S?bado, 03 de febrero de 2007
Otra interpretaci?n del periodista Britanico Richard Gott nos habla del proceso que ocurre en Venezuela.

Para algunos comentaristas lo que ocurre en Venezuela es motivo de diferentes interpretaciones pol?tico-ideol?gicos.

El pueblo venezolano decidi? a trav?s de las urnas apoyar las ideas y las medidas pol?ticas y sociales que Chavez hasta este momento ha impulsado, como es el rescate de las riquezas naturales para ponerlas al servicio del desarrollo del pa?s en beneficio de la poblaci?n. Para algunos estas medidas son "populistas", un t?rmino corrientemente utilizado para descalificar las pol?ticas aplicadas en beneficio de la poblaci?n. Lo que puede conducir que algunos se confundan, acerca de las realidades que ocurren en Venezuela.

Recordando ademas que el 90% de la prensa en Venezuela se encuentra en manos de la propiedad privada. La empresa privada jugaba el papel monop?lico de control de la "informaci?n periodistica", ahora como bien dice Richard Gott, ha surgido la prensa comunitaria, verdadera alternativa a los medios de comunicaci?n controlados por los intereses privados. La RCTV apoy? al golpe de estado anti-constitucional, particip? fustigando en actos de violencia contra la poblaci?n, colaboraron en el cierre de otros medios de comunicaci?n que no estaban de acuerdo con esa medida anti-constitucional, y en ningun momento antes de Chavez existi? otro medio alternativo de informaci?n.

Ch?vez al mando

Richard Gott
The Guardian.

Ha tenido ?xitos indiscutibles. Sumas de petrod?lares sin precedentes se han dirigido hacia las mayor?as pobres del pa?s, manteniendo programas de salud y educaci?n, y proporcionando alimentos baratos. Los resultados ya se ven: una poblaci?n movilizada y alerta comienza a flexionar sus m?sculos, tomando parte en la toma de decisiones pol?ticas a trav?s de una mir?ada de concejos locales y comit?s ad-hoc operando a muchos niveles. Nada como esto ha sucedido en Am?rica Latina desde la Revoluci?n Cubana hace casi medio siglo. Es algo fascinante.

Toda esta energ?a y emoci?n se han canalizado a trav?s de nuevas instituciones, financiadas directamente con las ganancias petroleras. Al mismo tiempo, mucho de la vieja Venezuela pre-revolucionaria permanece en pie.

La infraestructura tradicional del pa?s est? plagada por la burocracia y la corrupci?n, monstruo de dos cabezas heredado de la ?poca colonial. Los bur?cratas se aseguran de que nada se lleve a cabo, mientras la corrupci?n lubrica los poderes de la inacci?n.

Lo que es cierto para el Estado, lo es tambi?n para la industria privada. As? que, esta ?legislaci?n habilitante? le dar? mayores poderes al ejecutivo a costillas de la legislatura, con la esperanza de que Ch?vez pueda presionar para lograr los necesarios cambios. En alg?n punto, las nuevas instituciones y las viejas burocracias tendr?n que fusionarse.

?Es este el camino a la dictadura, o a la v?a para una reforma razonable? La naturaleza del problema es familiar para los cient?ficos pol?ticos, y ciertamente, no es nuevo para Latinoam?rica. ?D?nde debe estar el equilibrio entre el ejecutivo y la legislatura? Cada pa?s escoge su equilibrio, y las revoluciones ofrecen una oportunidad para que el equilibrio cambie.

Permitir al presidente dar ?rdenes ejecutivas no es nuevo. Se permite bajo la constituci?n de 1999, y bajo la antigua constituci?n. Los predecesores recientes de Ch?vez se permitieron las mismas facilidades de cuando en cuando, especialmente para lidiar con temas econ?micos y financieros. Incluso Thomas Shannon admiti? en un comentario inusualmente amistoso, que la Ley Habilitante no es nada nuevo: ?Es v?lida bajo la Constituci?n, y como con cualquier herramienta de la democracia, todo depende de c?mo se utilice?.

Lo m?s importante es el cambio en la naturaleza del gobierno, m?s que un esquema concebido para la toma de activos privados, perjudicar a los ricos y nacionalizar todo lo que est? a la vista por decreto presidencial. Quiz?s la m?s significativa de las reformas anunciadas sea la provisi?n de financiamiento y poder para los consejos comunales que est?n apareciendo por miles en todo el pa?s. La futura democracia socialista de Venezuela depender? m?s de estas expresiones populares que de la Asamblea Nacional en Caracas. Dado que la oposici?n boicote? tontamente las elecciones de diputados, la Asamblea enteramente pro-Ch?vez tiene una utilidad m?s bien limitada.

Por la mayor parte de los ?ltimos ocho a?os, Ch?vez se ha dado pasos hacia adelante en respuesta a las acciones de los dem?s. El intento de golpe en 2002, el paro petrolero de 2003, y el llamado a Referendo Revocatorio en 2004, todos llevaron a una aceleraci?n del proceso revolucionario. Ahora, Ch?vez avanza a vapor propio. Sabemos que quiere retener el control de la econom?a, la ambici?n tradicional de los nacionalistas latinoamericanos. Eso implica petr?leo, gas, electricidad y telecomunicaciones.

Sabemos que aspira a extender la reforma de tierras, paso esencial para el desarrollo rural, y que quiere mejorar la recaudaci?n de impuestos, y aliviar en parte la grosera desigualdad, ese mal extendido por toda la Am?rica Latina, excepto en Cuba. Sabemos que es hostil al capitalismo salvaje, y ha hecho comentarios amigables acerca de las cooperativas y otras formas alternativas de organizar el sector privado.

Aun as? el futuro de Venezuela sigue siendo interesante, incierto y opaco, por la simple raz?n de que Ch?vez no es ning?n dictador y que nunca ha mostrado el m?s peque?o signo de querer convertirse en uno. No tiene un plano de construcci?n definido que pretenda imponer sobre el pa?s. Quiere extender la libertad de prensa, por ejemplo, no reducirla, y mientras disminuye el poder de ganar dinero de los barones irresponsables de la prensa, como Marcel Granier, de RCTV. Ch?vez ha puesto dinero del Estado en el desarrollo de radios y estaciones de televisi?n comunitarias, y proyectos m?s ambiciosos como Vive, el canal cultural, y Telesur, el canal internacional de noticias.

Estas nuevas l?neas de comunicaci?n ya proveen oportunidades nuevas para la participaci?n popular, salvaguarda ?ltima de su r?gimen y fuente de todos los programas y pol?ticas futuras.
Versi?n en espa?ol de Noticias24

Texto relacionado:
Rese?a ?Hugo Ch?vez y la revoluci?n bolivariana?, de Richard Gott
Antecedentes y claves para comprender la realidad de Venezuela
23-10-2006
Publicado por Tepezcuintly @ 10:46  | Politica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios