Mi?rcoles, 31 de enero de 2007
Mis respetos a hunnapuh.

Estimados lectores:

Dejaremos este tema para comprender el asunto sobre lo que escrib? en este espacio p?blico. Dir? que las palabras de hunnapuh, sobre los excesos ( tirando fuerte y directo ) con la puteada a la par, no fue la manera correcta para expresar mi desagrado a esas personas mencionadas. Ese fue el error, pues, personalizar y nombrar los nombres, de eso recaigo ahora, por que al final, Mr. Ochoa ni se hubiera dado cuenta, y no le hubieran ido avisar corriendo, para que viniera a darle a este asunto pues parece que se nos vino con todo y tropa, y tiene derecho el muchacho, total, alli aparecio su nombre, y debia salir a combatir de ese abuso que el raton de monte le lanzaba.

Los otros dos no se han asomado, pero no creo que vengan, y si vienen, como que no veran el tema, asi es que se cierra el capitulo de la historia prohibida de la villa de hunnapuh, y enmiendo mi error y otra vez si dejo un escrito, no personalizare, para evitar mancharle el blog al compai, que hasta con colochos lo ha adornado, y ademas con tantas belezas que nos visitan este asunto pues se pone feo. Sorry guys I'wrong, no traten de justificarlo, la falta ya esta hecha, no recurran a tratar de justificar la personalizacion de un escrito, por que no es correcto, ademas como dijo hunna, no somos el diablo de hoy.

Lo que escrib? es verdad, y de eso no me retractare, en otras palabras, si de la forma y no de su contenido, tampoco me voy a retractar de mi forma expresiva autoctona. Escribo esto para no mancharle el blog al que lo origino, ademas por verguenza propia para que este blog se libere del torbellino de saciedades recicladas.

La historia es verdad, y da pena el hecho de que mientras unos se encontraban sufriendo la guerra en el pa?s, otros hac?an su agosto, y hoy d?a terminan siendo parte del carril desfigurando la historia, creando incultura, trabajando para que en nuestro pa?s se inventen credos a partir de de experiencias que ellos no vivieron, pero si, tomando otras vidas y sujetos de la historia para sus propios beneficios.

De la gente de la derecha puedo esperar de todo, ya estamos acostumbrados a la misma mierda de ellos, pero no de la gente que un d?a se esperaba florecieran para darnos un fruto alternativo de palabras independientes, a la voragine de propaganda que la derecha nos lanza constatemente a travez de los medios de informaci?n.

No pedire perdon, por que no he pecado, esa se las dejo a los santos maculleros, pa'que se vallan al mas alla y regresen como ellos crean, por mi parte eso de las iglesias me tiene sin cuidado. Aun asi le tenga gran respeto a hombres como Monsegnor que call? tratando de abrir consciencias y lo hizo a su manera, con palabras sabias, desde un pulpito diferente.

Que se perdonen los que se cambiaron de chaqueta, cuando se colocaron en tarimas para dictarse y autodenominarse cachimbones, eda chino?

Les dire que es decepcionante conocer las cosas que suceden dentro de sectores que se dicen honestos intelectualmente. Y para mas joder, contando y relatando historias, que mas parecen murmuros de otros para santificarse asi mismos.

La dialectica entre los "intelectuales" y la izquierda ya es bastante vieja, sobretodo los que tendriamos que denominar como burqueses, palabra tal que no utilizo, por que no ando en el asunto de andar repitiendo ideologia o catalogaci?n entre tanta diferencia. Pero si hago la distinci?n de los actos que incoherentes, y la falta de respeto a la memoria de los muertos, los hermanos, las madres que calleron.

Ellos no pudieron escribir su rabia, para ellos todavia no hay "conversi?n" los convertidos se quedaron en el paradigma del dinero, del velero que los mueve como el viento, pero sopla por tener un mejor postor, valiosa es la letra que se libera y es totalmente independiente honesta para decir las cosas con un momento de silencio en su mente comprendiendo que los de abajo son valiosos y no se deben traicionar, por minimo valor.

Preferible es aquel que mueve las ventanas de nuestros ojos desde una choza sin llamarse a si mismo a travez de los hecho que otros enarbolan, simplemente respondiendo a su concienca.

Si alguna vez algun compa?ero de aquellos que dijeron ser "revolucionarios" y despues cometieron errores, no es excusa para otros dejar su camino, y ser converso solo por que el error de otros han dejado un elemento personal, y los coloca en otras posiciones diametricamente opuestas. Puta, entre Villalovos y estos locos no hay tal diferencia, y me parece que los que se dijeron intelectuales dejaron mucho que desear en todo este asunto.

Villalobos bien, y que es mas grave por que se sirvio de sus conocimientos para crear una esfera nueva de incontables seguidores que jodieron e hicieron tanto da?o a la misma gente que lucho a su lado, ?ste mismo que escribe muy talante en el periodico que ustedes ya saben, se saborea gustoso en un pa?s despues de haber obtenido apoyo de la elite en el poder, lo mismo esos que nombre, por que cuando en los a?os 80's un monton de gente andaba en el exterior sin meter las manos donde la papa de verdad quemaba, dejo aparte a la gente del FMLN, y cuando me refiero a la papa quemaba, me refiero a la gente que sufrio la guerra colateralmente, como victimas de la voragine entre estos dos bandos. Y esas injusticias han dejado la gran huella entre la gente. Que nos importan los politicos burocratizados, la mera macoya esta abajo, alli donde nadie puede decir las cosas sin que le den un trabon o un balazo en la cabeza. A ellos se les abandona, los intelectuales que lograron escalarse por las espaldas del problema hoy viven bien vergon comiendo rico, "pura vida". Desde los escritorios.

En el exterior decir en los 80's que eras salvadore?o, era un reconocimiento del cual muchos se han llenado las manos, y esa es una verguenza.

Para mas joder, los "conversos" de esos de afuera, tienen la buena mania de no observar las cosas mas alla de sus tristes, miserables espejos y escritorios, Asi son muchos intelecturales en el mundo, y El salvador no es ninguna excepci?n.

Les dejo un poema de Roque Dalton para que lo disfruten.

ludos a todos.

Viejuemierda.

Hubo en El Salvador un maestro y periodista
llamado don Alberto Masferrer.

Hab?a nacido en el pueblito de Alegr?a, Departamento
de Usulut?n,
y se dedic? a denunciar las injusticias sociales
en libros como El dinero maldito o Cartas a un obrero
y en editoriales de un peri?dico que fund?, llamado
Patria.

En este poema trataremos de explicar
algunas razones por las que un hombre as?
ha sido santificado y oficializado
como fil?sofo-soci?logo-profeta nacional
por las sucesivas dictaduras que ha sufrido el pa?s,
hecho que no ha dejado de extra?ar a algunas almas
c?ndidas.

Dichas almas c?ndidas se preguntan por qu? se exalta
tanto
a este hombre llamado ?un ala contra el hurac?n,?
?el terrible San Juan Salvadore?o,? ?el gran
demoledor de mentiras,? ?el formidable
agitador de la patria,? precisamente
en un pa?s tan esencialmente injusto
como es El Salvador.

Su historia no es nada fuera de lo com?n en los
tr?picos:
Cogido por las corrientes culturales
de la desconcertada Am?rica Latina finisecular,
don Alberto anduvo para siempre en la onda de Domingo
Faustino Sarmiento
en eso de confundir a cada rato los pobres con los
b?rbaros
asimil? la aflicci?n mundial de la burgues?a que
produjo el reformismo
y se enmariguan? hasta la cacha con las misteriosas
filosof?as orientales.
Se enamor? de la palabra y s?lo de la palabra
y se crey? y abon? con esmero
la tonter?a esa del ?verbo fustigador,?
la gran m?scara de gordos sinverg?enzas como Monse?or
Castro Ram?rez,
el machete de todos los diputados del Partido Oficial,
el mejor aliviador para la gran olla de presi?n
en la que todos vivimos estallando de sol a sol.

Quiso ser como Gandhi, pero le falt? profundidad,
historia,
confrontaci?n real contra el principal enemigo de su
pa?s.
So?? en llegar a ser como Jos? Ingenieros,
pero le falt? talento, informaci?n, coraje, para
sostener firme en las manos
los textos de los cl?sicos del marxismo.
Devino en una especie de Gabriela Mistral que no escribi?
poes?a.
Del cristianismo aprendi? la paciencia de la otra
mejilla.
Y contra la violencia alz? la lechuga del vegetarianismo.
Predic? la castidad, el antialcoholismo y la
alfabetizaci?n,
el derecho del hombre al aire y al agua pura,
a la alimentaci?n suficiente, variada, nutritiva y
saludable,
el derecho a la habitaci?n, amplia, seca, soleada y
aireada,
a la Justicia (con may?scula), pronta, f?cil, igualmente
accesible a todos,
a la educaci?n primaria y complementaria eficaz,
que formara hombres cordiales, trabajadores expertos y
jefes de familia conscientes.

Pero se cuid? mucho de explicarnos c?mo es que se
podr?an conseguir
esas maravillas, en forma equitativa para todos.
Lo mas que hizo fue remitirnos
a la responsabilidad del Gobierno y a la majestad de la
Ley,
a la voluntad de Dios y a la buena disposici?n de los
ricos,
al propio perfeccionamiento en medio de la paciencia
infinita,
y a los frutos de la educaci?n general y la cultura
universal.

Al principio todo el mundo se mor?a de risa
frente a la ira imponente de unos cuatro pelones, sus
disc?pulos.
Luego, los que m?s se mor?an de risa con las bayuncadas
de don Alberto,
seguros de que sus diatribas lo ?nico que les hac?an
eran cosquillas,
comenzaron a aprender que todo aquel pensamiento
podr?a prestarles alguna utilidad.
Sobre todo frente a otros pensamientos que andaban
haciendo bulla entre el pueblo
con palabras que propon?an ir m?s all? de las palabras
y que en resumidas cuentas aconsejaban a los machetes de
los pobres
no quedarse metidos en sus vainas.

Pero sigamos con la doctrina de don Alberto.

Que tuvo su pol?tica de cuadros,
tuvo su pol?tica de cuadros:
dej? dicho que el fervor para conseguir
todo aquello que llamaba el ?m?nimum vital?
deb?a provenir de hombres sujetos a la Nueva Fe
que adem?s aceptaran como mandamientos individuales
los de ser trabajadores asiduos,
los de ayudar a sus hijos y a sus padres (siempre que
fueran ancianos y necesitados),
contribuir al sostenimiento de orfanatorios, hospitales
y asilos de indingentes de su comuna o provincias;
proteger a los animales no da?inos, especialmente a los
p?jaros;
respetar y proteger al ?rbol;
ser limpios y bien hablados;
no embriagarse ni narcotizarse;
no aventurar en el juego el producto del trabajo, no
disiparse ni prostituirse;
no explotar ning?n vicio, no vivir de la usura ni
usurpar el trabajo ajeno;
velar por los derechos del ni?o
y no prestarse, ni por recompensa o amenaza,
a servir como instrumento de ninguna tiran?a.
Si la utop?a es la codificaci?n
del mayor n?mero de aspiraciones humanas
sin que se adjunte un m?todo concreto y efectivo
para su realizaci?n,
don Alberto Masferrer fue un utopista t?pico,
aunque de medio pelo, subdesarrollado, por falta de poder
imaginativo.

Pero ?no es quiz?s pedir demasiado a don Alberto,
en definitiva un maishtrito perdido en El Salvador
de principios de siglo,
esto de exigirle una metodolog?a,
una pol?tica, una t?ctica,
desde su ubicuo p?lpito? ?Es que acaso
no realiz? con creces una labor espl?ndida
al anunciar muchos de nuestros males?
?Acaso entre nosotros el enunciado del mal no es ya su
denuncia,
el primer paso para el alzamiento en su contra?

Don Alberto, si vamos a tenerlo como hombre
honesto
(aunque el problema en estos l?os no es de honestidad),
parece que cre?a eso cabalmente.

Es m?s: lo cre?a hasta el extremo de darle a la denuncia
verbal
una autonom?a tan grande
que en ?l ?la palabra de fuego? lleg? a ser la ?nica
realidad,
en el fondo, independiente de la realidad en que
nac?a.
Pero hasta en esta creencia se contradijo,
pues pronto se dio cuenta de que en El Salvador
tan s?lo por hablar pueden llev?rselo a uno todos los
diablos.

A?orando la audiencia que un intelectual tiene en los
medios cultos,
don Beto nos enrostr? los hechos de que
?Tolstoi fue o?do en la tierra de los Zares sin que
nadie pretendiera
desollarlo vivo? y que
?a Eliseo Reclus, si le aprisionaron,
no fue por sus ideas sino porque tom? parte en la
comuna.?

O sea, en esencia:
?La palabra convincente no s?lo es bastante
sino que sustituye a la acci?n.
Y cuando a nuestra palabra convincente se le responda con
amenazas,
lo que debe hacerse es elevar el tono de nuestra palabra
convincente.?

Eso pensaba don Alberto
y as? vino agarrando fama de profeta.
(Que all? en el fondo de su coraz?n
fuera buena gente o no, es harina de otro costal,
harina que nunca le quit? el hambre a nadie.)

Pero Adem?s en este mundo h?medo
hasta ?la palabra de fuego? llega a podrirse:
la de Masferrer se pudri? en vida de quien la pronunci?,
y se pudri? en su ley, en sus propias formas de ser y
ser usada.

Veamos un ejemplo.

?N?tese bien ? Dice don Beto como primera premisa, en
Leer y escribir -,
nosotros no somos todav?a una patria.?

?Porque este pa?s ? agrega luego, profundizando la expresi?n-
tal como se halla ahora constituido, es un monstruo.?
Leer esto produce un erizamiento intelectual.

?Qu? hombre m?s l?cido! -piensa uno- ?Haber escrito
esto antes del 32!

Pero luego da sus razones don Alberto, en La cultura
por medio del libro:
?Nos consta que la tercera parte de nuestras 48 ciudades
-dice-
(m?s o menos son 48) no tienen,
como instrumento de cultura
(fuera de la iglesia y el ayuntamiento, telara?osos y
destartalados),
m?s que el patio de gallos y el estanco. Todav?a peor:

hay muchas de esas ciudades que no tienen agua
ni excusados en las casas.?

Y concluye gritando (el terrible San Juan?):
??C?mo es posible que se permita edificar
una casa sin excusado?
?C?mo es posible que se confiera el honor de llamarse
ciudad
a un pu?ado de b?rbaros
que todav?a no sienten la necesidad de tener
excusados??

Esa es la palabra tramposa:
la que denuncia la generalidad infinita del mal
y propone soluciones de hormiga.

El actual r?gimen social es injusto: construyamos
letrinas.
El latrocinio nos ahoga: dejemos prendas usadas de vestir
en el traspatio
para que el buen ladr?n no se vea obligado a seguir
adelante.

La prostituci?n prolifera: ense?emos a leer a las
muchachas.
La explotaci?n es la principal relaci?n humana del
pa?s: oremos.

No se trata tan s?lo de preferir el verbo a la acci?n:
se trata de establecer una palabra que con su brillo
o con el brillo de soluciones fant?sticas
oculte el sonido profundo de la realidad, su verdad
?ltima.

Esta es una de las trampas caza-bobos
que nos dej? montadas ese viejo de mierda,
la bomba de idiotez que hoy los gobiernos
y los coroneles
y los maishtros de escuela m?s p?caros y descarados
y los venerables gu?as de la juventud de manos sudorosas
y las Agencias de Publicidad
y los partidos pol?ticos que presumen de nacionalistas
y democr?ticos
y los obispos que se la llevan de liberales
y los profesionales disfrazados de gente decente a puro
perfume
y los m?viles orejas al servicio de la CIA
que fundan clubes de jardiner?a o de
Centroamericanismo
y los due?os de la Gran Prensa y la Televisi?n y los
Ministerios de Educaci?n y sus departamentos
editoriales
y los cultos homosexuales de Relaciones Exteriores,
lanzan al fondo del alma de nuestra juventud
para ahogar su rebeld?a,
para liquidar su hermosa presi?n con el
Dios-tubo-de-Escape
su ira sant?sima con el Dios-paliativo.
Y eso, sin negar que don Beto pudo haber escrito todo con
la mejor intenci?n.
Porque si tuvi?ramos pruebas de todo ese mal que le hizo
al pa?s
fue de al tiro de intento,
estar?amos obligados a irlo a desenterrar
y trasladar sus huesos al nicho donde se pudre el General
Mart?nez
y don Foncho Qui?ones Molina y los Mel?ndez.

Mezcla de p?caro, de santo-bobo e irritado tatarata
don Beto fue sin embargo en vida
acusado hasta de comunista.
Y para colmo de males
?l mismo se lo crey? despu?s de la matanza de 1932
y se fue a morir de flato a Guatemala
crey?ndose culpable de haber enga?ado a tanto muerto.

Ni siquiera se dio cuenta de que ?l iba a pasar a la
historia de nuestra cultura
(cuando se escriba la verdadera historia de nuestra
cultura)
como un c?mplice objetivo de los asesinos del pueblo,
a quienes les hab?a ofrecido instrumentos m?s finos y
tranquilizantes
de explotaci?n y dominaci?n.

Don Beto Masferrer sirve hoy para todo.

Consuelo de las esposas de los borrachos,
trigal para que espiguen los cagatintas que escriben
los discursos del Presidente,
cementerio de elefantes
para que los intelectuales de izquierda cansados de la
vida
lleguen con su cacaxte ideol?gico
y lo pongan de almohada para morirse de una vez por todas
pensando en lo bonita que habr?a sido la vida y todo lo
dem?s
si la lucha no hubiera sido tan dura
en el pa?s enano que le vino a uno a tocar.
Publicado por Tepezcuintly @ 14:30  | Educacion y Cultura
Comentarios (9)  | Enviar
Comentarios
Publicado por JJmar
Mi?rcoles, 31 de enero de 2007 | 17:30
Te felicito, de veras te felicito. Comprendo ahora tus razones de fondo, y las comparto. Tambi?n me toc? vivir decepciones iguales. Pero vamos hacia adelante.Talvez los ?nicos imprescindibles son los que lleguen hasta el final. Ojal? que nosotros estemos en esa lista. Los que se quedaron por comodidad o por lo que sea, simplemente no valen la pena. No valen ni un gota de bilis.

Mantengamos con nuestras ideas el prestigio de este espacio com?n, lo importante es aprender. Solo caminando, equivocandose y corriguiendo se aprende. Nos debemos tambi?n a los que a diario nos leen y esperan de nosotros mas neuronas y menos bilis.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 31 de enero de 2007 | 19:52
No hizo falta que me avisaran para que leyera tu post; soy lector asiduo. Y mi apellido es Menj?var.
Y, s?, est?s enojado. Supongo que para ti represento las cosas por las que est?s enojado. Lo lamento, porque ese enojo es doloroso para ti, y porque la gente no funciona como dices. No creo que t? funciones as?. Nadie es tan elemental.
Comparto mucho de lo que dices, no tu enojo. No soy un intelectual, ni lo pretendo. Soy un escritor de ficciones que a veces ha trabajado como periodista y traductor. Si pensara que soy otra cosa, lo dir?a.
Cuidado: el desprecio a los intelectuales fue lo que dej? a nuestra izquierda como est?, err?tica y sin un proyecto de pa?s, sin una opci?n real aparte de estar enojada porque las cosas no funcionan. Y de eso no tengo la culpa yo.
Intereses personales... Ja.
No me conoces, ni a la gente con la que trabajo. Llega un domingo a las tres. Yo pongo la coca cola y el pan dulce. Ser?s bienvenido, como todos.
Rafael Menj?var Ochoa.
Publicado por Tepezcuintly
Mi?rcoles, 31 de enero de 2007 | 21:42
La intelectualidad nada tiene que ver con la honestidad, intelectuales honestos son pocos, entre esos no estas vos, cipote Ochoa. Enojo? No cipote, es indignaci?n.
Publicado por Tepezcuintly
Mi?rcoles, 31 de enero de 2007 | 22:15
Mejor deja el escritorio cipote, y bajas a la tierra, muchas nubes no se construyen con lapices, es mejor que agarres la cuma e intenta probar el dolor de espalda, anda trata de vivir con los de la tierra en Izalco pa'que te ense?en hablar sobre el zapote, y deja de andar comiendo bananos con cascara que no es asi el bolado, y cuando hallas hecho onque seya un surquito, hables como todos esos panchos y tobillas, Pablos, Juanes, y otros que ni me acuerdo, me vienes hablar de la poes?a, la que hacen los trabajadores de sol a sol con un misero salario. Si ves al galeas dale una patada de mi parte. Decile que es gratuita!
Publicado por Invitado
Jueves, 01 de febrero de 2007 | 0:02
Qu? pena, la verdad. Cre? que tu rollo iba en serio, y que tus ganas de hacer cosas iban m?s all? de las palabras.
No conoces mi vida. No conoces la de mi gente. Si te resulto c?modo para seguir indignado, adelante. Esperaba un poco m?s de alguien de los que comparten este blog. Veo que eres otro de tantos, y me apena. Prometo no molestarte m?s.
Rafael Menj?var Ochoa.
Publicado por Invitado
Jueves, 01 de febrero de 2007 | 19:59
Tepez andaba de panales en los tiempos de la guerra.
Sus comentarios se basan en escritos de otros.

Para que gastar y lerear con este gran ignorante que es Tepez.
Publicado por Invitado
Martes, 06 de febrero de 2007 | 14:35
Bien dicho Tepez, comparto tu malestar con tanto individuo que ayer se denominaban "revolucionarios","vanguardia del pueblo",y que ahora chupan y comparten con los mismos asesinos del pueblo; esa prostitucion si que revienta y hace que uno se exprese con ira e indignacion.Pero como dice Jmar, no vale la pena la bilis por eso, sigue escribiendo e informando que tienes mucho que aportar y no queremos que se te cierren las puertas en este blog.
Saludos!
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 07 de marzo de 2007 | 10:08
Me llam? la atencion este blog, soy un salvadore?o que me toc? salir del pais en los 80's por esa guerra que tanto ensangrent? nuestras tierras. Viv? muchas cosas en el salvador durante la guerra, despues de los acuerdos de paz he llegado a la conclusion que nunca existi? una izquierda pura en el pais, si no que una pandilla de "oportunistas" que nada mas jalaron agua para su propio molino. Y durante la guerra lo que hicieron fue deshacerse de las personas que se interponian entre sus intereses personales, razones por las cuales fueron silenciados Roque Dalton, Melida Anaya Montes y otros tantos mas. No se apresuren a sacar conclusiones tan rapidas sobre el tema, ya que algunos de ustedes lo desconocen pues todavia sus mamas les cambiaban los pa?ales cuando todo esto sucedio.
Publicado por Invitado
Domingo, 10 de junio de 2007 | 18:37
Noche