Mi?rcoles, 08 de junio de 2005
De la violencia no se escapa ni la polic?a.

Este fin de semana nos sorprendi? la noticia de que tres policias murierion en un enfrentamiento entre ellos en una delegaci?n policial de la Capital salvadore?a, y que otros dos polic?as fueron v?ctimas de la violencia delincuencial cuando estaban fuera de servicio.
Imagen
Fotografia del El Diario de Hoy

En el primer caso, un polic?a borracho discuti? con sus compa?eros al interior de la delegaci?n policial del barrio San Jacinto y resolvieron el diferendo a balazos con el saldo antes apuntado. Con esta acci?n pusieron en peligro a los vecinos de ese barrio que esperan que la polic?a los libre de la violencia. Para ellos la delegaci?n policial se convierte en un peligro y una zona de riesgo y no en una garant?a a su seguridad.

Lo incre?ble del caso es que el polic?a borracho que supuestamente gener? el incidente ya ten?a varios antecedentes de conducta viciada y en varias ocasiones hab?a sido sancionado por la Inspector?a de la PNC. De esto surgen inquietantes interrogantes. Si este polic?a era alcoh?lico y ten?an pruebas de ello ? Porqu? continuaba en su responsabilidad? ?Cu?l es la eficiencia con la que trabaja la Inspector?a de la PNC? ?Cu?ntos casos similares existen actualmente y son una bomba de tiempo dentro de las delegaciones policiales?

Por la notoriedad que el caso tuvo en los medios de comunicaci?n, hasta el Presidente de la Rep?blica tubo que dar declaraciones, pero todos se?alan que el caso es un hecho aislado, que la polic?a es profesional y el caso antes apuntado es la excepci?n y no la regla.

Pero cuando se conversa con amigos polic?as, estos comentan en confianza y pidiendo confidencialidad, que es frecuente ver polic?as borrachos y drogados en las delegaciones policiales. Que a menudo estos polic?as provocan ri?as con sus compa?eros que en varios casos han llegado a punto de tomar las armas y amenazarse.
Imagen

Tambi?n nos comentan que los robos de pertenencias de otros polic?as al interior de la delegaciones es un hecho constante. Todo polic?a que por descuido deja un reloj, o una cadena, o un anillo mal puesto, desaparece y no lo encuentran, muchas veces se roban hasta la ropa de los compa?eros. Adem?s muchos ciudadanos han podido constatar la presencia de polic?as borrachos o endrogados, con uniforme por las calles desarrollando su trabajo en ese estado.

Por todo lo anterior podemos concluir que no estamos hablando de un hecho aislado, que hay un problema en la conducta de los polic?as que nos quieren ocultar a los ciudadanos porque consideran que as? seguiremos confiando en ellos.

En nuestro pa?s tenemos la idea de que ocultando los problemas los vamos a resolver. Hasta en el seno de la familia, muchas veces preferimos esconder al pariente borracho para que no lo vean las visitas, que tratar de ayudarlo a que supere su enfermedad.

Creo que lo primero que deber?a hacer un gobierno serio es reconocer que hay un problema al interior de la polic?a. De todos modos los salvadore?os ya sabemos que existe. Luego se deben de tomar las medidas para superarlo.

La Inspector?a general de la PNC debe cumplir su papel. Debe dejar de ser una instituci?n decorativa e ineficiente, poniendo un inspector que sea realmente capaz y comprometido con su trabajo. Y no seguirla usando para ocupar la plaza para pagar favores pol?ticos. Debe dotarse a la Inspector?a, de los recursos de equipo, financieros y legales para desempe?ar su funci?n.
Imagen
Por otra parte debe solicitarse el apoyo de especialistas, incluso de los Alcoh?licos An?nimos o Neur?ticos An?nimos, que pueden ayudar a resolver el problema. As? como profesionales en sicolog?a e incluso lideres religiosos.

Debe revisarse el actual sistema de acuartelamiento de la PNC. El tener polic?as que durante semanas o meses pasan acuartelados, sin poder ver a su familia o sin tener d?as de descanso; provoca estas conductas agresivas, la propensi?n a las bebidas alcoh?licas o a las drogas.

Las autoridades alegan que es la falta de presupuesto lo que obliga a tener a los polic?as con esas largas jornadas de trabajo. Pero los hechos nos dicen que esto no genera mas seguridad a los ciudadanos. Muchas veces es mas c?modo tener a los polic?as encerrados, siempre disponibles; que hacer una verdadera planificaci?n del uso del recurso humano que le permita al agente policial gozar de una sana estad?a con su familia.

En todo caso, ese era el esp?ritu de los Acuerdos de Paz de Chapultepec firmados en 1992, pues se conoc?a de sobra como el acuartelamiento de los viejos cuerpos de seguridad fue uno de los factores que contribuy? a que estos se deformaran. En esa ocasi?n hubo el compromiso que esta situaci?n no continuar?a, y se busc? que ese fuera el esp?ritu de la nueva Ley Org?nica de la PNC. Pero ahora nos hemos olvidado de todo esto.

Si no reconocemos el problema y no tomamos las medidas pertinentes, este se nos ir? agrandando, vamos a tener mas casos similares a los de San Jacinto, la ciudadan?a perder? cada vez mas la confianza en el cuerpo de seguridad y este se ira deformando hasta volverse irreconocible.

Ojal? las autoridades act?en pronto y vean este hecho como un campanazo de alerta, pues todav?a estamos a tiempo.

San Salvador, Mi?rcoles, 08 de Junio de 2005.
Publicado por JJmar @ 9:43  | Situacion Actual
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios