Viernes, 23 de marzo de 2007
A 27 a?os del asesinato de Monse?or Romero.
Imagen

El 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia, fue asesinado Monse?or Oscar Arnulfo Romero. La noticia se corri? de voz en voz. En las primeras horas de la noche ya todos la conoc?amos en el pa?s. Una sensaci?n de tristeza, dolor y hasta desesperanza nos invadi?. Era algo as? como si nos qued?ramos hu?rfanos.

Aunque parezca incre?ble, en los grandes y lujosos barios residenciales hubo fiestas y festejos. Para los poderosos grupos de poder econ?mico en el pa?s hab?a desaparecido una piedrecilla que les molestaba en el zapato. ?El Ayatola? como le dec?an despectivamente, ya no seguir?a importun?ndolos.

A veintisiete a?os de su muerte, los asesinos contin?an impunes. Durante todo el conflicto armado nunca se investig?, cuando hubo posibilidades de hacerlo a ra?z de la finalizaci?n de la guerra, una ley de amnist?a lo impidi?.

El informe de la Comisi?n de la Verdad se?al? claramente las cosas cuando concluy?:

?1- El Ex mayor Roberto D? Aubuisson dio la orden de asesinar al arzobispo y dio instrucciones precisas a miembros de su entorno de seguridad, actuando como ?escuadr?n de la muerte?, de organizar y supervisar la ejecuci?n del asesinato.

2- Los capitanes ?lvaro Saravia y Eduardo ?vila tuvieron una participaci?n activa en la planificaci?n y conducta del asesinato, as? como Fernando Sagrera y Mario Molina.

3- Amado Antonio Garay, motorista del ex Capit?n Saravia, fue asignado para transportar al tirador a la Capilla. El se?or Garay fue testigo de excepci?n cuando, desde un volkswagen rojo de cuatro puertas, el tirador dispar? una sola bala calibre 22 de alta velocidad para matar al Arzobispo.?

Es dif?cil que pronto halla justicia, pero alg?n d?a esta llegar?. No nos olvidemos que seg?n las normas de derecho internacional estos cr?menes nunca prescriben ni pueden ser sujetos de amnist?a.

Lo importante es que lo salvadore?os bien nacidos, los que amamos de verdad nuestra patria, no olvidemos nunca el legado de Monse?or Romero. No olvidemos sus palabras, su lucha por los mas pobres y d?biles. Mientras le recordemos e imitemos, monse?or Romero continuar? viviendo. Alg?n d?a haremos realidad el sue?o de Monse?or: un pa?s donde todos vivamos con dignidad y donde impere la justicia social.

Ayutuxtepeque, viernes 24 de marzo de 2007-

Tags: Monseñor Romero, conflicto salvadoreño

Publicado por JJmar @ 9:49  | Educacion y Cultura
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 23 de marzo de 2007 | 13:51
Monse?or Romero no ha muerto, como bien dijo ?l mismo, ha resucitado en el pueblo Salvadore?o.
Publicado por Invitado
Viernes, 23 de marzo de 2007 | 22:40
Ya nadie en este pa?s ignora la verdad sobre este tema, Lamentablemente como lo dijo un canadiense y por lo cual estaban pidiendo que se disculpara. ?los Salvadore?os tenemos la violencia en los genes ?. Y miren como realmente tiene raz?n, ya que sabiendo la verdad siguen manteniendo a estos asesinos en el poder. Y no ser? nada raro que sigan ganando ya que la gente seguir? votando por ellos, QUE LAMENTABLE.