Jueves, 07 de abril de 2005
Norteamericanos aplican en Irak el recetario salvadore?o.
Durante todo el a?o pasado, las noticias de Irak estuvieron determinadas por el conflicto militar. La guerra, la operaci?n militar, la acci?n de la insurgencia, los planes terroristas, eran los temas que dominaron la informaci?n. Se volvi? rutinaria la noticia del coche bomba, de la emboscada a los convoyes militares estadounidenses, las operaciones insurgentes para evitar la conformaci?n de la polic?a, los ataques militares a gran escala del ejercito norteamericano contra poblaciones y ciudades con el fin de detener la insurgencia, etc. Dicho en una sola frase: La noticia era la guerra.
Imagen

Pero al final del a?o, poco a poco fueron ganando espacios las noticias pol?ticas. Las elecciones que se celebrar?an en Irak a finales de enero 2005 comenzaron a ganar terreno en los medios de comunicaci?n. Se manten?a la predominancia de la noticia militar pero ganaba espacio la noticia pol?tica. Pero tambi?n suced?a un fen?meno similar en el interior de Irak. La guerra misma se estaba transformando, pasaba de tener objetivos puramente militares a tener objetivos pol?ticos mas definidos.

En el bando norteamericano con la invasi?n militar derrocaron a Sadam Husseim, derrotaron su ejercito, y luego combatieron la insurgencia. Luego tuvieron la necesidad de darle protecci?n al gobierno provisional de facto que hab?an impuesto, proteger instalaciones civiles y productivas para que el pa?s funcionara y finalmente darle protecci?n y garantizar las elecciones. Es decir que las operaciones militares se mov?an cada vez mas en torno a objetivos claramente pol?ticos.

En el bando de la insurgencia, primero combatieron directamente al ejercito norteamericano, luego pasaron a buscar blancos pol?ticos para impedir el funcionamiento del gobierno de ipso, atacaron las instalaciones petroleras con claros objetivos de boicot econ?mico, atacaron las estaciones de polic?a para que no pudiera organizarse f?cilmente el nuevo cuerpo de seguridad y finalmente se lanzaron a tratar de boicotear las elecciones. Al igual que el bando contrario, sus operaciones militares ten?an cada vez mas, objetivos claramente pol?ticos.
Imagen

Al revisar cuidadosamente toda esta din?mica pol?tico militar, las reci?n pasadas elecciones y el esfuerzo de nombrar desde el reci?n electo parlamento a las autoridades del Ejecutivo Iraqui, nos trae a la memoria la situaci?n salvadore?a de los primeros a?os de la guerra civil, a principios de los 80s. Ya que al comparar ambas situaciones y los hechos fundamentales, pareciera que los norteamericanos est?n aplicando a Irak el mismo recetario que usaron en El Salvador hace mas de veinte a?os. Veamos los hechos:

En Octubre de 1979, un golpe de Estado en El Salvador, instaur? de ipso, una serie de Juntas de gobiernos c?vico militares. Al mismo tiempo la enorme presi?n socio pol?tica acumulada durante d?cadas de represi?n y ausencia de democracia derivaron en el surgimiento de un poderoso movimiento insurgente que llev? al pa?s a la guerra civil. Ac? tenemos tres componentes claves: Gobierno de hecho, poderoso movimiento insurgente, Guerra civil. Estos tres elementos los encontramos en la realidad iraqu? de hoy.

Cuando irrumpi? el movimiento insurgente salvadore?o en diciembre de 1980, con la Ofensiva Final, que dio origen a la guerra; la respuesta del gobierno fue elevar la represi?n al limite del genocidio. Los escuadrones de la muerte, actuaban con total impunidad y con protecci?n del aparato militar oficial, el ejercito salvadore?o arras? poblaciones enteras donde sospechaban que la poblaci?n simpatizaba con la insurgencia, al mismo tiempo que desarrollaban grandes operaciones militares al cl?sico estilo de la guerra regular para combatir a una guerrilla que operaba como fuerza militar irregular y con aparatos clandestinos.
Imagen
En Irak, los norteamericanos derrotaron r?pidamente al ejercito de Sadam que pr?cticamente se derrumb? con la sola noticia de la invasi?n. Luego empezaron una campa?a de terror contra todos los que se consideraban parte del antiguo r?gimen. Bastaba con la simple sospecha para detener a un ciudadano iraqu?, miles de ellos fueron a parar a las c?rceles injustamente. En las c?rceles se us? masivamente la tortura, las vejaciones, las violaciones a los derechos humanos (basta con recordar las famosas fotograf?as que recorrieron el mundo). Entonces apareci? la respuesta insurgente a todo esto, los grupos armados clandestinos que luchaban contra la invasi?n cobraron fuerza, sus ataques fueron mas demoledores y certeros, los EUA comenz? a perder cada vez mas soldados al grado que ha tenido mas bajas a causa de la insurgencia que las causadas durante toda la operaci?n militar que derroc? a Husseim. La respuesta norteamericana fue con un aparato militar regular que no est? dise?ado para luchar contra estructuras irregulares clandestinas, Por lo cual pas? a las grandes operaciones militares de arrasar ciudades y pueblos que se consideraban santuarios de los insurgentes.

Nuevamente en ambas realidades nos aparecen los mismos componentes: Ejercito regular versus aparato militar irregular con estructuras clandestinas; Ejercito regular no obtiene ventajas o victorias significativas; Uso de la represi?n a los civiles, arrasar ciudades por simpatizar con la insurgencia.

Despu?s de dos a?os de guerra civil en El Salvador, el Gobierno de hecho (pro Norteamericano) se da cuenta que no basta el componente militar represivo, que se necesita al mismo tiempo de un fuerte componente pol?tico. Que el ser gobierno de ipso no ayuda a legitimar al ejercito ante su pueblo y la comunidad internacional, Necesitan darle legitimidad a la guerra y deslegitimar a la guerrilla. Entonces deciden convocar para marzo de 1982 a elecciones de Asamblea Constituyente, se recurre de inmediato a revivir los destartalados partidos pol?ticos que hab?an sobrevivido del golpe de Estado del 79 y a organizar a vapor el proceso electoral improvisando ley electoral, Consejo Central de Elecciones y toda la log?stica necesaria. La insurgencia por su parte, denuncia las elecciones como una maniobra contrainsurgente, llama a la poblaci?n a no votar y decide boicotear militarmente las elecciones.

En Irak, despu?s de mas de un a?o de invasi?n militar norteamericana, de varios meses de un gobierno de hecho, se decide que es necesario tener autoridades leg?timas que cambien la imagen a nivel internacional, que demuestre que los norteamericanos llegaron a Irak a instaurar la democracia. Entonces se convoca a elecciones de Asamblea Nacional para que redacte una nueva Constituci?n. Se recurre apresuradamente a reactivar viejos partidos pol?ticos ligados a los grupos tribales, a tener ley electoral y organismo electoral. Por su parte la insurgencia sunita, denuncia las elecciones como maniobra norteamericana, llama a la poblaci?n a no participar, amenaza los partidos que lo hagan y se compromete a boicotear las elecciones.
Imagen

Nuevamente encontramos que los componentes y las din?micas son similares (por no decir iguales) en ambos pa?ses tan distantes, culturalmente diferentes y con mas de veinte a?os de distancia. Pero las similitudes no terminan aqu?.

En El Salvador se realizan las elecciones en medio de la guerra en marzo de 1982, la insurgencia desarrolla m?ltiples actividades de boicot pero no logra desarticular el proceso electoral, la poblaci?n dominada por el miedo sale a votar pues teme que no hacerlo le puede costar la vida. La militarizaci?n del pa?s es evidente el d?a de las elecciones as? como en los d?as anteriores y posteriores. Finalmente se alteran los resultados electorales, inflando las cifras, favoreciendo proporcionalmente a todos los partidos participantes, con el objeto de que se crea que la votaci?n ha sido masiva.

En Irak se realizan las elecciones en la fecha prevista a pesar de algunas sugerencias de posponerlas. La insurgencia atac? duramente pero no logr? boicotearlas. La militarizaci?n del pa?s fue impresionante en los d?as cruciales de las elecciones. Solo los sunitas boicotearon efectivamente el proceso. Ahora se habla de participaci?n masiva de mas del cincuenta por ciento de los votantes habilitados para hacerlo.
Imagen
En ambos pa?ses se eligi? una Asamblea cuya misi?n principal es formular una Constituci?n. En ambos pa?ses estas Asambleas tienen tambi?n la atribuci?n de nombrar a las Cabezas del Poder Ejecutivo para un per?odo transitorio. En ambos pa?ses la elecci?n de estos funcionarios fue traum?tica y solo se logr? con semanas de retrazo despu?s de largas jornadas de negociaci?n. En El Salvador, dos a?os despu?s, en medio de la guerra hubo elecciones de nuevo, para elegir Presidente de la Rep?blica; en Irak se convocar? nuevamente a elecciones generales en diciembre, seguramente todav?a en guerra.

En El Salvador, despu?s de las elecciones de 1982, la guerra continu? y dur? diez a?os mas. Este es un mal presagio para Irak, especialmente porque todo parece indicar que los norteamericanos tienen urgencia de terminar las cosas en Irak y volver pronto a casa. Y los altos funcionarios norteamericanos ya se los comenzaron a decir a las reci?n electas autoridades iraqu?es.

Jueves, 7 de Abril de 2005.
Publicado por JJmar @ 2:21  | Internacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios