Mi?rcoles, 16 de noviembre de 2005
No quise poner mi comentario al articulo de Hunnapuh, porque en lo personal tambi?n me hace recordar muchas cosas.

Tienes raz?n Hunnapuh al decir que esos tiempos eran diferentes, pero el mismo tiempo, puede ser diferente para cada uno de todos nosotros. Esa nostalgia que se siente con los vientos de octubre creo que es indiscutible, esas fuertes brisas que vienen del norte, hac?an que el mar azul del cielo despejara todas sus nubes y sol desnudo, penetrare en nuestro cuerpo, como los comestibles reciben el calor dentro del micro ondas, cuando son calentados dentro.

S? que para muchos, les hagan recordar, gratos momentos, la salida de las vacaciones, la elevaci?n de piscuchas (cometas), jugar trompo, capirucho, pero s? tambi?n que algunos nos hace recordar otras cosas, que durante la infancia vivimos. En el articulo anterior, expuesto por Hunnapuh, existe un comentario de un joven, que dice que los viejos tiempos le trae malos recuerdos por unas experiencias vividas durante una ?poca, que espero nunca mas se de en mi pa?s, pero dentro de esa mala experiencia, habr?n momentos de felicidad que nunca podr? olvidar.

Mi articulo va dirigido a todos aquellos que durante ese mismo tiempo nuestra infancia fue diferente, tambi?n los divert?amos pero en diferente forma, Hunnapuh, habla que algunos pudientes compraban hechas las cosas, algunos nosotros la hac?amos, pero est?bamos otros, que las hac?amos para que otros se divirtieran y los que las hac?amos no ten?amos tiempo para divertirnos con las cosas que nosotros mismo hab?amos hecho.

fotos.miarroba.com


Estos vientos de octubre a m? me hace recordar muchas cosas, en mi ni?ez y adolescencia, luego de salir de los ex?menes finales, cuando comenzaban a soplar estos vientos, mi padre, tomaba un canasto viejo, de los que se hab?an utilizado el a?o pasado para la corta de caf?, y lo hacia pedazos, comenzaba a sacar las varas, mientras mi madre, comenzaba tijera en mano a cortar el papel de china y yo, bueno, ?solo tenia la luz?, no son bromas yo era el encargado de preparar todo el ?cartucho? de engrudo para hacer las piscuchas, mi padre fabricaba hermosas y bellas piscuchas, al terminar la tarea de fabricaci?n, iniciaba mi madre el puesto de venta. No duraban mucho, se vend?an como pan caliente, como mi padre trabaja lejos se iba y regresaba asta los quince d?as, mi madre no pod?a mucho hacer piscuchas, as? que no pod?a hacerme una a m?. Yo con lo poco que me fijaba, hacia una de peri?dico cosa que no funcionaba, por lo pesado que es el papel, pero me divert?a, no encumbr?ndola, sino despedaz?ndole la punta cada vez que esta s? venia de pique.

Mientras los chicos encumbraban las piscuchas en los llanos existentes, luego de la quebrada donde esta ahora la colonia metr?polis, yo trabajaba en la fina cercana, abriendo hoyos para cambiar los cercos, cortando el caf? de la finca o cuid?ndole unas cabras a la hija del due?o de la finca.

No deseo escribir este articulo para que se compadezcan de mi ni?ez o adolescencia, porque en verdad no me quejo, fue hermosa, levantarte temprano para ayudar a barrer la casa, no la trapeaba porque mi casa era de tierra, (menos mal), para dejar las cosas terminadas para podernos ir a la finca, irme a cortar zacate y campanilla con la mano, para darle a los conejos que tenia mi madre, esa libertad de correr descalzo por esos llanos, llenos de palos de guayaba, subirme como mico en los palos, entrar al bosque alegre y triste de los cafetales, quebrarme la ?sentadera? en un caballo, respirar ese aroma, andar cortando zunsas, ma?z, tirar con la hund?a a los conejos, comerme un par de ?chengas? con frijoles y una buena porci?n de queso, en el almuerzo, a las cuatro de la tarde tirarme boca arriba para robarle un poco de leche a una cabra, (como lo hace Pedro en la historia de Heydie). Son tiempos que no podr? olvidar, cuando me tocaba jalar el caf? en mi peque?o lomo, luego de la corta, lucir mi machete (?cuto?), para cortar le?a, en el cinto, son hermosos tiempos, en verdad, de eso ya no queda nada, todo es colonia, de la quebrada solo esta ahora un tobog?n, algunos ya habr?n pasado por ah?, creo que no se les ocurri? en esos entonces crear un puente recto, (creo que no hab?a evolucionado tanto la construcci?n) todo eso es lo que ahora es la Metr?poli, y es donde esta el Hospital de la Zacamil, todos mis parques de juego se fueron terminando, cuando vendieron la finca, e iniciaron la construcci?n de la colonia, me quedaba otro refugio los llanos existentes llenos de palo de mango donde ahora es la colonia San Luis y esta el Hospital militar.

A todos nos trae grandes recuerdos, de formas distintas, hermosas y bellas, pude ser llena de juegos, puede ser llena de trabajo y otra algarab?a, pero la libertad que se viv?a, no la podemos tener ahora nosotros, menos aun nuestros hijos.
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 16 de noviembre de 2005 | 18:07
YA SEA CON ESFUERSO PROPIO O VISION DE TUS PADRES LOGRASTE SUPERARTE Y AHORA PODES ENTRAR A INTERNET A CONTARLO PERO LA MAYORIA DE A QUIENES VA DIRIGIDO TU MENSAJE COMO DIJISTE, NO LOGRO SUPERARSE Y SIGUE EN EL CAMPO O COMO OBREROS EN LAS FABRICAS Y DIFICILMENTE LEERAN ESTE ARTICULO.
YO SOY UNO DE ESOS QUE LOGRO COLARSE A OTRO NIVEL GRACIAS A MIS PADRES QUE NO ME PUDIERON DAR COMODIDADES PERO SI UNA BUENA EDUCACION Y ESO ME PERMITE LEER TU MENSAJE Y DECIRTE GRACIAS.
NOS IDENTIFICAMOS CON EL TRABAJO DURO INFANTIL, PERO GUARDAMOS RECUERDOS GRATOS DE ESA EPOCA.
Publicado por Invitado
Lunes, 02 de octubre de 2006 | 23:13
Hola un saludo cordial!
Es mi primera vez en este sitio.
Me fascino la an?cdota.
Creo que en esos tiempos todos tuvimos muchas
aventuras como la narrada aqu?.
Yo crec? en el area de Monserrat. Ahi tambi?n hab?an muchas fincas que al ser cubiertas por cemento dieron espacio a las colonias Vista Hermosa y las vecinas.
Yo tambi?n senti los vientos de octubre entre mis cabellos de ni?a...mientras encumbraba una piscucha.
Teniamos mi hermano y yo un carretel hecho de madera que tenia cientos de nudos a?adidos...c?mplices de los metros de hilo que daban el poder a nuestra piscucha de ir tan alto que pudiera codearse entre las nubes! Hoy sub? de nuevo aquella loma a comer hojas del ?rbol de jocote con lim?n...
Gracias por los recuerdos tan hermosos!
Mujer de JADE
Akabal