Martes, 28 de noviembre de 2006
La Comisi?n Presidencial para la Seguridad Ciudadana contra la delincuencia.

El compromiso de este grupo de respetables ciudadanos es articular propuestas que se deben desarrollar en el corto, mediano y largo plazo y sus ?reas de acci?n abarcar?n la prevenci?n, rehabilitaci?n, reinserci?n y coerci?n contra el crimen com?n y organizado.
La idea de crear una comision para buscar las medidas para combatir el crimen, la mafia y la violencia en nuestro pa?s ha comenzado a dar ?sus pasitos? para encontrarse con la verdadera respuesta que se necesita para detener esta guerra sin sentido que destruye hogares y poco a poco se va llevando a muchos salvadore?os al mas all?.

Imagen
Salvadore?os necesitarme

Como es natural en nosotros los salvadore?os es la de criticar que ?la comisi?n es otro juego pol?tico?, ?que no dar? las respuestas adecuadas?, ?que no encontrara la formula?, ?que fue creada para gastar mas dinero en comidas y papeles que en conseguir llevarle el pan a aquel que amaneci? en este pa?s sin la posibilidad de alimentarse y de alimentar a sus seres queridos?, ?que mejor llamemos a Gulliani el ex de Nueva York?. O ?quizas 'robocop' seria la soluci?n? o que "tribunales especiales" sean la base para encerar a los delincuentes

Imagen
Un amigo bloguero salvadore?o
me ha invitado a salvarlos


Esta creada comisi?n ha entrado a ?funcionar? en una etapa donde nuestro pa?s vive momentos de grandes peligros, de grandes responsabilidades y de muchas oportunidades. La guerra entre los delincuentes por control territorial, el control de las decisiones de los jueces, el control de las c?rceles desde donde ?colocan su puesto de mando? para seguir cometiendo fechor?as, donde asesinan a testigos, donde el temor de ser asaltado crece diariamente, donde la ?gente? busca como ganarse el sustento del d?a en trabajos informales, y donde los pol?ticos dejan mucho que desear con sus actitudes de prepotencia, sapiencia y corrupci?n. La amenaza delincuencial da como resultado el pensar en forma espont?nea en la amenaza del terrorismo, esa nueva guerra sin fronteras y sin frentes. El temor de que un tontito pueda adue?arse pronto de armas de grueso calibre y asaltar un banco, o en lo mas grave, asaltar una residencia con saldos desastrosos no es infundado, y ha logrado que, dentro del Estado de Derecho, se haya tenido que recurrir a sistemas de seguridad parecidos a los que antes s?lo exist?an en las dictaduras; pero, de todos modos, existe la sensaci?n de que todas estas precauciones no puedan bastar jam?s del todo en realidad, al no ser posible, ni deseable, un control delincuencial a nivel nacional.

La comisi?n si es cierto que debe de buscar las medidas inmediatas para detener la violencia (no armas en los 20 municipios mas peligrosos en nuestro pa?s y es apoyada por el Presidente Saca, las recomendaciones que con la misma autoridad que se dice tendr? deber?n estar encaminadas a la educaci?n a largo plazo de nuestros j?venes estudiantes de todos los niveles en el Pa?s. Menos visibles, pero no por ello menos inquietantes, son las posibilidades de auto-manipulaci?n que el pol?tico salvadore?o ha conseguido...

En las escuelas tenemos que ense?ar mucho sobre el diario vivir del ser humano. Desde el kindergarten, cuando te ense?an a jugar con carritos, all? debe de ir a la par la ense?anza sobre el como se conduce en un pa?s civilizado, donde impera el respeto a las leyes. Como debe el ciudadano proteger la salud al no contaminar con la basura que a diario tiramos por toneladas de los autobuses, los autom?viles y caminando por las calles de esta El Salvador desordenado.

Muchos han olvidado a Dios, un hombre en el que ya no brilla el esplendor de su ser a imagen y semejanza de Dios, que es lo que le confiere su dignidad e inviolabilidad, sino ?nicamente el poder de las capacidades humanas. Ya no es m?s que imagen del hombre ??de qu? hombre?? del pol?tico?, del papa cervecero? del cura pedofilo, del pastor que se lleva todo el diezmo a su casa? de las ideas empresaiales, de las ideas comunitarias?, de las ideas marxistas?, del que consigue las cosas fuera del orden normal y por ello vale mas? A ello se a?aden los grandes problemas del pais, como en cualquier pais: desigualdades, creciente pobreza, explotaci?n de la tierra y sus recursos, hambre, enfermedades, choque de ideas. Todo esto demuestra que, al crecimiento de nuestras posibilidades, no corresponde un igual desarrollo de nuestra energ?a moral. La mentalidad t?cnica confina a la moral a un ?mbito subjetivo, mientras que lo que necesitamos es una moral p?blica que sepa responder a las amenazas que se ciernen sobre la existencia de todos nosotros. El verdadero y m?s grave peligro de este momento est?, justamente, en este desequilibrio entre posibilidades t?cnicas y energ?a moral. La seguridad que necesitamos como presupuesto de nuestra libertad y de nuestra dignidad no puede venir, en resumidas cuentas, de sistemas t?cnicos de control, de comisiones creadas por Presidentes o asamble?stas, sino que s?lo puede brotar de la fuerza moral del hombre; donde ?sta falte, o no sea suficiente, el poder que tiene el hombre se transformar? cada vez m?s en un poder de destrucci?n. Y alli debe de estar encaminadas las observaciones o cambios que este pais necesita para salir adelante despu?s de a?os de locura.

Es verdad que hoy existe un nuevo moralismo, cuyas palabras claves son justicia, paz, conservaci?n de lo creado; pero, sin los necesarios valores morales esenciales, este moralismo se queda en vaguedades y se desliza, casi inevitablemente, a la esfera pol?tico-partidista. Es, sobre todo, una pretensi?n dirigida a los dem?s, y demasiado poco un deber personal de nuestra vida cotidiana. En los ?ltimos 30 a?os hemos visto de sobra, en nuestras calles y plazas y parques, c?mo el ?pacifismo?, el sindicalismo?, ?el maestro en la clase?, ?el doctor y la enfermera?, ?los soldados?, los obreros y campesinos? los marginados, los lisiados, los padres de los desaparecidos, los estudiantes puede desviarse hacia un anarquismo destructivo y hacia el terrorismo sea este de guerrillas, de estado o de cualquier Juan Pueblo como los que asesinaron a los dos Polic?as en las cercan?as de la Universidad Nacional.

Las consecuencias morales son el resultado de una amplia y clara falta de educaci?n, que reforzado con el abuso de quienes deben de proteger a que la justicia sea igual para todos haya fallado y con ello consecuentemente la autoridad legalmente constituida a sufrido ese resquebrajamiento que ha llevado a este pa?s al caos humano moral y espiritual de cada uno de nosotros.

Imagen
Quiero ser Diputada!!

La guerra creo monstruos que ahora pululan en los caminos de esta patria, esta es la verdadera crisis que vivimos, y no vamos a se?alar si ellos vienen de la derecha, de los soldados, la guerrilla o la izquierda, sino que vienen de las secuelas que dejo la guerra, en toda aquella ni?ez y juventud que vivi? d?a a d?a lo horrible de la guerra de los 80?s. Ellos que se alimentaron de violencia que era ?justificada por ambos lados del conflicto?. La recomposici?n de las fuerzas humanas afectadas por el caos de la guerra no tuvieron ning?n incentivo y consecuentemente ning?n efecto positivo en cuanto al retorno de los valores morales despu?s de los acuerdos de paz o simplemente jam?s se busco el alimentar de amor y esperanzas a los salvadore?os.

La pol?tica arranc? y comenzaron a insultarse, amenazarse y agredirse sin encontrar los puntos de encuentro o coincidencias positivas para el desarrollo del bien com?n para el cual hab?an luchado por mas de 12 a?os.

La guerra civil sigui? en otros frentes y el perd?n aun no ha llegado. Nadie ha pedido perd?n por lo ocurrido, aunque se amnisti?, el perd?n se requiere para cerrar las heridas que aun unos mantienen y que transmiten a las nuevas generaciones.

Esta breve mirada sobre la situaci?n salvadore?a nos lleva a reflexionar sobre la actual situaci?n en la que vivimos seamos cristianos o no cristianos, y, en consecuencia, tambi?n sobre las bases de que deben de ser en este pa?s. La violencia actual, que es secuela del pasado brutal, no puede ser clasificada como una violencia ?importada? por el simple echo que ?las maras nacieron en los EEUU? y fueron deportadas a nuestro pa?s. Pienso que las estructuras de delincuencia moral ya estaban las ra?ces creadas aqu?. Y es aqu? donde recibi? su impronta cultural e ?intelectual? desarrollo.

Imagen
Se creen invencibles

En la estela de esta forma de racionalidad, El Salvador ha desarrollado una cultura que, de manera hasta ahora desconocida para la patria, excluye a Dios de la conciencia p?blica, bien neg?ndolo del todo, bien juzgando su existencia no demostrable, incierta y, por tanto, perteneciente al ?mbito de las opciones subjetivas, algo en todo caso irrelevante para la vida p?blica. Esta racionalidad puramente funcional, por decirlo as?, ha tra?do consigo una subversi?n de la conciencia moral que ha provocado que la maldad reine en el interior de los seres humanos.

En un mundo basado sobre el c?lculo, es el c?lculo de las consecuencias lo que determina qu? es lo que hay que considerar moral o no. Aqu? emerge, sobre todo, la responsabilidad que nosotros, los salvadore?os, debemos asumir en este momento hist?rico: en el debate en torno a la definici?n de El Salvador, en torno a su nueva forma pol?tica, no se juega una cierta nost?lgica batalla de retaguardia de la Historia, sino sobre todo una gran responsabilidad para la juventud de hoy, nuestros lideres del futuro.

Esta comisi?n debe de dejar escrita en la historia, que la alegr?a y la esperanza de las nuevas generaciones no dependen de ?llevar dulcitos? a los cantones y caser?os, o ?quitarle las pistolitas? a los ?muchachos bandoleros?, sino que mejorarles permanentemente la estructuras b?sicas de su diario vivir. El derecho al agua potable, a la salud, a una vivienda digan, a una educaci?n encaminada en los principios morales a fuentes de trabajo permanentes a fin de que puedan llevar el sustento b?sico a sus descendientes y al respeto basico como humano e hijos de Dios..

Ya la Constituci?n pol?tica lo dice, pero hay que ponerla a funcionar.

Imagen
Publicado por nelsons @ 8:30  | Politica
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 28 de noviembre de 2006 | 16:27
Crecimiento y sobrepoblaci?n. ?C?mo hemos atendido el tema?Las pandillas cuyo origen no es interno.El crecimiento econ?mico que no es sin?nimo de desarrollo
Los polos de desarrollo que no deben ser ?nicamente para generarles oportunidades a los empresarios y as? es en la actualidad.
EL desarrollo de las diferentes fuerzas sociales que motoricen el desarrollo del pa?s ni siquiera aparece mencionado en planes del gobierno, etc.
Creer que el tema de la seguridad ciudadana es un problema de h?bitos de moral y c?vica solo demuestra cuan lejos estamos de los enfoques que el pa?s necesita para superar la barrera del subdesarrollo. No es posible que sigan usando el mismo m?todo de utilizar la creaci?n de comisiones para favorecer determinadas pol?ticas que solo le interesan al partido de gobierno.
Publicado por Invitado
Martes, 28 de noviembre de 2006 | 16:30
continuaci?n...
Asimismo, creer que el problema pol?tico se resuelve si y solo s? esta una de las dos grandes fuerzas en el ejecutivo es una vez mas, la mejor demostraci?n que no hemos entendido ni mucho menos aprehendido cuales son las din?micas que producen el cambio en las sociedades, y cr?alo o no se?or ?nelsons? el pa?s necesita de TODAS LAS FUERZAS POLITICAS, pero sobre todo necesita de la participaci?n de ellas en la enorme tarea que significa el desarrollo del pa?s.