Miércoles, 29 de junio de 2005
Las “Verdades neoliberales” en El Salvador.
Imagen

Los grandes sacerdotes del neoliberalismo, desde hace varias décadas, nos han vendido una serie de “verdades eternas” en materia económica, que muchos han aceptado sin previo análisis. Una de esas ha sido la ineficiencia del Estado versus la eficiencia del sector privado.

Se nos ha vendido la idea de que el Estado es ineficiente por naturaleza, mientras que los empresarios son naturalmente eficientes, Que el Estado es corrupto de nacimiento, mientras que los empresarios desde que nacen son honrados. De esta forma, el Estado ha encarnado muchos de los males y defectos que padecen nuestras sociedades y los empresarios son la representación de todo lo positivo.

La anterior “verdad eterna” ha dado paso a otras “verdades subsidiarias” como satanizar las nacionalizaciones y deificar las privatizaciones. También se nos ha vendido la idea de que los Estados deben ser lo mas pequeños posibles, para que se engrandezca y crezca el sector privado.

En El Salvador, los últimos cuatro Presidentes de La República han sido los mas devotos feligreses de esta Iglesia Neoliberal, y han implementado a raja tabla todas las verdades que ésta propone. El manual del neoliberalismo ha sido aplicado acá, al igual que un niño se aprende el catecismo para hacer la primera comunión.

Pero resulta que después de 16 años de aplicar las recetas neoliberales, el país no sale de la crisis, por el contrario, los grandes problemas económicos y sociales no solo subsisten sino que se han agravado. Y la única respuesta que tienen nuestros gobernantes son mas medidas neoliberales.
Imagen
Han visto al Negro...Flores??

Para poner un solo ejemplo baste ver el caso de los hidrocarburos. A principios de los años noventa el Estado privatizó todo lo relativo a este rubro, entregó las refinerías estatales a las grandes transnacionales del petróleo, con la idea de que estas serían mas eficientes que el Estado y que las leyes del mercado favorecerían a los consumidores. Ahora con el aumento de los precios, resulta que el país no tiene ningún mecanismo de defensa y estamos en manos de la voracidad de estas grandes empresas.

Venezuela nos ofrece petróleo a precios preferenciales, pero a condición de que se refine y se distribuya a través del Estado, para garantizar precios bajos al consumidor, pero no tenemos tal capacidad pues vendimos nuestra infraestructura hace mas de una década. Hoy el gobierno desesperado por la situación que tiende a empeorar, pues la tendencia de los precios es a seguir subiendo. Ha nombrado una Comisión de Alto Nivel que muy poco podrá hacer.
Imagen
Aqui está.... pero ....!

Sobre la reducción del Estado, también ha sido otro chasco, a principios de los años noventa se aprobó una infeliz ley para reducir el Estado, se le llamó “Ley de retiro voluntario”, todo aquel que voluntariamente decidiera renunciar de su empleo en el Estado sería jugosamente indemnizado. Con esto se pretendía reducir la masa laboral pública, en unos años se recuperaría el dinero pagado en indemnizaciones y luego esos fondos serían destinados a obras de beneficio social.

Pero sucedió que los que renunciaron fueron los empleados mas capaces, los mas eficientes, los que tenían oportunidad de irse a trabajar con mejores salarios al sector privado, pero que no lo hacían por no perder su antigüedad. Los que se quedaron fueron los incapaces, los que no tienen posibilidades de emplearse en otra parte y por lo tanto se amarran al empleo público que la suerte o el compadrazgo les brindó.

Después de seis meses esa ley era un fracaso rotundo, el Estado había perdido el poco músculo que tenía pero mantenía intacta toda la grasa. Se había vuelto mas ineficiente. Los altos funcionarios, tuvieron que recontratar a muchos de los que renunciaron, y con sueldos mas altos para motivarlos a regresar. No hubo ningún ahorro, por el contrario el costo de funcionamiento Estatal aumentó.

Siete meses después los diputados del gobierno, que con tanto entusiasmo habían aprobado la ley - sin oír las observaciones sensatas que muchos les hicimos - llegaban a pedir la inmediata derogatoria de esa ley. Y las organizaciones de trabajadores del Estado, que la habían adversado inicialmente y señalado como sinónimo de despido disfrazado, llegaban al parlamento a defenderla como una gloriosa conquista de los trabajadores. La tortilla se había volteado.
Imagen
Quien dice que soy ineficiente???

Después de este fracaso, el gobierno endureció la política laboral, miles de trabajadores han sido despedidos injustamente y sin indemnización. El Estado se ha reducido por la vía de dar a la empresa privada muchas de las obras que antes hacía el Estado, pero los resultados son pobres, el gasto ha aumentado, las obras son de mala calidad (el colmo es que hay puentes que se caen antes de ser estrenados) y el Estado ha perdido el control en áreas importantes.

Todo a consecuencia de esas “verdades eternas” del neoliberalismo.

La verdad es que el Estado no es bueno ni malo por naturaleza, ni los empresarios. Todo depende de quienes conducen el aparato Estatal, qué intereses defienden y con qué intenciones llegan a este. Ya he señalado en anteriores comentarios, como el Estado salvadoreño solo sirve a los intereses de un pequeño grupo de gran poder económico, y que las medidas que en estos últimos 16 años se han implementado son para favorecerlos.

El problema de fondo no es el tamaño del Estado. La verdadera cuestión de fondo son sus funciones y que intereses representa.

En el sector empresarial hay de todo. Hay empresarios eficientes, honrados y respetuosos de las leyes. Pero hay empresarios corruptos, ineficientes y que violan las leyes. No nos olvidemos que detrás de cada corrupto en el Estado, hay un corruptor del sector privado.
Imagen
Muchos grandes empresarios han sido (o son) funcionarios Estatales, no es posible pensar, que son corruptos e ineficientes cuando cumplen la función pública y a su vez son eficientes y honrados cuando están al frente de sus empresas.

Solo en la medida en que echemos al canasto de la basura estas “verdades eternas” y nos pongamos a pensar con cabeza propia, podremos encontrar soluciones a los problemas, cada vez mas complejos, que padecemos. Con voluntad política y perspectiva nacional, podremos conseguirlo.

Ayutuxtepeque, Miércoles, 29 de Junio de 2005.
Publicado por JJmar @ 10:42  | Situacion Actual
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 14 de julio de 2008 | 19:51
Me parece muy acertado sus comentarios, aunque falta profundizar mas.
Publicado por Invitado
Martes, 07 de abril de 2009 | 19:57
pienso que es cierto los del estado son y an sido grandes usureros nos roban lo que no tenemos mientras que ellos se vuelben mas millonario.Brindis