enterrado el viejo de tu tata. La muchacha no tenia ninguna pena al contarle su historial es mas deseaba que todos en el bus la oyeran, se sent?a en cierta forma la victima y desempe?aba muy bien el papel, pues hizo que Gustavo derramara unas lagrimas , el le aparto los colochos del o?do y susurr?ndole le dijo yo tampoco tengo papa, as? los dos congeniaron, d?as despu?s se juntaron mas por dolor que por gustarse, pues los dos se sent?an como un titulo de novela:

Los miserables, el se la llevo a vivir al cuarto que alquilaba all? en la calle los girasoles de la colonia La Gloria, un mes?n muy grande con ba?o y pila para cada cuarto y no la dejo trabajar no por celos sino mas bien por que se sent?a culpable que por culpa de el, la hab?an echado de el trabajo, desde que la conoci? no le daba agua es decir, la acosaba para que saliera a verlo cuando venia noche de trabajar a los patrones no les gusto y la despidieron. As? recordaba aquel d?a como inolvidable con la m?sica de fondo de los
betlis como el dec?a.
Imagen

Una noche del mes de mayo, regresaba como costumbre de trabajar cuando se vino un torrencial aguacero , al bajarse del bus se mojo todo hasta el alma, al caminar en lo oscuro de la noche rumbo al mes?n se met?a en los charcos de agua y lodo y mas enojo le daba, nunca se hab?a sentido as? pero hoy sent?a que ya no pod?a mas, su triste vida estaba llegando al final, sabia que no pod?a ofrecerle algo mejor a la Guada y que mucho menos pod?a dejarla embarazada, pues no quer?a traer ni?os a sufrir como el, por eso le rogaba a la Guada que se cuidara de salir as?, no era un borracho, pendenciero o drogadicto, aunque muchas veces tubo la oportunidad de caer en la baja vida se abstuvo por respeto a su mama, que siempre le hab?a dicho aunque seamos pobres no quiere decir que somos basura, nos defendemos con el sudor del trabajo, aunque no tengamos donde caer muertos y pisto ganado es pisto gastado, no se me valla a perder Tabito, por que el d?a que usted venga borracho ese d?a lo mato. Ese credo se hab?a quedado bien grabado en el, estaba harto de la miseria que lo rodeaba y la ?nica forma cre?a el de salir de all? era y?ndose al norte , as? que esa noche como un deseo que nunca hab?a sentido, naci? en el la idea de irse al norte, a la USA como o?a decir, el conoc?a un coyote que llevaba gente, los pasaba mojados y eso no lo asustaba que mas mojado que el, adem?s si se hab?a enfrentado con los guerrinches y todav?a estaba vivo pod?a enfrentarse a los de la federal all? en M?xico, pasarse el ri? nadando o hasta esconderse en un cami?n, o treparse al Tren, fuera como fuera tenia que hacer algo, al llegar a su casa no le dijo nada a la Guada pues ella ya estaba dormida, se cambio de ropa y se acost? con la idea de alcanzar el sue?o americano de ganar unos d?lares extras. El siguiente d?a era domingo no iba a ir a trabajar se fue a buscar al coyote, quien le explico que le cobraba cuatro mil d?lares, la mitad aqu? y su familia paga la otra mitad all?, yo no tengo nadie all? contesto Gustavo, entonces su familia aqu?, tampoco tengo a nadie aqu? contesto, entonces todo al salir le dijo el coyote, tampoco tengo todo ese pisto, mire le dijo el coyote, el otro mes salgo con un grupo d?me dos mil d?lares y lo llevo pero sin garant?a, si lo agarran all? usted yo solo lo dejo cerca de la frontera y usted se las arregla para pasar, vaya pues contesto emocionado Gustavo, como si fuera al puerto de Acajutla a donde lo estaban invitando se estaba arriesgando el todo por el todo cuando le dijo al coyote que iba a juntar los centavitos, no mi amigo contesto el coyote por centavos no me llevo a nadie, junte los dolaritos y eso es otra cosa, as? que acordaron volverse a ver para dar el punto final a esa conversaci?n, Gustavo se fue a la cancha de football a ver un partido de esos que el nunca tubo la dicha de jugar, pero su mente no estaba all?, andaba en los planes de c?mo juntar el pisto, as? que all? viendo a los muchachos correr de arriba abajo detr?s de un bal?n, concibi? el sue?o de irse a la USA, pedir?a su indemnizaci?n por motivos personales se retirar?a del trabajo y con ese dinero le pagar?a al coyote, una vez mas llego tarde al cuarto y esta vez la Guada lo estaba esperando y con voz enojada le dijo: bueno y usted que piensa, que me va a enga?ar, d?game mejor que me valla antes que me de cuenta que anda con otra, no sea bobita le contesto Gustavo que yo solo a usted la quiero, para que le voy a mentir es cierto que veo otras, pero no toco, yo solo a usted la tengo y no la voy a dejar, entonces porque viene noche, volvio a progenitor la acalorada muchacha, es que tengo planes de irme al norte y ma?ana lunes voy a hablar con el supervisor que me den mi indemnizaci?n y el coyote me lleva el otro mes, la Guada se sent? en la cama toda desconsolada como sintiendo que su alcancillita de cuchito se le estaba quedando sin nada adentro, no se aflija la consol? Gustavo, le voy a dejar algo y al nom?s que empiece a trabajar le voy a mandar pisto y despu?s la mando a traer, ella empez? a llorar a moco tendido, Gustavo la abrazo y quiso besarla pero por los mocos no lo hizo. El lunes se llego y Gustavo hablo con el supervisor, al final del d?a Gustavo firmo unos papeles y el viernes le iban a dar el cheque el ultimo pago seguro que recibir?a saber hasta cuando volver?a a ver otro cheque, el viernes recibi? el peque?o papel y se fue directo al banco donde cambio el cheque, puso el dinero en una bolsa pl?stica y lo escondi? en su pantal?n sujet?ndola con el el?stico del calzoncillo, luego abordo el bus para Ahuachapan en busca del coyote, all? acordaron el d?a y hora que saldr?an, una vez realizada la transacci?n monetaria sin documento de recibido y sin ninguna garant?a le crey? al coyote, dej?ndole en sus manos el esfuerzo de ma?anear por cinco a?os, luego con un poco de tristeza se inspiro con un poema todo mediocre creado por el:

"El pisto viene y el pisto va
y el due?o quien ser?,
trabaje duro para conseguir lo que hoy
tengo un sue?o sin realizar,
me aferro a creer
que si otros ya est?n all?,
que me detiene de avanzar,
de todas formas si voy a ma?anear,
mejor hacerlo donde pueda ganar mas."


El ansiado d?a del viaje, se hizo realidad, ya Gustavo le hab?a dado consejos a la Guada y no quiso hacer la despedida mas dolorosa solo la beso y se fue sin volver a ver atr?s, no le dio direccion y telefono de donde iva, solo sabia que iva para Arizona, porque alla habia trabajo. un grupo de diez desconocidos salieron esa ma?ana en un autob?s C?ndor hacia la ciudad de Guatemala, no deb?an de hablar y nadie conoc?a a nadie, solo al coyote, pero no deber?an hablarle, as? llegaron cansados hasta la mesilla , all? en un hotelito se hospedaron para salir temprano por la ma?ana abordaron un cami?n tipo cargado de gaseosas hasta tenia el letrero de Coca Cola, pero adentro solo llevaba envases humanos para ser transportados hasta la frontera entre Guatemala y Chiapas, all? tambi?n se hospedaron en un hotelito con la desventaja que no hab?an camas y solo un servicio con ba?o, no durmi? toda la noche ocasi?n que aprovecho para pensar en la Guada all? en su pueblo durmiendo en la cama de lona, por lo menos tenia su propia colcha mientras que el solo pod?a sentir el olor de sudor de aquel grupo de hombres todos hacinados, temprano en la ma?ana salieron cruzando un puente tipo hamaca que le fue f?cil pasar gracias a sus a?os de militar, despu?s de caminar por mas de ocho horas entre espinas y bajo un sol ardiente llegaron a Tuxtla Guti?rrez, Chiapas, donde pasaron unos d?as esperando que el coyote localizara unos gu?as, mientras tanto aprend?an algo de los mexicanos, hablar cantado , un poco de historia, canciones, al fin los gu?as llegaron ellos serian responsables de pagar a los oficiales mexicanos para que los dejaran pasar, oigan bien les dijeron los gu?as si los agarran y dicen que son mexicanos es mejor pues los devuelven a M?xico y no hasta El Salvador, la verdad que este coyote era muy bueno, les hab?a Conseguido ademas de dos buenos guias, visas mexicanas falsas , abordaron un autob?s con la confianza que los gu?as hab?an arreglado el pasaje, el bus fue detenido muchas veces y los gu?as les dec?an una clave a los oficiales y aquellos los dejaban seguir, al llegar a la ciudad de M?xico solo pudieron descansar unas horas y volver a salir, ya se hab?an desecho de los pasaportes y ahora no llevaban ninguna identificaci?n, una vez mas abordaron otro autob?s para el gran recorrido hasta llegar a la frontera con los Estados Unidos, para eso pasaron por largos caminos enmantados de hierba y bosques, el se admiro de aquella belleza tropical, todo el camino era igual hasta llegar al mero desierto de Chihuahua, el bus fue detenido muchas veces pero el coyote contaba con dos buenos gu?as y con suficiente dinero para pagar en cada parada, al llegar a Chihuahua , sin detenerse a comer o dormir los subieron en un cami?n cargado de madera y all? atr?s los echaron en pu?o, cubiertos de unos sacos, la meta era llegar hasta Agua Prieta, un pueblo fronterizo al sur de Tucson.
Imagen

En Agua Prieta, pasaron otros d?as, junto con mas gente que tambi?n esperaba su turno de pasar, all? se acord? que all? en El Salvador anduvo patrullando un pueblo llamado Agua Zarca, poco a poco la gente fue desapareciendo, as? le llego el turno a su grupo, fueron llevados en un cami?n hasta las monta?as, all? hab?an antenas de radios y grandes torres que se ven desde los cerros, una vez mas Gustavo se sent?a familiar con el terreno, se imaginaba que era el volc?n de San Salvador, el de Izalco o El Chingo, all? les dieron su pichinga de agua y a caminar, caminar y caminar, aqu? si fue lo duro del viaje sin comida y con un sol que les quemaba hasta las nalgas, deber?an de ser valientes y no quedarse atr?s pues si uno se quedaba los dem?s segu?an, as? un d?a se hizo otro, otro y otro, por la noche o?an a los coyotes pero estos eran los verdaderos, los que a?llan, el pensaba que era mejor o?r los coyotes que ver al cadejo, pues este si lo asustaba, fue aqu? que el larguirucho y p?lido muchacho al fin sinti? el golpe de su agonizante viaje, los labios se le hab?an resecado y reventado, la garganta le ard?a y sent?a cortaduras, el agua se hab?a acabado, los pies se le hab?an hinchado, en la noche era peor porque la picaz?n de los hongos lo molestaba, el estomago le chillaba de hambre y empez? a temblar, temprano por la manana ya no sudaba su cuerpo empez? a temblar de una fiebre que lo hizo recostarse, ve?a que los ?rboles corr?an y all? se durmi? por un rato, al despertar era mediod?a y la cara le ard?a, si le hubieran echado un huevo se hubiera frito con lo caliente que la sent?a, lo primero que vio al despertar fue unos zopilotes cerca de el, se dio cuenta que estaba solo, no sabia donde estaba y como hab?a llegado hasta all?, ni siquiera sabia quien era, hab?a olvidado su pasado, la fiebre le provoco un extra?o caso de amnesia, no le quedo mas que levantarse antes que los feos p?jaros negros se lo comieran vivo, no era tan tonto, vio hacia delante y logro ver que estaba mas cerca de la bajada del cerro que de la empinada, entonces por deducci?n camino hasta bajar aquel empinado cerro, al llegar a la bajada vio una carretera, la atraves? corriendo sin darse cuenta que ya hab?a llegado a los Estados Unidos, es mas ni sabia adonde andaba y que andaba haciendo all?, estaba en un pueblo llamado Bisbee, all? lo recogi? un minero americano que lo vio desambular por la calle, lo hospedo por unos d?as en su casa y le dio unos jeans y unas camisas, la verdad es que era tres veces mas grande para su cuerpo, pero al menos estaba limpio, en su poco espa?ol el hombre le pregunto ?nombre? Gustavo que antes pod?a recordar cada detalle ahora estaba confuso que ni su nombre pod?a recordar, el gringo trataba de hacerle saber que era un valiente aventurero y al hablarle usando un mal espanol le dijo , Valentin Ventura, Gustavo se toco el pecho con el puno cerrado y repitiendo dijo: Yo nombre Valentin Ventura, as? el viejito gringo lo bautizo con un nuevo nombre.

Gustavo se fue recuperando poco a poco desde la picaz?n de los pies, hasta los labios reventados, iba sinti?ndose mejor aunque el color p?lido siempre lo manten?a ya hab?a nacido as?, despu?s de solo comer avena con leche, por mas de una semana al gringo le Chica pareci? que ya estaba bueno para comer comida s?lida al siguiente d?a lo llevo almorzar en un Macdonals donde Gustavo por vez primera comi? comida Americana llamada hamburguesas con papas fritas, en el restaurante una canci?n sonaba del grupo de los Beatles el le pregunto al gringo que dice la canci?n, el hombre que no pod?a traducirla solo la canto :
Imagen

Yesterday all my troubles seemed so far away,
Now it looks as though they are here to stay,
Oh, I believe in yesterday?.



Gustavo le dijo viejito para esa gracia no le hubiera preguntado, el gringo no le entendi? y solo contesto Yes!! Pobre muchacho pens? , el ni siquiera sabe quienes son los Beatles, mientras que Gustavo ya en su mente, la tradujo como: Me gusta la mariguana y las muchachas, al terminar de almorzar el buen gringo lo llevo a Phoenix, Arizona, donde tenia unos amigos que le ayudaron a conseguir trabajo como vigilante de una tienda, y all? se quedo desde el d?a que llego. (Zara Kaite)
Rebotado

Tags: Cuentos, Inmigrantes, El Salvador

Publicado por hunnapuh @ 8:50  | Cuentos y Humor
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 30 de marzo de 2007 | 19:52
Gustavos salen todos los dias en esos buses condor, viajo a honduras bastante seguido y esos buses salen temprano totalmente llenos de sue?os y esperanzas...Hasta cuando?
Publicado por Invitado
Viernes, 30 de marzo de 2007 | 20:00
Que bonito cuento, l?stima que solo es un cuento ya que la mayor parte de historias de inmigrantes no son tan felices como uno quisiera.
Al final los que logramos quedarnos si vemos que la cosa cambi? pero a costa de perder algo de nosotros mismos en el proceso.

SaludosBrindis
Publicado por Invitado
S?bado, 31 de marzo de 2007 | 21:09
Muy buen cuento.