S?bado, 18 de febrero de 2006
Un gran amigo m?o espa?ol, Benito A. de la Morena, dio el d?a de ayer este discurso para Barrameda la cual lo considero importante para compartirlo con ustedes, espero que despierte conciencia.
Imagen
"Hace m?s de tres millones y medio de a?os, dos de los antepasados de la humanidad actual dejaron sus huellas en la arena cerca de lo que es hoy la localidad de Laetoli, en la Rep?blica Unida de Tanzania..... . Probablemente, pertenec?an a un grupo integrado por centenares, o tal vez miles, de personas y pose?an implementos rudimentarios. S?lo debido a una notable concatenaci?n de coincidencias, sus huellas se preservaron y hoy podemos verlas y maravillarnos.

En la actualidad, las huellas de la humanidad son evidentes. La actividad humana ha afectado a todos los lugares del planeta, por remotos que sean, y a todos los ecosistemas, desde los m?s simples hasta los m?s complejos. Nuestras opciones y nuestras acciones han transformado el mundo natural, creando a la vez enormes posibilidades y peligros extremos para la calidad y la sustentabilidad de nuestras civilizaciones y para los intrincados equilibrios de la naturaleza".

Con estas palabras comienza el informe "El estado de la poblaci?n mundial 2001",un profuso y profundo estudio del Fondo de Poblaci?n de las Naciones Unidas (FNUAP), que, por su realidad y contundencia merece ser difundido, por lo que aprovechar? este foro para remarcar algunas de las numerosas referencias que el informe contiene en lo que a la calidad ambiental y, por lo tanto, a la calidad de vida, se refiere.
La devastaci?n del medio ambiente no es simplemente una dilapidaci?n de los recursos; es una amenaza a las complejas estructuras que sostienen el desarrollo humano.
Imagen

En un momento dado se interpret? que "desarrollo" significaba la mejora de los indicadores econ?micos, entre ellos el producto nacional bruto, las inversiones y otras acciones econ?micas, efectuadas en gran medida por los pa?ses desarrollados. Otros aspectos como el estado de bienestar de los individuos, la condici?n de la mujer, la calidad de vida, los recursos alimentarios y el estado del medio ambiente, eran considerados secundarias; en cambio hoy, la comunidad internacional reconoce que todos estos factores est?n intrincadamente relacionados entre s?, y que hay que tenerlos muy en cuenta.

Actualmente hay sectores poblacionales que utilizan m?s recursos y con m?s intensidad que en ning?n otro momento de la historia humana, s?lo hay que recordar que el 10% de la poblaci?n mundial dispone del 80 % de los recursos del planeta y que el 5% de la poblaci?n utiliza el 40 % del mercado farmac?utico, mientras que el 70 % de seres que viven en ?frica y en Asia s?lo disponen del 10 % de los medicamentos.

A medida que van aumentando las poblaciones humanas y va avanzando la mundializaci?n, las cuestiones fundamentales en materia de pol?ticas gubernativas se derivan a c?mo utilizar los recursos de tierra y agua disponibles a fin de producir alimentos para todos; c?mo promover el desarrollo econ?mico y eliminar la pobreza; y c?mo abordar las consecuencias humanas y medioambientales de la industrializaci?n, entre ellas el calentamiento mundial, el cambio clim?tico y la p?rdida de una diversidad biol?gica, que va en continuo aumento, debido a la creciente presi?n que sobre el medio natural genera el aumento paulatino de la riqueza, estableci?ndose el efecto de que, a m?s consumo, m?s contaminaci?n y m?s desechos.
Imagen

Pese a que la riqueza mundial ha aumentado significativamente en 24 billones de euros anuales, hay en todo el mundo unos 1.200 millones de personas que viven con menos de un euro diario, situaci?n clasificada como de "extrema pobreza" y caracterizada por el hambre, el analfabetismo, la vulnerabilidad, la enfermedad y la muerte prematura.

La mitad de los habitantes del mundo viven con dos euros diarios o menos.

De los 4.400 millones de personas que viven en pa?ses en desarrollo, casi un 60% carecen de saneamiento b?sico, casi un tercio de esas personas no tienen acceso al abastecimiento de agua no contaminada, un cuarto carece de vivienda adecuada, un 20% no tiene acceso a servicios modernos de salud y un 20% de los ni?os no asisten a la escuela hasta egresar del quinto grado. En todo el mundo, 1.100 millones de personas est?n desnutridas y no pueden satisfacer las normas m?nimas de consumo energ?tico y prote?nico en sus dietas, y en los pa?ses en desarrollo casi hay unos 2.000 millones de personas an?micas, y por si fuera poco, la contaminaci?n del aire se cobra cada a?o, seg?n se estima, entre 2,7 millones y 3,0 millones de vidas, un 90% de ellas en ese tercer mundo al que no se le permite alcanzar su desarrollo.

En 1992 se reunieron en R?o de Janeiro 160 Jefes de Estado para deliberar sobre la degradaci?n del medio ambiente; 20 a?os antes se hab?a celebrado en Estocolmo la primera Cumbre Mundial de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo.

La Conferencia de R?o vincul? el medio ambiente y el desarrollo como nunca lo hab?an hecho antes los acuerdos internacionales.

La consigna era "desarrollo sostenible", es decir, desarrollo econ?mico para satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin perjudicar el medio ambiente ni comprometer la capacidad de futuras generaciones de satisfacer sus necesidades; en la Conferencia tambi?n se declar? que tanto la pobreza como la riqueza imponen estr?s al medio ambiente, que las sociedades industrializadas deben reducir sus efectos sobre medio ambiente bas?ndose en "patrones sostenibles de producci?n y consumo", y que los pa?ses en desarrollo necesitan asistencia para que sus econom?as sean respetuosas con el medio ambiente.

Imagen

Han pasado dos d?cadas desde la Cumbre de R?o y se han celebrado numerosas reuniones para paliar el grave "problema". Se sabe que, para poder atender a los casi 8.000 millones de personas que poblar?n el planeta en el a?o 2025, ser? preciso que el mundo duplique la producci?n alimentar?a en comparaci?n con los niveles actuales, y que para lograrlo es menester que los pa?ses contrarresten la tendencia actual a la degradaci?n de los recursos de tierra y agua.

Se conoce perfectamente que hay que controlar las emisiones de gases contaminantes causantes del cambio clim?tico, y la importancia que tiene el evitar la descongelaci?n de los hielos polares, que amenazan con la elevaci?n de las aguas litorales, mediante la reducci?n dr?stica de los gases de efecto invernadero que est?n aumentando la temperatura del planeta, adem?s de producir cada a?o un n?mero de muertes estimado en medio mill?n, principalmente en las grandes ciudades.

Lamentablemente ya es un hecho comprobado que los efectos de la contaminaci?n atmosf?rica no se limitan a los que se ejercen directamente sobre la salud. La lluvia ?cida es consecuencia de los productos qu?micos que se disuelven en el agua de lluvia y tiene efectos corrosivos sobre edificios y estructuras, adem?s de reducir la productividad de las tierras y los cursos de agua sometidos a esa influencia. Las modificaciones del equilibrio qu?mico de los suelos y el agua tienen efectos generalizados sobre la vida vegetal y animal. La contaminaci?n debida a las emisiones de los veh?culos a motor y de los procesos industriales, fertilizantes, plaguicidas y otros residuos, est?n exponiendo a las personas a una gama m?s amplia de productos qu?micos que exist?an hace 50 ? 100 a?os, y ahora est?n siendo ampliamente dispersados en nuestro medio ambiente.

Imagen

Los seres humanos estamos en el punto m?s alto de la cadena alimentar?a (puesto que subsistimos consumiendo productos agr?colas y animales, aves y peces que, a su vez, consumen presas, agua y organismos contaminados) y por lo tanto, sometidos a una exposici?n mayor en la concentraci?n de los niveles de estos productos qu?micos que, en su mayor?a, no han sido estudiados, ni individualmente ni en combinaci?n, para determinar sus efectos sobre la salud, y existen hoy en d?a muchos interrogantes que a?n subsisten con respecto a sus posibles efectos, en particular, sobre el desarrollo temprano del feto y en la infancia.

Otro severo riesgo de alcance planetario proviene de que actualmente, los seres humanos utilizan o se apoderan de una proporci?n estimada entre 39% y 50% o m?s de la producci?n biol?gica del planeta, mediante la agricultura, la selvicultura y otras actividades. Desde que finaliz? la ?ltima glaciaci?n, ha desaparecido la mitad de los bosques del mundo y s?lo un 22% de la cubierta forestal originaria subsiste en grandes zonas donde no hay una influencia humana sustancial.

En los ?ltimos decenios, las tasas de deforestaci?n han llegado a los niveles m?s altos jam?s alcanzados en la historia, en momentos en que tambi?n ha llegado al m?ximo el crecimiento de la poblaci?n. Por el contrario, en los ?ltimos 40 a?os, la zona forestada per c?pita a escala mundial ha disminuido en m?s del 50%, desde un promedio mundial de 1,2 hect?rea hasta menos de 0,6 hect?rea por persona. Esto se debe tanto a la disminuci?n de la superficie arbolada como al aumento de la poblaci?n y amenaza el bienestar de las personas y de los bosques de los que ?stas dependen. La p?rdida proporcional de bosques (la cantidad perdida en relaci?n con la cantidad que subsiste) ha sido m?s grande en Asia, y le siguen ?frica y Am?rica Latina.
Entre otras consecuencias de todo este conjunto de "desatinos", ?l m?s cercano parece ser el de los efectos que tendr? el cambio clim?tico en nuestro futuro inmediato

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambios Clim?ticos (IPCC) estima que en los pr?ximos 100 a?os, la atm?sfera terrestre se calentar? unos 5,8 grados cent?grados, a una velocidad no igualada en los ?ltimos 10.000 a?os. Seg?n las proyecciones futuras de "la mejor estimaci?n" del IPCC, hacia 2.100 el nivel del mar aumentar? aproximadamente medio metro (con un margen de variaci?n entre 15 y 95 cent?metros), aumento sustancialmente mayor que el ocurrido en el ?ltimo siglo.

Entre los efectos humanos y ecol?gicos del aumento del nivel de los oc?anos figuran el aumento de las inundaciones, la erosi?n de zonas costeras, la salinaci?n de acu?feros y la p?rdida de tierras de cultivo costeras, marismas y espacio vital. Tambi?n es posible que aumenten la intensidad y la frecuencia de los huracanes y otros peligros clim?ticos, incrementando los riesgos que corren las crecientes poblaciones radicadas en las zonas costeras.

Imagen

Afortunadamente, en todo el planeta est?n proliferado organizaciones no gubernamentales que realizan actividades relativas a cuestiones tanto de poblaci?n como de protecci?n al medio ambiente, e influyen sobre los Gobiernos para que adopten medidas conservacionistas, y los investigadores est?n tratando de encontrar las conexiones entre diversas variables, como el estr?s medioambiental, la fecundidad, migraci?n, estado de salud y nivel de educaci?n y efectos de atracci?n y de repulsi?n ejercidos por las decisiones econ?micas que conllevan la aplicaci?n de medidas ambientalistas que pudieran ralentizar el desarrollo tecnol?gico y la industrializaci?n.

Recientemente, en el a?o 2000, los Jefes de Estado y de Gobierno negociaron la llamada "Declaraci?n del Milenio", en la que se adquiri? el compromiso de las Naciones Unidas de establecer "una paz justa y duradera en todo el mundo" y a volver a consagrar la Organizaci?n al respeto, a la igualdad de derechos de todos, sin distinciones por motivos de raza, sexo, idioma o religi?n.
Una Declaraci?n en la que se afirma que "debe garantizarse la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres"; en la que se declara que "es necesario actuar con prudencia en la gesti?n y ordenaci?n de todas las especies vivas y todos los recursos naturales, conforme a los preceptos del desarrollo sostenible". En ella se exhorta a todos los Estados a "promover la igualdad de g?nero y la potenciaci?n del papel de la mujer, como maneras eficaces de combatir la pobreza, el hambre y la enfermedad y de estimular un desarrollo que sea verdaderamente sostenible"; tambi?n se impulsa a "controlar todas las formas de violencia y de discriminaci?n contra la mujer"; as? como a "adoptar en todas nuestras acciones para el medio ambiente una nueva ?tica de conservaci?n y orientaci?n"

Parece que el mundo se sensibiliza poco a poco ante el posible "ocaso" que est? vislumbr?ndose sobre la calidad ambiental y su consecuente repercusi?n en la calidad de vida de los seres humanos, cuyos efectos secundarios alcanzan sectores tan dispares como la industrializaci?n, el mercado econ?mico, o la salud, en un marco de actuaci?n que abarca tanto a los pa?ses ricos como a los pobres, pues la Naturaleza no hace distingos sociales y aplica su "ley" sin discriminaci?n y con igualdad.
Imagen

Queda mucho camino por delante, pero... ?cuidado!, ya no estamos en los inicios, sino m?s bien en el desarrollo del "problema", pues la Naturaleza ya nos est? "avisando" de que est? alterada y que las formas de comportamiento social que hemos adoptado son tan discriminatorias, que ponen en evidencia la falta de cohesi?n entre las naciones para la b?squeda de una soluci?n eficaz. Ya son demasiados los intereses y las ambiciones que el ser humano del siglo XXI ha promovido.


Las generaciones actuales no viviremos plenamente el posible desastre que se anuncia, pero ello no debe ser la excusa que nos haga mirar hacia otro lado, pues tenemos en nuestras manos la oportunidad de poner medidas paliativas, a modo de abrazo solidario con las generaciones venideras, y a m?, como ciudadano "corriente" se me ocurre una forma de empezar a ejercer mi colaboraci?n con esta causa, y es simplemente, la de elegir a mis gobernantes sin que me influya su sexo, raza o color pol?tico tradicional, y hacerlo s?lo pensando en el futuro que se avecina.
Imagen
- Es m?o..!
- No! es m?o!


(m?s informaci?n en http://www.unfpa.org/swp/2001/espanol/ch01.html#1)

Benito A. de la Morena
Dr. Ciencias F?sicas (Huelva-Espa?a)
Publicado por Tonatiuh.Tlaloc @ 8:33  | Situacion Actual
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 18 de febrero de 2006 | 10:46
Gracias Tonatiuh-Tlalocl, muy interesante art?culo.

Bienvenido de nuevo, deberias aportar mas seguido.


J?se
Publicado por Invitado
S?bado, 18 de febrero de 2006 | 23:27
"y que los pa?ses en desarrollo necesitan asistencia para que sus econom?as sean respetuosas con el medio ambiente."

?Ufa!

Qu? denigrante. Qu? humillante. No s? si los "pa?ses en desarrollo" carecieron tanto de espina dorsal que pidieron este texto, ? si los "pa?ses desarrollados" fueron tan arrogantes y condescendientes que lo pidieron ellos.

?En tu casa necesitaste de alg?n vecino acaudalado que viniera a decirte que respetaras a tus plantitas y que las regaras todos los d?as?

?Te gustar?a que tu vecino con m?s experiencia acad?mica que vos venga y te "asista" a respetar tu casa, dici?ndote que barr?s tu acera de enfrente?

P?chica, hay que tener amor propio, y si vos no sab?s ni siquiera lo que uno debe respetar... ?QU? POBRE CONCEPTO TEN?S DE VOS MISMO!

Xavi
Publicado por Maria Jose
Domingo, 19 de febrero de 2006 | 9:59
Es muy bueno que Ultimamente el Global Warming, la reforastation, los animalitos en vias de extincion, sean temas importantes que los ciudadanos y los gobiernos estan enfatizando.

Si todos contribuimos en forma personal, estamos ayudando con un granito de arena. A los problemas ambientales que se avecinan (o ya estan presentes) en todo el planeta.

Los paises en desarrollo, tambien tienen problemas pues tienen que estar encima de companias grandes, para que las producciones que estos hacen, no afecten la ecologia de la region. Aqui el EPA, esta encima de las empresas manufactureras. Espero y rezo que estas organizaciones gubertamentales existan en otros paises tambien.

Bienevido otra vez Tonatiuh.Tlalot. Sonrisa y gracias por pasar este reporte.
Publicado por Invitado
Viernes, 13 de abril de 2007 | 17:00
no mames