S?bado, 03 de febrero de 2007
El error de Ch?vez con la televisi?n de Caracas

Jos? Manuel de Pablos
Rebeli?n

El ?nico error cometido por el gabinete de Hugo Ch?vez respecto a la emisora Radio Caracas TV ?me lo asegura el profesor Rub?n Mart?nez? es no haberle cancelado la licencia inmediatamente despu?s del ?ltimo golpe de estado, donde se manifest? esta emisora como golpista a todo ritmo.

Contra la libertad de volar

Una aerol?nea tiene varias obligaciones, fundamentalmente tres: ser segura, ser puntual e ir a los destinos previstos.

Si no cumple, si es insegura, si acumula quejas y quejas por retrasos continuos e injustificados y no ejerce como se espera de una l?nea a?rea, el gobierno del que depende administrativamente est? obligado a rescindirle la licencia para volar.

A nadie le puede extra?ar. Nadie en sus cabales dir?a que ese gobierno atenta contra el derecho a volar? Lo acaba de hacer el gobierno espa?ol y nadie se ha atrevido a criticar la medida, si acaso, c?mo se ha llevado a cabo, con las deficiencias que todos hemos visto.

Contra la libertad de alimentarse

Un restaurante, incluso los de comida r?pida o basura de comida, tiene varias obligaciones, fundamentalmente ?stas: servir una comida sana, no intoxicar a sus clientes con los que les d? de comer y evitar, por ejemplo, acumular quejas ante la autoridad de Sanidad por ofrecer productos que atenten contra la salud de las personas.

Si no cumple, ?a qui?n le ha de extra?ar que la autoridad competente clausure el local, lo desprovea de la licencia de apertura y le imponga alguna multa? O, como acaba de hacer la autoridad espa?ola de Sanidad con un restaurante impresentable de comida basura, lo saca de una campa?a en pro de una alimentaci?n equilibrada.

A nadie le puede extra?ar. Nadie en sus cabales dir?a que ese gobierno atenta contra el derecho a comer?

Contra la libertad de informaci?n

Una emisora de televisi?n funciona por disponer de una licencia para emitir facilitada por todo gobierno, tal y como sucede en el mundo entero.

Una emisora de televisi?n tiene varias obligaciones, entre las cuales est?n sacar al aire programas y espacios informativos, opinativos y de entretenimiento, junto a publicidad para obtener sus cuentas de resultados. Es lamentable que haya emisoras, como la del se?or Polanco en Espa?a, que proponga o haya propuesto en su parrilla programas pornogr?ficos, pero, tranquilo, que el se?or de los cielos puede hacerlo y no hay problema. El negocio es el negocio, por encima de la ?tica.

Si a un gobierno se le ocurriera poner un veto a la distribuci?n de ese tipo de basura, las cr?ticas tendr?an el mismo cinismo que quienes criticaran la retirada de licencia a una aerol?nea tipo Air Madrid o sacaran de un programa de Sanidad a un restaurante gringo de comida basura. Que se sepa, nadie lo ha hecho? porque a veces hay cordura?

Si en la Espa?a del 23 F una emisora de televisi?n hubiera apoyado aquel golpe que nunca fue tal, lo m?s probable es que muy pocos hubieran criticado si el gobierno democr?ticamente leg?timo y fuerte hubiera cerrado esa emisora golpista tan pronto se hubiera restaurado la legitimidad que nunca se perdi?, en el caso comentado.

Porque una peri?dico o revista y una emisora de televisi?n o de radio, como cualquier medio de comunicaci?n ?emisoras de la iglesia cat?lica espa?ola aparte? tambi?n tienen la obligaci?n de apoyar los valores democr?ticos y defender ?y controlar? el poder constituido y salido de las urnas y no convertirse en un medio golpista o potencialmente golpista.

La no renovaci?n de la licencia de emisi?n de una emisora golpista en Venezuela halla cr?ticos solamente en quienes tienen el cinismo de llamar al golpismo medi?tico ?libertad informativa?, como no sucede en los casos vistos de la aerol?nea o de la comida basura?

La cuesti?n estriba en que mientras diarios y revistas salen a la calle amparados en la libertad de imprenta, sin posibilidad de censura o clausura ?con permiso del juez Garz?n, claro, el que quiere ser premio Nobel de la Paz, como Kissinger?, con las emisoras de radio o televisi?n no sucede de igual manera, porque unas y otras salen al aire amparadas por una licencia que concede el gobierno de turno, porque van a ocupar una frecuencia espacial, que es p?blica, o sea, gestionada por la autoridad competente. Es la misma responsabilidad de la autoridad que vigila la seriedad de las l?neas a?reas o controla la claridad de los alimentos que llegan al p?blico.

Mientras un diario o revista sale a la calle y no quita espacio a otro medio semejante ?calidades aparte?, las emisoras que salen al aire impiden que otro medio igual ocupe su mismo espacio, de ah? la necesidad de una mejor gesti?n y la necesidad de controlar la distribuci?n de frecuencias, o sea, de licencias para emitir, que siempre ser? potestad de cada administraci?n nacional o federal.

Si una emisora indiscutiblemente ocasiona un mal, como es el crimen de erigirse en golpista frente a un gobierno salido de las urnas, y miente en sus pantallas como medio bellaco, lo que ha de extra?ar es que el cierre de tal empresa no se haga en el preciso instante de retornar a la legalidad.

Lo que ha decidido el gobierno de Venezuela no es otra cosa que entender que esa franja televisual ocupada por la emisora golpista puede estar mejor ocupada para la sociedad por un medio que respete los principios democr?ticos y de respeto que han de contemplarse en toda sociedad. Y, a la vez, ha garantizado la permanencia en sus puestos de trabajo a los trabajadores del medio golpista: deber?an estar encantados en dejar de operar para los golpistas y respirar democracia, poder dormir en paz?

La no renovaci?n de la licencia es una medida exactamente igual a la retirada de licencia a Air Madrid o a actuar contra la comida-basura: en los tres casos queda patente una sensibilidad especial de los responsables p?blicos en pro de la ciudadan?a. Cumplen con su deber.

Pero mientras las dos primeras medidas de los ejemplos no se critican, la tercera medida acumula toda serie de cr?ticas de los sectores m?s escandalosamente conservadores de la sociedad, venezolana y no venezolana: son los mismos.

El caso est? sirviendo para contemplar un concierto de cinismo de gran envergadura, con numerosas intromisiones en las cuestiones internas venezolanas, por presiones de los grandes grupos de poder.

Mientras las cr?ticas se disparan por una medida administrativa que se tacha, falsamente, de atentar contra el derecho a la informaci?n ?como si la TV informara??, por originarla un gobierno que est? bajo observaci?n de los poderes de la derechona toda, nadie escucha hablar de la insistencia del presidente de Per?, Alan Garc?a, empe?ado en instaurar la pena de muerte para terroristas y violadores de ni?os asesinados, a pesar de que la propuesta ha sido rechazada por el propio parlamento peruano. Muy pocos critican este atentado contra? la vida y la sensibilidad de cualquier persona sensata.

Hay, pues, sigue habiendo, dos moralidades distintas: la c?nica que se queja por el futuro incierto de una emisora golpista y los mismos que no abren la boca por el futuro de esos posibles desgraciados que pueden caer bajo la horca de Alan Garc?a. O sea, Hugo Ch?vez, como presidente malo, y Alan Garc?a, como presidente bueno. ?Se imaginan que la pena de muerte fuera una ilusi?n de Hugo Ch?vez, como lo es del presidente peruano? Inimaginable.

Los fascistas del siglo XXI siguen siendo muchos y con muchos medios.

El autor es Catedr?tico de Periodismo de la Universidad de La Laguna (Tenerife) y miembro de la Fundaci?n CEPS. [email protected]
Publicado por Tepezcuintly @ 13:54  | Politica
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 03 de febrero de 2007 | 18:18
"El caso est? sirviendo para contemplar un concierto de cinismo de gran envergadura, con numerosas intromisiones en las cuestiones internas venezolanas, por presiones de los grandes grupos de poder. "

Esto me hace recordar una carta que encontre de parte de la mafia Venezolana viviendo en Miami (recuerden que el golpista Cara de Mona, tiene refugio ahi), en el que exigian poder a la Casa Blanca de la misma calidad que lo tiene la Mafia Cubana en la cuestion de poder influenciar la politica internacional hacia sus paises de origenes. Claro queriendo instigar un golpe de estado, o invasiones, bloques, etc. contra Venezuela.
http://www.ellibertador.com/el%20Libertador%20Archivo/Semana%20060/voces%20de%20america.htm
Ahi esta. Algo interesante que en esa pagina sale el se?or Alejandro Pe?a Esclusa (golpista y parte del grupo Fascista TFP), quien estuvo aqui en El Salvador hace poco.
Publicado por Invitado
S?bado, 03 de febrero de 2007 | 22:49
La verdad es relativa, pues pena de muerte, tambien hay en cuba y estados unidos, ahora sin entrar en mucha retorica, estoy de acuerdo se debio cerrar a la emisora por golpista y no hasta ahora. Hoy por hoy dejemonos de pajas es solo una venganza que cae en la violacion a los derechos de libre expresion. por mas bonito que escriba este tipo y me explique el funcionamiento de las frecuencias, esto es lo que es
Publicado por Soy Salvadore?o
Lunes, 05 de febrero de 2007 | 12:41
Es increible que un se?or que se dice ser catedratico, es decir, un intelectual, compare manzanas con cebollas y le parezcan que ambas son lo mismo.
Si una aereolinea no administra bien sus aviones, es claro que de su negligencia MORIRIAN sus pasajeros. Si un restaurante es negligente al manejar alimentos, es clara la amenaza a la SALUD y a la vida de sus comensales. Pero un medio emite noticias y opiniones, nada vital para la vida de la gente. La emisora podra ser derechista, mentirosa, manipuladora y tantas cosas como lo son los medios de aca, pero el acto de retirarle su licencia justificandolo y comparandolo como lo de una aerolinea es lo mas retorcido y tergiversado que puede haber y se extra?a de un intelectual como de un autor de post del blog de Hunnapuh como lo es ud., sr Tepez.