Viernes, 24 de noviembre de 2006
Imagen

Manos fuera de Venezuela. Pulsa aqui.

Po?tica del voto
Manos fuera de Venezuela. 10 millones de razones? y una sola


Fernando Buen Abad Dom?nguez
Rebeli?n/Fundaci?n Federico Engels

Nadie debe creer que s?lo con votos se transforma el mundo. Como si fuese magia, como si fuesen dioses. Nadie ha de pensar que la "democracia" representativa burguesa, adicta a la corrupci?n, resolver? los estragos del saqueo y la explotaci?n, la amargura de las personas, su dolor, sus desesperaciones. ?D?nde se ha visto? Nadie en su sano juicio ha de esperar que la realidad cambie sin derrotar al capitalismo. Nadie en su sano juicio ha de suponer que cambiaremos al mundo sin construir el socialismo. Cient?fico, claro. Una y otra vez la democracia de los burgueses traiciona los votos. No hay raz?n para tenerle confianza, para tener ilusiones. Una y otra vez la confianza de los pueblos se llev? una bofetada, una desilusi?n y una tanda de palos con muertos venidos de las manos de quienes se llevaron los votos y las esperanzas. No cometamos los mismos errores. Contemos con el ejemplo de Venezuela. No es lo mismo votar en el contexto de un proceso revolucionario, desde abajo, que votar en el contexto del fraude consuetudinario? Estas elecciones son una operaci?n de envergadura mayor concerniente a la transici?n revolucionaria a su expresi?n margen de todo control imperial y contra la omnipotencia de la explotaci?n y el saqueo? por suerte contamos con Venezuela.

Vienen las elecciones venezolanas a lomos de la Historia, a todo galope, vienen con su ejemplo decisivo y urgente, ratificaci?n de la clase trabajadora, del campo y la ciudad, protagonista clave de la revoluci?n. Ratificaci?n del rumbo a favor del socialismo. Vienen las elecciones, ya se avizoran, con su deseo ardiente de impulsar su revoluci?n hacia delante. Poes?a pura que se siente el?ctrica desde abajo.

Vienen las elecciones damas y caballeros, a favor de la revoluci?n dentro de la revoluci?n. Vienen las elecciones inflamadas de inter?s en las ideas del socialismo y el ambiente general revolucionario y militante de la base. Vienen las elecciones con un empuje in?dito, sin deprimirse y bien peinadas? nadie se equivoque. Se trata de una manifestaci?n magn?fica, una oportunidad para luchar abiertamente por el socialismo. El futuro con pasi?n venezolana que baila su rumba de control obrero?cogesti?n, pu?. Como uno se cansa de vivir desterrado de su propio voto se avecina la hora de ratificar en la revoluci?n verdadera de Venezuela ese destino que lo pueblos acunan, de mil maneras, incluida la del voto contra toda realidad alienada de barbarie y explotaci?n.

Este voto ser? un rito de la revoluci?n como traves?a terrena, rito siempre nuevo, como el sol de la revoluci?n venezolana. El voto ser? un rito de confirmaci?n que por su naturaleza volc?nica y luciferina, no puede desligarse del socialismo cient?fico que nos embelesa, el voto vendr? del ejercicio de la libertad y el ejercicio de la revoluci?n para el derrocamiento absoluto de toda forma de alienaci?n, saqueo y explotaci?n y para la construcci?n de una sociedad, vida, amores y relaciones humanas nuevas? Y este es definitivamente el sentido primero y ?ltimo que entra?a la revoluci?n permanente? conjugar el socialismo siempre en verbo futuro, tenerlo a la mano como la m?s alta y brillante estrella de la ma?ana.

Es un poema fenomenal que entusiasma, que florece en preguntas, movilizaciones, debates? que servir? para ilustrarnos sobre la inteligencia de los trabajadores. Nadie se enga?e, todos sabemos de los peligros internacionales que acechan a la Revoluci?n Bolivariana adem?s del riesgo de tendencias burocr?ticas, la corrupci?n y el peligro de enfrentar a un grupo de trabajadores contra otro. Pero all? en Venezuela saben muy bien los trabajadores que tienen la capacidad de dirigir y mejorar efectivamente la administraci?n, la producci?n industrial, de dirigir su revoluci?n madurarla solidariamente. Eso es el coraz?n de una revoluci?n. Vienen las elecciones y los trabajadores quieren demostrar que pueden dirigir la industria sin capitalistas. Vienen las elecciones y nadie quiere la revoluci?n a medias.

El voto hablar? del mundo entero de las resonancias del coraz?n de la Revoluci?n percutido por el alma de Venezuela, el alma de todos los trabajadores, el alma en los ojos y en las manos? el alma en el dedo ?ndice que dir? con su voto hacia d?nde han de ir las relaciones econ?micas y pol?ticas, la historia contempor?nea, la batalla de las ideas, la lucha anti-imperialista y la Revoluci?n Bonita. Hay que ganar las elecciones con Venezuela, ganarlas entre todos para legitimar, del dicho al hecho, el avance Revolucionario del socialismo, en Venezuela y en el mundo entero. Ser?n mucho m?s que 10 millones de votos. Ni lo duden.

Estas elecciones ser?n un paso m?s contra el poder econ?mico de la oligarqu?a para expropiar a la oligarqu?a e introducir la econom?a socialista planificada. Estas elecciones ser?n un paso m?s para resolver los problemas de la poblaci?n venezolana. No ser?n milagrosas, no resolver?n todo, son una ratificaci?n necesaria y una reiteraci?n tumultuosa de las esperanzas que ven realizaciones. Armadas con las cifras necesarias, los trabajadores caminaran hacia el futuro para demostrarnos que han aprendido cu?l es su situaci?n verdadera.

El paso siguiente es previsible. Los trabajadores celebrar?n masivamente y batir?n el r?cord de votaci?n en cantidad de votos y con calidad de ideas. Ser? una gran victoria para los trabajadores y ser? ratificaci?n de la se?al para que muchos otros trabajadores, de Venezuela y del mundo, sigamos ese ejemplo. Demostrar?n que el control obrero s?lo podr?a desarrollarse seriamente si se nacionalizan las fuentes de trabajo con un programa claro y socialista en pleno siglo XXI, contra todo lo que haga peligrar sus triunfos. Las elecciones ser?n fundamentales en la lucha contra el Capitalismo, privado o de estado. No son unas elecciones cualquiera, estas elecciones tienen por base suprema la Revoluci?n Bolivariana que si bien es indispensable perfeccionarla con ideas cient?ficas, hace una diferencia monumental, es su matriz y su fuerza. Eso las hace distintas, especiales, nadie se equivoque. Las elecciones profundizar?n los cambios no s?lo para avanzar en el control obrero, tambi?n para elevar la discusi?n pol?tica, filos?fica e ideol?gica sobre el rumbo hacia donde queremos, podemos o debemos ir. ?No es eso hermoso?

Combatamos la indiferencia al voto revolucionario en todas sus formas; al juego irresponsable de la distracci?n, la palabrer?a abstencionista erudita, la especulaci?n pura; no tengamos algo en com?n, con los peque?os y grandes burgueses y su esp?ritu plagado con todas las cobard?as, todas las abdicaciones, todas las traiciones posibles? no nos impedir?n que ratifiquemos el rumbo de la revoluci?n a cambio bagatelas y derrota.

Estas elecciones probar?n c?mo los revolucionarios ejercen su voz, su voto y su movilizaci?n, cu?l es su participaci?n real y c?mo se erigen en protagonistas verdaderos. Como, los venezolanos, luchan por el cambio a pesar de los pesares, contra todo tipo de frenos y obst?culos, contra la oligarqu?a y contra la burocracia. Estas elecciones ser?n tambi?n un paso m?s contra la burocracia, la corrupci?n y el arribismo. Contra todo lo que dentro y fuera intenta frenar el avance del socialismo y la conciencia de los trabajadores que son profundamente cr?ticos y cada d?a m?s activos. Estas elecciones fortalecer?n la columna vertebral de la revoluci?n para que la clase trabajadora dirija no s?lo las empresas, sino tambi?n la sociedad y el estado todo. Fortalecer? la direcci?n de los trabajadores en una econom?a socialista planificada basada en la nacionalizaci?n de la tierra, los bancos y las grandes empresas. Para eso servir?n las elecciones, para elevar la calidad del voto y todo lo que eso exige como movilizaci?n concreta.

Las elecciones nacer?n de los talleres, las reuniones, en cada secci?n de la f?brica? nacer?n de un debate en la casa, en las escuelas, en las oficinas? ideas para llevar a la pr?ctica el entusiasmo y la urgencia de futuro. Estas elecciones nacer?n del impulso paciente de los movimientos revolucionarios de la clase trabajadora venezolana, con el perfume emocionado del carachazo heroico en febrero de 1989, pasando por las victorias extraordinarias del presidente Ch?vez, las derrotas propinadas a la oligarqu?a en abril de 2002 y el triunfo ejemplar contra la huelga patronal contrarrevolucionaria, este voto es el voto que triunf? en el refer?ndum y ahora insistir? en su rumbo hacia le socialismo?

Estas elecciones venezolanas sabr?n a gloria. Se ver?n las caras de los trabajadores, hombres y mujeres, j?venes y viejos, orgullosos de su revoluci?n y sus convicciones en plena acci?n, con su mirada alegre y decidida que es la ?nica garant?a de que esta revoluci?n no tiene retorno, nada es comparable con esto. Estas elecciones ayudar?n a hombres y mujeres a pensar y actuar como individuos libres, no como esclavos. Trabajadores capaces de luchar e instaurar medidas anti-burocr?ticas, como el derecho de revocaci?n, la limitaci?n de los salarios de todos los funcionarios, la inspecci?n de gastos, etc., y el "socialismo cient?fico del siglo XXI"

La revoluci?n avanza, "El problema de la burocracia, la corrupci?n y el arribismo es el centro de la ecuaci?n. Estas son las herramientas utilizadas por la contrarrevoluci?n para detener la revoluci?n en su camino. La oligarqu?a y el imperialismo est?n intentando encontrar puntos de apoyo dentro del movimiento bolivariano, luchan por introducir un caballo de Troya en sus filas para poder acabar con sus defensas. La lucha por el poder en Venezuela se decidir? en la lucha de tendencias opuestas dentro del movimiento bolivariano que, en ?ltima instancia, reflejan la lucha de oposici?n y de intereses de clase incompatibles entre s?." La conciencia crece a pasos agigantados. Los trabajadores discuten el socialismo, luchan por el control obrero y el nacimiento de una cultura nueva con valores nuevos, solidarios y socialistas. Obtienen conclusiones muy avanzadas a partir de sus experiencias y sus necesidades. Se preparan para tomar el poder, no s?lo en las f?bricas, sino tambi?n tomar en sus manos la sociedad. Estas elecciones son un paso m?s. Con m?s de 10 millones de votos.

No ser? mediante "campa?as pol?ticas" de cart?n, llenas de declaraciones estereotipadas, que sea posible conseguir liberar toda la fuerza de los votos con su esp?ritu revolucionario y no ser? con palabrer?a que se liberar? el hombre nuevo socialista y fraterno; por el contrario es s?lo por la v?a de la afirmaci?n y de la ratificaci?n, 10 millones de veces contundente, y m?s, que la fidelidad inquebrantable al socialismo con todos sus potencias de emancipaci?n del esp?ritu y del hombre, habr? de impulsarnos, con aproximaciones sucesivas y dial?cticas a la revoluci?n permanente.

Estas elecciones son una batalla que nos llama y nos exige hacer nuestra parte solidaria, necesaria, hombro con hombro con los venezolanos m?s avanzados. Estas elecciones nos atraviesan y nos competen nadie puede hacerse tonto, mucho de nuestro destino depende de que sepamos estar junto a los trabajadores y campesinos en su lucha. Que sepamos estar con los revolucionarios verdaderos contra los reformistas, los bur?cratas y la quinta columna de la oligarqu?a. Poner todo de nuestra parte para que Venezuela sepa cu?nto y como solidarizamos con sus avances y sus ideas rumbo al socialismo cient?fico como arma que puede proporcionaros, a todos, dentro y fuera, las armas para llevar esta lucha a una conclusi?n victoriosa mundialmente. Con cr?tica fraternal, tras el ejemplo de Venezuela.

Se hablar? para siempre de la alegr?a, franca, noble de Venezuela hoy? su condici?n esencial de alma revolucionaria que nos inspira e incentiva. Los votos ahora aguardan semblante apacible, aguardan ahora como noticia promisoria de que algo nuestro se levanta en el horizonte nuestro. Su voto ser? un nosotros. Y ser? nuestros padres con sus luchas saboreando esta hora suave salida del hogar. Su voto ser? los caminos venezolanos nuevos que llevan el coraz?n a galope. Su voto hablar? latiendo en el coraz?n de los recuentos y los proyectos. Su voto camina con el amanecer y con el mar caribe para sanar nuestra orfandad con urnas repletas de pueblo hospitalario y enamorado. Su voto, se?oras y se?ores, debe dolerle mucho al enemigo. Su voto es curativo.

Nuestra tarea es defender ala Revoluci?n Bonita, d?a y noche, ayudarla a florecer y a expandirse, incluso nuestra tarea consiste en comprender, aunque nos cueste, la magnificencia po?tica de la revoluci?n el poder?o de sus verdades mejores, sus n?cleos racionales y emocionales? la vida misma como poes?a, nuestra tarea es desconfiar de cualquier modo burocr?tico o sectario de pensar, nuestra tarea es exaltar lo maravilloso de los votos en una democracia genuina, desde abajo, obrera y campesina socialista y fant?stica que no es falsa, que est? en marcha, que exige esfuerzos y que tiene futuro?

No hay en la Venezuela revolucionaria voto ne?fito y eso fascina al mundo, donde la luz y sombra, bien y mal, amor y odio, placer y dolor se identifican en un pensamiento socialista que ilustra de manera expl?cita las tesis de una revoluci?n que aumenta su intensidad en los hechos para que cada ma?ana el reloj prodigue raudales de vida. Estos 10 millones de votos, al menos, traspasar?n todas las barreras donde la vida se fuma una tregua terca y nos ofrece todos sus malabares de historia nueva, nunca antes vistos, en la nave de los locos que sue?an una revoluci?n plena. Venezuela va ala vanguardia.

Votar ahora en Venezuela comporta una actividad conciente para transformar el mundo vinculada a la actividad de construir el socialismo cient?fico del siglo XXI . Votos que son banderas de todos los problemas humanos, bajo todas sus formas, con las fuerzas de un proceso revolucionario que exige tiempo, ratificaci?n, profundidad y ampliaci?n. Que todos los revolucionarios pre?ados por el socialismo cient?fico sepan ser inspiraci?n de la poes?a de propaganda, del lirismo de la lucha, de la ?poca de los triunfos, poes?a totalmente revolucionaria capaz de insuflar fuerzas confianza de s?, raz?n de s? y certeza de futuro. Negaci?n de los determinantes hist?ricos que frenan a la humanidad, defensa de la cultura revolucionaria, entrega sin reservas para que la revoluci?n venezolana siga dando sus frutos. Venezuela va adelane.

La "pol?tica" vieja, la de las componendas criminales, a?lla en los anaqueles de la historia, no por su derroche de "buenos modales" sino porque hay un pueblo que pas? ser protagonista de su vida. El voto venezolano no es esa "mercanc?a" barata que prometen ancianamente los centristas a una multitud de espejos desvencijados por el caballo de Troya de la demagogia. De eso est? plagado el mundo entero. El voto venezolano tomar? indistintamente la forma de la revoluci?n y nos har? mirarnos al espejo del mundo. El voto de Venezuela es de la humanidad entera y se halla en el fondo de nuestros bolsillos, en los peines y en las s?banas m?s blancas. El voto de los venezolanos abre la puerta siguiente de nuestro pecho jadeante, el voto de los venezolanos es coraz?n de esperanzas entre los dedos que apuntar?n las elecciones.

Se ha hablado tanto de Venezuela y se ha dicho tan poco. De su solidaridad inmensa, de sentirla, de juzgarla, de contar sus cicatrices, de palpar las injusticias en su contra. Se ha hablado tanto de Venezuela, han sido tantos tus cr?ticos... sus detractores, que por doler nos duelen las calumnias, los el petr?leo robado, las penalidades de la clase trabajadora y la injusticia econ?mica, pol?tica y social? nos duele Venezuela en todo el mundo? pero nos alegra en ella la humanidad entera que cuenta ahora con las elecciones como gu?a.

El voto es un frente mundial de centenares de millones de hombres rumbo al socialismo en serio. Cient?fico pues. Ese voto en Venezuela cuenta con nuestras voces que por todas partes anhelan decir a cada venezolano cu?nto importa que triunfe nuevamente su Revoluci?n en las urnas, en las f?bricas recuperadas, en las tierras reapropiadas, en sus debates y en sus escuelas? Ese voto es una t?ctica y estrategia dial?ctica con el programa de transici?n hacia el socialismo. Coro mundial los sue?os venezolanos y de todos.

Votos frente al peligro, votos cada vez m?s reales, indicios que ensanchan todas nuestras especulaciones sobre una vida digna. Voto que termine con cualquier reflexi?n peregrina y sea nata pura revolucionaria quintaesencia? leche de la lucha. Voto l?cteo e innumerable, v?a l?ctea, v?a madre. Es hora de aunar los dict?menes de la revoluci?n a los del voto. Ninguna acci?n individual o colectiva, sobre todo revolucionaria, puede prescindir de cualquier herramienta que enriquezca a la revoluci?n misma.

A estas horas sabemos que el voto se ejercer? como un rel?mpago; conjugar? los aspectos m?s urgentes de nuestra realidad mundial y ser? una concreci?n de pelda?o, un salto adelante, un descorrer las cortinas para que entre el sol de un d?a nuevo. La revoluci?n necesita tiempo. Hay que salir a las calles y vivir la transparencia de las elecciones venezolanas, vivir esa casa de cristal que son sus calles enfiestadas de revoluci?n y virtud socialista, salir a las calles n?tidas y contagiosas con su ebriedad de triunfos y futuro, su exhibicionismo de fraternidad. Bailar ese estremecimiento de calidez caribe y oleaje profundo. Salir a las calles a olfatear los votos, salir a leerlos en los asuntos ?ntimos de la existencia que pasa revista a sus tareas de construcci?n colectiva. Votos que andan ya sobrevolando Venezuela como p?jaros que buscan nido en la primavera de la voluntad, en los solsticios del socialismo? nuestro y de ellos. Todo el tiempo. Manos fuera de Venezuela.
Publicado por Tepezcuintly @ 6:11  | Politica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios