Martes, 07 de febrero de 2006
El transporte escolar en El Salvador.
Imagen

A muchos salvadoreños nos conmocionó la noticia de la muerte de una niña de seis años, que fue arrastrada por el microbús escolar que la llevaba de su colegio a su casa. Por imprudencia, la persona que conducía el microbús no se percató que al cerrar la puerta, el bolsón escolar de la niña quedó atorado y al reiniciar la marcha, la arrastró varios metros. La niña murió casi en el acto debido a los golpes sufridos.

En San Salvador decenas de miles de niños y niñas son trasladados de sus casas a los centros educativos ( y viceversa) en microbuses particulares. Estos microbuses circulan sin ningún tipo de control o registro. Simplemente se adquiere un microbús, se le pone un rótulo de transporte escolar y el asunto está resuelto.

Este negocio del transporte escolar ha proliferado en los últimos años. El crecimiento de la ciudad y la necesidad que obliga a ambos padres a trabajar, ha llevado a que confiemos el transporte de nuestros hijos a los que brindan este servicio. La verdad es que cumplen una función necesaria, pero lamentablemente no hay regulaciones y por lo tanto, el riesgo para los niños y niñas es grande.


No hay ninguna autoridad o institución que supervise las condiciones mecánicas de los vehículos. No hay quien revise si los frenos, la dirección, las llantas, etc están en buen estado. No cuentan con extinguidores en caso de incendios. No cuentan con un botiquín básico para una emergencia. No cuentan con cinturones de seguridad.

Tampoco existen rutas de traslado, exigencia de número máximo de niños por vehículo, asientos adecuados a los menores. Todo lo anterior solo para señalar algunas de las carencias.

La mayoría de microbuses llevan y recogen niños de varios centros educativos y los llevan a sus casas, que muchas veces se encuentran en barrios y colonias distantes unas de otras. Como la mayoría de escuelas y colegios empiezan y finalizan las clases a la misma hora. Esto hace que los vehículos corren a excesiva velocidad para dejar a los niños a tiempo. Luego corren para recogerlos a tiempo.
Imagen

Da escalofrío ver como los microbuses llenos de niños, corren compitiendo con los buseros, se pasan los semáforos en rojo, irrespetan altos y hasta transitan en sentido contrario. Todo para llevar a tiempo los niños a sus centros escolares.

Otras veces vemos como los niños, con las ventanas abiertas, sacan las manos y la cabeza, poniendo en riesgo su seguridad y sus vidas.

Cuando los microbuses llegan a un colegio, la persona que conduce se baja a buscar a los niños que transportará. Dejando solos a los que ya recogió de otros colegios o escuelas. Cuando estos se quedan solos, se bajan de los vehículos, juegan en la calle, compran golosinas etc. Muchas veces los microbuses se estacionan en doble fila, dejando a los niños expuestos a ser atropellados cuando se bajan sin la supervisión de ningún adulto.

A raíz del aumento de los precios de los combustibles, muchos han decidido aumentar el número de niños a transportar, para no subir el costo del transporte. Esto hace que los niños vayan mas hacinados, aumentando los riesgos en caso de accidente.

Por ello considero que es urgente regular el transporte escolar, para evitar que mas tragedias sucedan. Se puede comenzar con medidas sencillas pero efectivas.

Todo vehículo de transporte escolar debería de contar con una autorización del viceministerio de transporte. Para que dicha institución extienda el permiso, se deberían llenar al menos los siguientes requisitos mínimos:

Imagen

1) Los vehículos deben pasar por una revisión mecánica anual, que garantice el buen estado de las unidades.

2) Los conductores (as) de estos vehículos deben pasar por un examen de manejo especial, darles un curso de primeros auxilios y de cómo enfrentar posibles emergencias.

3) Deberían establecerse rutas de transporte escolar de manera que ningún vehículos tenga que llevar niños a mas de dos colegios y trasladarlos a colonias cercanas entre ellas.

4) Cada microbús debería contar con un ayudante o asistente, aparte del conductor, que ayude a subir y bajar a los niños y los busque al llegar al colegio. De manera que los infantes nunca se queden solos, o se atraviesen una calle por su cuenta.

5) Los vehículos deben contar con un seguro básico para accidentes, atención médica para los pasajeros y daños a terceros.

6) Se debe firmar un contrato sencillo entre los padres y el responsable del transporte de los menores para definir las condiciones y los compromisos de ambos.

7) Los conductores deberían tener una pequeña ficha de cada niño, con sus datos personales, teléfonos para llamar en caso de emergencia, si los niños son alérgicos a algún medicamento y otros datos útiles.

Se puede alegar que las anteriores medidas aumentarían los costos del transporte y posiblemente sea cierto. Pero ¿ Cuanto vale la vida y la seguridad de nuestros hijos? Además no creo que los costos se eleven tanto.

En todo caso, hay les dejo esta propuesta. Ojalá la lea algún funcionario del ramo de transporte y le sirva de algo. Al menos ha sido hecha con buena intención. Con la esperanza que no volvamos a tener una tragedia, como la que vivió esta familia de la niña fallecida la semana pasada.

Ayutuxtepeque, martes, 07 de Febrero de 2006.
Publicado por JJmar @ 7:10  | Situacion Actual
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Miércoles, 08 de febrero de 2006 | 12:30
esta trajedia ha sido de lo mas horrible no puedo dormir pensando que algo asi le pueda pasar a mi hijita.
Publicado por Invitado
Viernes, 08 de diciembre de 2006 | 21:04
eso de que un microbus trannsporte a niños/as de mas de deos colegios, implica mas tiempo(demora) por lo que tienen que correr, para llegar a tiempo a su destino, lo que implica un peligro pa ra todos, especialmente para los alumnos transportados
Publicado por Invitado
Jueves, 15 de febrero de 2007 | 5:32
La solucion seria matar a el operador del transporte por asesinar a la niña.

El remedio tambien sería que en los colegios se encarguen de coordinar sus propios transportes de alumnos para evitar el que un particular por querer tener más mercado incurra en accionespeligrosas y mate a los inocentes niños.

Saludos desde México.
Amor
Publicado por ross
Domingo, 07 de diciembre de 2008 | 20:02
bueno para mi me deja un gran mensaje esta informacion, la pondremos en practica, en nuestro transporte escolar q´implementaremos con la ayuda de Dios para el 2009, ya q.los niños son el futuro del mañana