Viernes, 16 de diciembre de 2005
Elecciones Latinoamericanas. Caso de Honduras.
Imagen


En Am?rica Latina, las elecciones formalmente democr?ticas han pasado a ser la regla. Hace apenas un cuarto de siglo, lograr esta formalidad electoral era una aspiraci?n en un sub continente, plagado de dictaduras militares y golpes de Estado. Solamente en las ?ltimas semanas hemos tenido elecciones en Honduras, Venezuela y Chile y este fin de semana habr?n elecciones en Bolivia.

El pr?ximo a?o habr? elecciones en al menos diez pa?ses latinoamericanos, entre ellos, El Salvador. La formalidad democr?tica se ha ido instaurando en esta regi?n del mundo. Pareciera que ahora los retos est?n en la ruta de perfeccionar las democracias electorales y avanzar sustancialmente en la democracia real (que incluye lo econ?mico).

Pero en esta ocasi?n quiero referirme a los asuntos del perfeccionamiento formal de los sistemas electorales, abordando las reci?n pasadas elecciones hondure?as, sin negar que la democracia real tambi?n requiere de an?lisis, que haremos posteriormente.


La ?ltima semana de Noviembre se celebraron elecciones generales en Honduras, nuestros hermanos catrachos estrenaron una serie de medidas novedosas, que se implementaron por primera vez. Hace a?o y medio (Abril de 2004) se promulg? La Ley Electoral y de las Organizaciones Pol?ticas que cre? el Tribunal Superior Electoral (TSE), en sustituci?n del viejo Tribunal Nacional de Elecciones (TNE). La reforma fue mas all? de un simple cambio de nombre, lo que pretend?an era frenar una excesiva partidizaci?n del sistema electoral Hondure?o.

Hasta antes de las reformas legales, el viejo TNE era nombrado a su antojo por los partidos pol?ticos, quienes propon?an un miembro ante el Ministerio del Interior. Este los nombraba autom?ticamente. El partido pod?a cambiar su representante cuando as? lo deseara. Esto volv?a a los miembros del Tribunal Nacional Electoral en simples sirvientes de los intereses de su partido, que lo hab?a nombrado en el cargo y pod?a quitarlo si as? lo deseaba. Lo mismo suced?a con los empleados, que pod?an ser removidos cuando el Concejal partidario era sustituido por otro. Esto imped?a la profesionalizaci?n del personal electoral. Adem?s generaba un exceso de burocracia y un gigantesco e ineficiente aparato electoral que encarec?a los procesos sin volverlos eficientes.

Imagen

Con la nueva ley, los Magistrados del TSE deben ser abogados y llenar los mismos requisitos que para ser electo en la Corte Suprema de Justicia. Su n?mero se redujo a tres magistrados propietarios y un suplente. Los cuales son nombrados por el Congreso hondure?o.

Tambi?n separaron el Registro Nacional de Personas que dej? de ser una dependencia del TNE para convertirse en un organismo aut?nomo, con personer?a jur?dica e independencia. Administrado por un Director y dos Subdirectores, electos tambi?n por el Congreso. Con esto se logra una sana separaci?n entre la instituci?n que organiza el registro de ciudadanos y el que Administra los procesos electorales.

Pero adem?s, con las reformas legales modificaron la forma de votar. Antes se hac?a igual que en El Salvador, donde se vota por partidos. La cosa cambi? y en las reci?n pasadas elecciones se vot? por candidatos. En el caso de los diputados los ciudadanos ten?an derecho de votar por un n?mero de candidatos igual o menor al que tienen derecho seg?n el lugar donde residen. Los ciudadanos pod?an escoger candidatos de diferentes partidos, seg?n su predilecci?n.

A mi juicio estas reformas han significado un importante avance en la democracia electoral hondure?a, a los que hay que agregar que ya contaban con padr?n fotogr?fico y voto residencial.

Considero que los problemas que se presentaron, con el conteo r?pido de los votos, que impidi? que la misma noche de las elecciones se conociera con certeza el candidato presidencial ganador, son resultado de la inexperiencia en el uso de este nuevo m?todo de votar y la escasa profesionalizaci?n del personal que compone el aparato electoral.

El problema se hubiera resuelto con solo separar el escrutinio presidencial del resto de las elecciones (de diputados y alcaldes) y tener bien afinado el aparato adecuado de recolecci?n de esos resultados escrutados. Estas medidas que son relativamente f?ciles de implementar, hubieran evitado la sombra de duda que sobre ese proceso electoral se tubo durante varios d?as.

En estos tiempos, es una exigencia poder presentar resultados certeros la misma noche del evento electoral, t?cnicamente esto es posible. Esta es la gran lecci?n que los hermanos hondure?os deben aprender para mejorar en las pr?ximas elecciones.

Finalmente las cosas salieron bien. El candidato perdedor reconoci? su derrota, varios d?as despu?s. Lo importante es que el partido en el gobierno (Partido Nacional), reconoci? que hab?a perdido y reconoce el triunfo de la oposici?n (Partido Liberal). En este punto tenemos mucho que aprender de nuestros hermanos hondure?os.

Ayutuxtepeque, Jueves, 15 de Diciembre de 2005.
Publicado por JJmar @ 7:10  | Politica
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Xavi
Jueves, 22 de diciembre de 2005 | 12:11
Es un tema constitucional complicad?simo: podr?amos pasarnos meses discutiendo las ventajas y desventajas de votar por partidos vs. votar por personas, y sobre el tema muchos libros han escrito la gente de "Sciences Po"

Par?ntesis: Sorprende un poco que los hondure?os hayan logrado implantar este cambio ... O la constituci?n es de f?cil alteraci?n, o, curiosamente, le deja a la legislatura un tema tan fundamental.

Un riesgo, en LatAm, es (obviamente) la reca?da en el caudillismo simplemente porque un tipillo se vuelve muy popular. Pensemos Per?n, Hitler, Mussolini, et al.

Pero con todo, el cambio es ben?fico porque por primera vez un olanchano podr? exigir a su representante beneficios para Olancho, y si el representante se hace de o?dos sordos, ya pronto ser? reemplazado en el pr?ximo per?odo por un olanchano que cuide m?s de los suyos, en vez de cuidar de alguna ?lite metropolitana