Martes, 13 de septiembre de 2005
Adi?s Nueva Orle?ns.
Imagen

He pasado varios d?as intentando comenzar a escribir algo sobre la tragedia que dej? a su paso el hurac?n Katrina. Pero las ideas, los acontecimientos y por sobre todo los sentimientos imped?an hacerlo. Primero vimos con impotencia la furia de la naturaleza, luego la indiferencia del gobierno federal ante la tragedia, luego cuando comienza a llegar la ayuda y la dimensi?n de la cat?strofe comienza a verse en cifras.

Katrina ha dado y seguir? dando mucho de que hablar, cobr? cientos de vidas, destruy? miles de hogares, destruy? mucha infraestructura, y por sobre todo, cambi? para siempre la vida de los que le sobrevivieron. Pero tambi?n cambi? para siempre la ciudad de Nueva Orle?ns.

Esta ciudad nunca volver? a ser la misma. Al menos en las pr?ximas d?cadas, su importancia decaer?. Limpiar y reconstruir una ciudad no es cosa de meses, tardar? varios a?os. Muchos de sus habitantes no querr?n volver, y hay m?ltiples razones de peso para ello.
Imagen
Volver al lugar de la tragedia e intentar vivir all? no es cosa f?cil. Volver a la casa donde murieron parientes, volver al vecindario donde muchos de los amigos ya no estar?n no es asunto f?cil. El ser humano busca olvidar los momentos dif?ciles y las tragedias, por ello cuando algo malo le sucede, busca no regresar al lugar del mal recuerdo.

Pero adem?s, no es l?gico regresar a un lugar que ya demostr? que es inseguro. La ciudad de Nueva Orle?ns es demasiado vulnerable a las inundaciones, en medio de pantanos, lagos y r?os, y colocada bajo el nivel del mar. Los diques tardar?n mucho tiempo en ser reparados y reforzados convenientemente. Adem?s, con el cambio clim?tico que experimenta nuestro planeta, la recurrencia de huracanes en la zona aumentar?.

Nueva Orle?ns siempre fue una zona de alto riesgo, pero ahora hay conciencia de ello. Cuando algo malo no ha sucedido, creemos que no suceder? nunca. Todos sab?an que la ciudad ten?a un enorme riesgo no cubierto, pero cre?an que nada pasar?a pues nunca hab?a pasado. Ahora el conocimiento se convierte en ?conciencia? ante las aterradoras experiencias vividas.

Pero tambi?n est? la econom?a. ?Cu?nto tiempo tardar? la ciudad en recuperarse de la perdida econ?mica? ?En cuanto tiempo se recuperar? la econom?a a niveles similares a los de antes de Katrina? Miles de empleos se han perdido, regresar a la ciudad puede ser sin?nimo de estar desempleado.

Cuando el desempleo surge de manera abrupta, como en este caso, en que de un d?a para otro se perdieron miles de empleos, el golpe a la econom?a local no solo es fuerte, si no que genera un pernicioso efecto de cascada. Los miles de desempleados pierden de pronto su capacidad de compra, esto lleva a la quiebra a mas empresas, estas nuevas quiebras generan mas desempleo. As? la cascada perversa causa un da?o tremendo.

Lo anterior se supera con inversi?n. Inyectando enormes cantidades de dinero a la recuperaci?n econ?mica del lugar. Pero ?Qui?n desea invertir en Nueva Orle?ns en este momento? Nadie invierte en lugares inseguros, pues nadie quiere perder su dinero. Cuando se invierte, no solo se busca mantener el capital, si no aumentarlo.
Imagen
Por ahora Nueva Orle?ns es un lugar de alto riesgo para la inversi?n. Lo seguir? siendo los pr?ximos a?os.

Algunos se?alan que las empresas de seguros inyectar?n a la ciudad enormes cantidades de dinero para reponer las perdidas, que la reconstrucci?n generar? empleo y esto reactivar? la econom?a en corto tiempo. Ojal? que as? fuera. Son mis mas sinceros deseos. Pero dudo que sean realidad.

Aunque parezca il?gico, al menos la mitad de las viviendas no estaban aseguradas contra inundaciones. Habr? dinero para reponer perdidas por otros da?os, pero estos son menores comparados con el da?o que caus? la inundaci?n. Miles de habitantes no podr?n reconstruir de inmediato sus viviendas, al no contar con el recurso del seguro.

Otros se?alan que habr? mucha inversi?n p?blica en la zona, tanto en forma de ayuda, de cr?ditos para la recuperaci?n de viviendas y la actividad econ?mica o donaciones en efectivo para los damnificados. Esto es parcialmente cierto. Habr? dinero. Pero ?Cu?ndo?

Todos sabemos la lentitud con que operan las burocracias gubernamentales. Los recursos tardar?n, se necesitar?n muchos estudios previos, que no pueden comenzar a hacerse mientras la situaci?n de emergencia se mantenga y est? durar? varios meses.

Adem?s no se sabe cuales ser?n los montos y los requisitos para acceder a la inversi?n p?blica. Todos sabemos que esto ser? pol?tica. La discusi?n en el Congreso no ser? tan fluida como hoy, que es emergencia. Habr?n discusiones largas, pasar?n la factura pol?tica al Presidente por su retraso en actuar durante la emergencia. Los fondos destinados a la recuperaci?n no pueden ser a costa de recursos que se requieren en otros Estados de la Federaci?n. Etc, etc.

Mientras tanto, muchos valientes regresar?n al viejo hogar, con la esperanza de un empleo. Con el sue?o de rehacer su antigua existencia. Con el esfuerzo puesto en olvidar, en ver solo hacia delante. Ojal? Nueva Orle?ns no sea la primera ciudad del tercer mundo en un pa?s del primer mundo.
Imagen
Es dif?cil predecir el futuro, casi siempre el destino nos alcanza cuando menos lo esperamos. Pero de una cosa estoy seguro: Nueva Orle?ns nunca ser? la misma que antes de Katrina. Por ello, los que alguna vez tuvimos la dicha de conocerla, de recorrer su barrio franc?s, de pasar una noche oyendo jazz en alg?n bar no nos queda mas que la memoria de lo que fue. Por ello: Adi?s Nueva Orle?ns.

Ayutuxtepeque, Martes, 13 de Septiembre de 2005.
Publicado por JJmar @ 10:39  | Internacional
Comentarios (8)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 13 de septiembre de 2005 | 15:54
JJMAR, Hay dos cosas que la ciudad de New Orleans le quiere comentar:
1- Hasta la vista, Babe!!
2- I'll back!!
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 14 de septiembre de 2005 | 23:36
Envi? mis mas sentidas condolencias a todas las familias que sufrieron perdidas humanas, que es lo ?nico que no se puede recuperar.

C.M
Publicado por Invitado
Viernes, 16 de septiembre de 2005 | 16:10
Entiendo los sentimientos que le embargan al hablar de New Orleans Jjmar, yo tambien conoc? y me enamor? de esta ciudad y tambien pienso que nunca volver? a ser la misma.
Publicado por Invitado
Domingo, 18 de septiembre de 2005 | 10:50
Nunca he estado en esta ciudad, pero si estoy segura del espiritu norteamericano. Aqui en los Estados Unidos, sus ciudadanos, se quejan, se pelean, y lloran. Pero al final eatan unidos en la desgracia y saben que tienen que levantarse el animo y seguir adelante (el luto se queda en el corazon). Siempre hay luz al final del Tunel, no importa los abstaculos que se encuentren en los rieles y cuanto tren opuesto cubra con su sombra la luz.
Hay un dicho en ingles que se traduce como "Es hogar donde esta el corazon". Y muchas gente tiene sus corazones en esta ciudad.
Talvez, la ciudad no sera la misma en un 100%, Pero las raices no se arrancan tan facilmente. (Pedazos de ellas siempre se quedan) Asi que la ciudad volvera sin perder sus esencia. No es "Adios Nueva Orleans" sino, "Bienvenido a la NUEVA Orleans"

Lo dicho arriba es con gran FE.

Maria Jose
Publicado por Invitado
Martes, 20 de septiembre de 2005 | 12:23
En Noviembre del a?o pasado el Hurac?n Michelle azot? el Caribe y se ensa?? con Cuba. Seg?n Ben Wisner, del Instituto de Desarrollo de la London School of Economics, el hurac?n que afect? a casi 25.000 viviendas, destruy? totalmente 2.800, caus? solamente cinco muertes entre la poblaci?n cubana. El gobierno cubano evacu? a 700 mil personas, el 6.36% de su poblaci?n en tan s?lo 24 horas. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba llegaron al sur de la isla para ayudar a la poblaci?n, y lo hicieron. No llevaban ?rdenes de disparar a matar para ?mantener el orden?.

Hace una pocos dias el Hurac?n Katrina asol? el estado de Luisiana y los muertos se cuentan por miles. La mayor?a de los muertos son negros y latinos, sus cuerpos flotan en las calles inundadas de Nueva Orle?ns, muy cerca del Superdome, el gigantesco estadio que habr?a de servir como centro de refugio y evacuaci?n.
Publicado por Invitado
Martes, 20 de septiembre de 2005 | 12:25
El presidente Bush estaba de vacaciones. Condolezza Rice se compraba zapatos en una tienda exclusiva para mujeres como ella.
Era una tragedia previsible. En el a?o 2001, la revista Scientific American advirti? del estado lamentable de los diques que conten?an las crecidas del r?o Misisipi, de lo obsoleto de los sistemas de bombeo en caso de inundaci?n, del crecimiento incontrolado de viviendas en zonas de alto riesgo, y de la insuficiencia de v?as de evacuaci?n. Ese mismo a?o la Agencia Federal de Control de Emergencias advirti? al gobierno que si no se tomaban medidas inmediatas, un hurac?n tendr?a consecuencias catastr?ficas para Nueva Orle?ns. Los ingenieros militares de los Estados Unidos recomendaron la aprobaci?n urgente de un presupuesto de 27.1 millones de d?lares para reparar los diques.
Publicado por Invitado
Martes, 20 de septiembre de 2005 | 12:28
El gobierno de Bush lo aprob?, pero a la hora de enviar el dinero decidi? desviar el 80% para solventar los cada d?a mayores gastos de la ocupaci?n de Irak. As? se planifican las cat?strofes imperiales. As? se condena a que cientos de miles mueran de sed, de falta de asistencia m?dica, aplastados bajo los escombros, ahogados bajo las aguas, o devorados por los caimanes del Misisipi. Vomitivo.
Las televisiones del mundo mostraban n?ufragos sobre los techos de sus viviendas, algunos de ellos ?nunca faltan- ense?ando la bandera de las barras y las estrellas que ni siquiera les sirvi? de toalla. Vomitivo.
Cuando el Estado nos abandona, cuando la necesidad se impone, cuando la sed y el hambre amenazan con matar, el instinto de sobrevivir ordena violar las leyes que no sirven. Es leg?timo saquear un supermercado si la ayuda no llega.
Publicado por Invitado
Martes, 20 de septiembre de 2005 | 12:28
Y la gobernadora del Estado de Luisiana, Kathren Blanco, en lugar de acelerar la ayuda humanitaria, arm? con fusiles M-16 a tres mil soldados de la guardia estatal. ?Saben como disparar a matar,est?n m?s que deseosos de hacerlo y espero que lo hagan?. Sus palabras son parte de la historia norteamericana. Esa mujer es una republicana de pura cepa. Vomitivo.